​​¿Qué lee Leich?

​Parece que lee a Amodio,

Federico Leicht, en su libro “30 mitos de la historia reciente” menciona el caso del arsenal de Saúl Feldman, muerto al final del 2000. Sugiere que su arsenal "pertenecía a los Tupamaros", versión de Jorge Batlle, Federico no lo atribuye a éste sino a Jorge Díaz, que dijo una cosa totalmente diferente, y luego dice: "​Pocos días después se supo de la pertenencia de Feldman al Movimiento de unificación Socialista Proletario (MUSP). En 2015 Héctor Amodio Pérez confirmó (sic) estos datos: dijo que Feldman 'recibió cursillos de armas que yo les impartí cuando todavía estaba en la legalidad'”.

Hablar de los muertos es fácil. Tomar la palabra de Amodio como fuente de verdad, realmente es difícil de entender. Además totalmente innecesario, Amodio nunca tuvo nada ver que con el MUSP (por suerte para el MUSP) pero el pasaje de Saúl por esa organización ya había sido confirmado por quienes sí pertenecimos, antes de que Amodio inventase su historia; Federico no se enteró. Lo que dijo luego Amodio era una mentira insostenible y se bajó de ella poco después diciendo algo totalmente diferente, Federico no se enteró.

Amodio es un caso clínico de ​ Trastorno Narcisista de Personalidad, digno de un congreso de psicopatología. Eso en lenguaje técnico. En coloquial viene a ser "creerse el ombligo del mundo". ​El personaje en sí no importa gran cosa, pero a él, eso, le resulta imposible comprenderlo. Vida y acciones de Amodio es el único tema de Amodío.

La debacle del MLN se habría producido porque lo sacaron a él de la dirección. Y por supuesto que es motivo suficiente para justificar esa bagatela que hizo después. Que además se explica por la fobia a que pudiese resultar en algo físicamente dañada su hermosa persona. Todos sabemos que los que padecen una grave alteración mental deben considerarse inimputables.

Vino al país y terminó preso, no supuso que eso pudiese pasar, alguien ha dicho que fue un acto heroico. Meter los dedos en el enchufe y ​​recibir una patada, yo lo llamaría de otra manera. Vino al país, como es sabido, para "cambiar el eje de la historia de Uruguay". Una y otra vez en que algo con la historia del MLN sale al aire, él se fija en único del tema que importa, que por supuesto es Amodio. Sale un libro de Zabalza y él se fija en dónde figura él, y si no figura en un lugar destacado el libro es descartable. Sale un libro de Marxito, no lo leyó pero ya adelanta que como historiador (nada menos) Marxito será "un fiasco" si por una de esas el libro no está centrado en Amodio.

Sale Carlos Enrique a decir que "​Héctor Amodio Pérez... fue uno de los hombres de aquella dirección “histórica”. Que todos ellos... se negaran a reconocer su o sus responsabilidades, es sintomático. Están –aunque se maldigan entre ellos- unidos en la responsabilidad de un desastre de proporciones, que además, costó muchas vidas útiles de hombres y mujeres jóvenes. La flor de una generación."

Amodio dice que Carlos Enrique se equivoca y al mismo tiempo confirma lo que Carlos Enrique dice de él y los otros, se niega a reconocer su responsabilidad en el "desastre" y al mismo tiempo se reivindica autor del mismo, dice: "Yo [palabra infaltable en la jerga de Amodio] intenté por todos medios cambiar el rumbo" cuando ya la derrota era irreversible. Y es responsable dos veces por ese costo en vidas, responsable por el desastre en general y responsable en particular por su colaboración con los militares.

Pero no vine a hablar de eso, que todos saben. Solo quiero referirme a un punto.

En un reportaje anterior a su venida Amodio dijo que en 1963 él había dado un curso de armas a militantes del MUSP, entre ellos Saúl Feldman, como parte de una colaboración del MLN con el MUSP. Como de Saúl se ha andado diciendo cualquier cosa y él ya no puede defenderse, sabiendo yo que eso era una mentira, salí a aclarar el punto. ​De Saúl como buena e inteligente persona y del trágico acto loco que acabó con su vida, ya habl​é​ en su momento.​

Pero luego Amodio interviene de nuevo y modifica su versión, Federico no se enteró. Vean si no es Amoodio un caso clínico.

1. En vez de 1963 luego dijo 1965, y que había dicho 1963 porque el dato es irre​le​vante. Si decimos que una organización estuvo vinculada a un hecho ocurrido en cierto momento, ¿será relevante la EXISTENCIA o no de esa organización en ese momento? Dijo 63 porque no sabe ni de lo que habla, dijo luego 65 porque toma la fecha de fundación del MUSP de lo que yo dije.

2. En vez de colaboración entre dos organizaciones, terminó hablando de hostilidad total y falta absoluta de contacto, dato que también toma de lo que yo dije​, y lo dice expresamente.

3. Sobre el hecho en sí, en vez del MUSP en la segunda versión es el Partido Socialista, en vez de Saul Feldman es Luján Molinos, en vez de Amodio es José Díaz, y en vez de un curso impartido es una reunión en que se habló de la posibilidad de un curso.

4. Luego narra otros hechos falsos que nada tienen que ver, como la separación del MIR y el MUSP luego de la "Primera Convención"​ del MLN. El MUSP no participó de eso​​, estaba en un proceso diferente, no hay NADIE salvo Amodio que diga otra cosa.​​

5. Y luego sigue contando otras cosas malas de Saúl, supuestamente posteriores, que no tienen nada que ver con esto.

​ A Saúl en definitiva ​lo acusa de acostarse con una mujer, tener diferencias políticas, y quedarse con alguna pertenencia material del MLN al ser expulsado (dinero y armas), al que habría así "perjudicado". Miren quien habla.

Ignoro totalmente esos hechos pero podrían ser ciertos. Yo mismo me acosté con alguna mujer, tuve diferencias políticas con otros, me fui o me fueron de alguna organización, y en la ruptura de 1965 me quedé con un libro de la biblioteca del Partido Socialista. Me lo traje conmigo y​ no l​o​ fui a devolver. Si hubiese sido un arma, robada antes a su vez de otro lado, menos.​

​Otros ​​han dicho que muchos militantes originalmente del MUSP o del MIR se fueron al MLN. Es un hecho bien sabido, fue un proceso posterior que ocurrió desde fines de 1968 en adelante. Y agrega Amodio que eso fue un problema para el MLN porque esa gente tenía otra idea de como hacer la lucha armada. Yo no estuve allí, pero podría ser cierto. Si, esa gente, a la que conocí, pensaba con cabeza propia, lo bien que hacían. Dice Amodio que se formó una fracción, y el MLN la llam​ó​ ​ "microfracción". Eso sí sería un tema importante como proceso político, mucho más que todas estas pavadas.

Del último capítulo del drama de Saúl podrían sacarse otras conclusiones útiles. Que estuviese mentalmente perturbado es otra cosa, el hecho es que demostró en forma práctica lo sobrevaluaado que está el aspecto técnico de las armas, por el Ñato, por el Che o por quien sea. Sin actos espectaculares ni riesgos innecesarios Saúl reunió solito y calladito todo un arsenal y otros recursos. Era mucho más inteligente que Amodio, y de coraje no hablemos. Si en alguna de esas vueltas lo aligeró, cosa que ignoro, lo bien que hizo. Al menos eso no cayó en manos de los patrones de Amodio. Y en cuanto a la mujer, habrá elegido ella ¿no? Terrible herida narcisista, che.

Amodio dice que esas armas "no fueron devueltas". Las que quedaron en manos del MLN sí lo fueron, de hecho, ya que quedaron en manos de los militares. ¿Y a dónde habría que devolver las otras armas que reclama Amodio, en qué unidad militar? ¿En la que estaba ordenando papeles? ¡Claro que no fueron devueltas!

Marxito: Su libro es un testimonio clarísimo de la improvisación y falta de criterios que reinaba. Pero tomemos una sola cosa:

"Instrucción militar... en uno de los dormitorios limpiábamos armas. Sentí una explosión, algo me golpeaba (como una cachetada) en la pierna derecha, debajo de la cintura. ¡Al flaco se le había escapado un tiro!". Luego describe una operación totalmente irresponsable que acostumbraba hacer el instructor, que "no es recomendable realizarla". Y dice: "Dirigentes tupamaros se jactan de las balas que llevan en el cuerpo, yo me 'jacto' de que nunca me pegaron. ¡El flaco fue el que tuvo más puntería!"

Tuvimos un caso parecido en el MUSP, bien conocido. No se necesitaban instructores de otro lado para hacer lo mismo.

Y si ese curso que dijo Amodio que dio y luego dijo que no dio -y Federico ni se enteró-, si fuese cierta la segunda versión tan delirante como la primera y se trató de una propuesta de hacer un curso que no se hizo y le dijeron "no, gracias"... ¡Se entiende perfectamente!



Referencias:
​Posta Porteña ​Número 1418​, 16 junio 2015

Revista Paula, octubre 2017
http://www.elpais.com.uy/informacion/amodio-revela-que-mln-entreno.html
http://www.sociedaduruguaya.org/2009/11/el-caso-del-contador-armado-saul-feldman-le-quita-el-sueno-a-bomberos-policia-jueces-fiscales-aduanas-y-a-la-dgi.html
Manuel Marx Menéndez "Hay de los vencidos"

Entradas más populares de este blog