Análisis de elecciones regionales en Venezuela 
> Dario Azzellini

 
El chavismo ganó 18 de 23 gobiernos regionales, la oposición ganó 5. El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y los partidos aliados ganaron en los estados de Amazonas, Apure, Aragua, Barinas, Bolívar, Carabobo, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón Guarico, Lara, Miranda, Monagas, Sucre, Trujillo, Yaracuy y Vargas. La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) ganó 5 estados: el partido Acción Democrática (AD) ganó Anzoátegui, Mérida, Nueva Esparta y Táchira; Primero Justicia ganó el estratégico estado fronterizo noroccidental de Zulia. Mientras que los resultados para 22 estados se anunciaron unas horas después de que se cerraran las urnas, los votos en Bolívar se recontaron debido al pequeño margen entre el ganador Justo Noguera Petri de la coalición de fuerzas gubernamentales y el candidato opositor Andrés Velásquez. Petri finalmente ganó con 276,655 votos, mientras que el candidato MUD reunió 275,184 votos.

 
Según el Consejo Nacional Electoral (CNE), el 61,14 por ciento del electorado venezolano participó en las elecciones regionales, el segundo mayor porcentaje de votantes en las elecciones regionales después de la participación del 65,45 por ciento en 2008. El PSUV y sus aliados ganaron el 54 por ciento del total de votos a nivel nacional, marcando una recuperación importante desde su gran derrota en las elecciones parlamentarias de 2015 cuando ganaron solo el 40.8% de los votos. La coalición de oposición de derecha MUD ganó el 45% de los votos.

 
En las elecciones parlamentarias de 2015, la participación fue del 75%. Mientras que el PSUV ha mantenido más o menos a su electorado en números absolutos, la oposición perdió 2,2 millones de votos en relación con 2015.

 
En las elecciones regionales de 2012, los partidos gubernamentales ganaron 20 de las 23 regiones. Pero la mayoría de los medios y las encuestas esperaban que perdieran muchos más estados que ellos. La crisis económica desde 2014, las protestas violentas de la oposición que causaron 140 muertes, la presión de Estados Unidos y el boicot económico y financiero internacional de Venezuela, alta inflación, escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos (debido a la especulación, contrabando, precios altos, boicot, pero también a la corrupción, la mala gestión del gobierno y el fracaso de las políticas económicas y financieras) había reducido significativamente el apoyo popular al gobierno y algunos sectores políticos y ex políticos chavistas habían retirado su apoyo al gobierno de Maduro mientras el descontento estaba generalizado. Pero las encuestas que predicen la victoria de la oposición en casi todos los estados hace seis meses comenzaron a cambiar rápidamente hacia una victoria chavista en los últimos dos o tres meses.

 
¿Que pasó?

 
- Primero, es importante afirmar que no hay evidencia de fraude, como afirman algunos políticos de la oposición y muchos medios internacionales y políticos sugieren. Venezuela tiene un sistema de votación electrónica y el voto también se imprime para que pueda haber un recuento manual. El correcto funcionamiento de las máquinas electorales fue verificado y aprobado por los representantes de la oposición antes de las elecciones. El sistema electoral solicita una auditoría manual del 54,4% de los votos, sin embargo, el presidente Maduro pidió al consejo electoral llevar a cabo una "auditoría del 100%" de todas las papeletas de votación del domingo. Los observadores internacionales estuvieron presentes durante las elecciones y confirmaron que no había evidencia de fraude o incluso de la posibilidad de fraude.

 
- La estrategia de la oposición para extender la violencia y el terror en las calles enajenó a una buena parte de su propio electorado, especialmente porque las barricadas y la violencia se concentraron en gran medida en los bastiones y barrios de la oposición. Barrios enteros fueron literalmente tomados como rehenes por grupos violentos que hicieron imposible para los residentes vivir una vida normal. Y cuanto más duraban las violentas protestas, más las tomaban las pandillas y grupos que obligaban a las personas a pagar cuando querían pasar las barricadas para ir a trabajar o comprar alimentos. Finalmente, la estrategia no mostró el resultado esperado de derrocar al gobierno de Maduro.

 
- La oposición está dividida. Las facciones radicales de la oposición no estaban de acuerdo con participar en las elecciones regionales y llamaron a un boicot.

 
- Las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) del 30 de julio, con una asistencia de más de ocho millones de personas, recuperaron la paz y volvieron a poner a la ofensiva a la tropa chavista después de años de parálisis, desesperación y actuación defensiva. La oposición llamó a boicotear las elecciones ANC, y luego dijo que hubo un fraude masivo y que la participación fue mucho menor de lo que dijo el gobierno. Se negó a reconocer los resultados.
Sin embargo, parece que saben que la participación fue tan alta como el gobierno anunció: después de las elecciones ANC, inmediatamente detuvieron la movilización violenta para derrocar al gobierno y la mayoría de la oposición acordó participar en las elecciones regionales, algo que no hubieran hecho. si realmente creían que el gobierno había perdido casi todo su apoyo y que su derrocamiento era inminente.

 
- Las elecciones para el la ANC resultaron ser una buena idea, aunque creo que la manera en que sucedió no fué tan buena: el debate público no fué el suficientemente amplio y la máquina electoral del PSUV impusó a los candidatos del partido sin dejar mucho espacio para el chavismo radical y los candidatos de movimientos sociales. Sin embargo, las elecciones de la ANC revitalizaron el chavismo de base que seh abía paralizado en los últimos años para no provocar una confrontación violenta con la movilización de la oposición. Con el llamado a las eleccionesa la NC, y desde entonces, los movimientos, activistas de diferentes sectores (barrios, mujeres / feministas, comunas, campesinos, trabajador, ecologistas, etc.) una vez más han comenzado a reunirse, debatir, movilizarse y presionar alrededor de la ANC. El sentimiento generalizada de desesperacion, de no poder hacer nada, la sensación de tener que esconder la propia identidad chavista, se desvaneció. La ANC también devolvio al chavismo muchos Partidos de base que había dejado de apoyar al chavismo del gobierno en el pasado. Tengo varios amigos como amigos de Facebook, por ejemplo, trabajadores de la industria pesada de Bolívar, que dieron la espalda al chavismo gubernamental debida a la corrupción y la oportunidad perdida de transformar el sector de las industrias pesadas, que de repente comenzaron a movilizarse por la ANC.

 
El resultado también es un problema para el Gobierno. Perder Zulia, Táchira y Mérida lo ponen en una situación difícil. Los tres estados del noroeste, fronterizos con Colombia, son la puerta de entrada para el paramilitarismo y el principal corredor para el contrabando y la extracción de alimentos y gasolina subsidiados en Venezuela. Los tres estados también son la base de una posible estrategia de "media luna" formulando por algunos sectores de la oposición en el pasado: seguir una estrategia secesionista y declarar un Gobierno paralelo. Zulia es también la región con la mayoría de los campos petrolíferos. Después de haber perdido la opción de ganar también las elecciones, la otra opción también estará disponible a negociar con el Gobierno y en su lugar tratar de movilizar más apoyo internacional para el control económico y financiero y el aislamiento internacional de Venezuela. Es muy probable que los gane, que EE. UU., Canadá, la UE y la derecha en América Latina sigan y apoyen estos llamados de los sectores de oposición de extrema derecha en Venezuela.

 
A pesar de las Importantes victorias en algunos estados clave, la alianza opositora MUD se negó a reconocer los resultados electorales

 
- pero acepta sobre Propias victorias

 
- y acusa al Gobierno de fraude. El líder de la campaña de MUD, Gerardo Blyde, rechaza el resultado y dijo que no era confiable. Acusando al Gobierno de haber provocación la derrota de la oposición y criticando al CNE por reubicar 334 centros de votaciones, principalmente porque aparecieron como áreas de oposición y fueron blanco de la violencia durante las elecciones de la ANC, y señalaron que algunos candidatos retirados de la oposición todavía figuraban en las boletas. Las acusaciones son ridículas, la reubicación se hizo hace semanas y se hizo por una buena razón. Además, se instaló el transporte para llevar los votantes a nuevos sitios electorales. Y muchas personas de vecindarios pobres que han tenido que viajar en transportes organizados como en todas las elecciones pasadas y votaron. La oposición nunca se quejó de eso. El hecho de que algunos candidatos de la oposición aún figuraban en las boletas se debía simplemente al Hhecho de que no cumplieron con la fecha de vencimientos para retirarse oficialmente.
Algunos candidatos de la oposición también admitieron su derrota, como Henri Falcón, ex gobernador de Lara, quien perdió por un margen de 17 puntos a su contrincante del PSUV Carmen Meléndez. Y el candidato opositor de Carabobo también reconoció su derrota. El ex gobernador opositor de Delta Amacuro, que no volvió a postularse para un cargo, culpó a la oposición, sus divisiones y su elección de candidatos, por haber perdido las elecciones. Y el líder de AD Henry Ramos Allup, un jugador principal en la alianza de la oposición, especialmente ahora que su partido tiene 4 de los 5 gobernadores de la oposición, pidió al
agresivo secretario general de derecha de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro que deje de dar asesoría externa a la oposición venezolana.

El resultado es una gran victoria para el Chavismo y lo coloca en una posición de fortaleza, después de haber estado 3 años contra la pared. La crisis económica y política había empujado al gobierno a reducir la participación, confiar en la centralización y las decisiones de arriba hacia abajo, y abrirse al capital transnacional. El gobierno ahora tiene que lidiar urgentemente con la situación económica y financiera, combatir la corrupción de manera efectiva, democratizar el PSUV y volver a la política participativa que marcó la era de Chávez, fortaleciendo nuevamente las comunas y los consejos comunitarios y volviendo a apoyar el control de los trabajadores y a sí mismo -administración. Si el gobierno no hace esto, parece poco probable que pueda repetir su victoria en las elecciones presidenciales de 2018.

[Dario Azzellini, Dr. (Goethe University Frankfurt am Main), investigador asociado, departamento de investigación política y desarrollo en el Instituto de Sociología de la Universidad Johannes Kepler de Linz (Austria), autor y documentalista. Sus estudios se centran en procesos de transformación social, movimiento, planificación democrática, democracia participativa y empleo y gestión laboral. Numerosas publicaciones de libros sobre Italia, Colombia, México, Venezuela, privatización de servicios militares, migración y movimientos sociales, traducidos a varios idiomas. ]

Entradas más populares de este blog