'Si nosotras paramos, se para el mundo': la huelga de mujeres y de millones que sacudió al estado español

>Julian Coppens y Dick Nichols 

En un Día Internacional de la Mujer en el que se llevaron a cabo manifestaciones en 177 países sin precedentes, el estado español se destacó como el lugar donde la movilización por la igualdad de las mujeres fue de más de  cinco millones, la mayor movilización para los derechos de las mujeres en la historia. ¿Por qué?

Hay muchas razones para ello. Para empezar, la campaña #YoTambién de mujeres estrellas de cine, personalidades de los medios y figuras políticas que salieron en contra del acoso sexual por parte de hombres crueles en posiciones de poder, tuvo un gran impacto en España donde el machismo es omnipresente. Sin embargo, esa campaña por sí misma no hubiese producido la explosión de protestas de mujeres de todas las generaciones y todas las clases sociales que tuvo lugar en 120 ciudades y pueblos de toda la península el 8 de marzo.

Esta ha sido la mayor movilización española de mujeres, y en una escala oceánica que recordó las protestas y ocupaciones de plazas del 15 de mayo de 2011 que lanzó el movimiento Indignados y lo convirtieron en un factor  poderoso de la política.

Un punto crítico, quizás el más importante, es que España fue el único país en el que el Día Itnernacional de la Mujer fue convocado como huelga general femenina y se organizó seriamente como tal. Sería un "bajar las herramientas" durante 24 horas contra la doble carga de trabajo, trabajo asalariado de las mujeres (desigualmente pago) y trabajo doméstico (totalmente impago). También se proyectó como huelga de consumo, y día en que las mujeres dejen de trabajar de cuidadoras. Su enfoque y sus demandas se detallaron en el Manifiesto 8M. Su lema omnipresente fue: "Si nosotras paramos, se para el mundo". 

Fuentes de un "tsunami feminista": décadas de lucha 

Se podría haber esperado -el gobierno español del primer ministro del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, ciertamente lo hizo- que tal iniciativa fuese una válvula de escape, una acción marginal de los colectivos anticapitalistas que han mantenido vivo al 8 de marzo a lo largo de los años, pero sin poder de atracción para la masa de mujeres trabajadoras. ¡Qué equivocado resultó ser! 

El 8 de marzo de 2018 tenía raíces profundas. Movilizaciones como esta se basan no solo en logros previos y por los grupos activistas que los hicieron, sino también a través de las redes de asociaciones y colectivos creados en el transcurso de años de lucha: una infraestructura activista que data de la lucha clandestina contra el franquismo.

Las activistas feministas trabajaron para derrocar a la dictadura fascista en los años sesenta y setenta. Bajo el General Francisco Franco, las mujeres estaban completamente subordinadas a los hombres: las mujeres casadas no podían trabajar y todas las mujeres requerían permiso de su padre o esposo para abrir una cuenta bancaria, obtener una licencia de conducir o firmar un contrato. En 1978, como resultado de años de difícil lucha contra esta opresión, la Federación Estatal de Organizaciones Feministas (FEOF) se creó durante la transición de la dictadura franquista. El FEOF, ahora más conocido como el Comité de Coordinación Feminista, representa a grupos de mujeres de todo el estado español y está organizado democráticamente para compartir experiencias y debates, así como para organizar actividades.

El movimiento feminista fue particularmente fuerte en la década de 1980, luego de que la transición a la democracia condujera a la elección en 1982 de un gobierno socialdemócrata del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). El movimiento ganó el derecho al divorcio y al acceso al control de la natalidad y al aborto, así como a hacer campaña contra la violencia doméstica y para los derechos de lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgéneros. A pesar de la institucionalización bajo el PSOE de partes del movimiento en las burocracias del gobierno en los años 1980 y 1990, 3000 mujeres asistieron a la conferencia del trigésimo aniversario de la Federación en Granada en 2009.

En marzo de 2017, fue la FEOF la que lanzó la Comisión 8M en su llamado a una huelga de 24 horas y al esfuerzo de producir un manifiesto común a través de una serie de asambleas nacionales. Grupos locales de coordinación se lanzaron a través del estado español para contribuir con las demandas locales y regionales al manifiesto y organizar la huelga. Todos estos grupos fueron construidos por una red existente de grupos de mujeres, algunos políticamente alineados, pero otros no. Los comités organizadores locales, como las asambleas nacionales, se basaron en la participación abierta de organizaciones e individuos, con decisiones tomadas por mayoría de votos de los presentes. 
Si bien este enfoque fue bien recibido, el papel del PSOE varió de un lugar a otro dependiendo de la política feminista de sus representantes electos y activistas de base. Por ejemplo, en Mérida (Extremadura), donde el PSOE forma gobierno sin mayoría absoluta en el consejo local, la Concejala de Mujeres es una activista feminista que ha participado en las asambleas organizadoras con un voto, como todos los demás presentes. El consejo también proporcionó fondos sin que esto implique control de manera alguna. Por el contrario, incluso cuando las manifestaciones no fueron impulsadas desde las instituciones de gobierno y estaban estrictamente no partidarias, en algunas ciudades los concejales varones del PSOE fueron ampliamente criticados por marchar al frente con la bandera de su partido.

Austeridad y machismo

Inicialmente, la propuesta de los colectivos de una huelga general feminista de 24 horas fue promovida por las confederaciones sindicales minoritarias del país, como la Confederación General del Trabajo anarcosindicalista (CGT) y la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y el Grupo Rank. y Comités de Archivos (Co.Bas), pero la idea se hizo rápidamente visible en aquellos lugares de trabajo donde predominan las trabajadoras.

En los sectores de la salud y la educación, los sindicatos con mayor cobertura, generalmente las asociaciones profesionales relevantes (no explícitamente ideológicas), pronto se manifestaron a favor del paro. Un ejemplo importante fue el sindicato de docentes mayoritarios en Cataluña, USTEC-STEs. La razón es que las trabajadoras cuyos sacrificio ha estado manteniendo la salud pública y la educación durante los años de recortes de fondos impulsados ​​por la austeridad, vieron la huelga como una ocasión invaluable para expresar su enojo.

A ellas se unieron periodistas, investigadores, académicas, autoras, estudiantes y abogadas, las mujeres en las profesiones que han sido degradadas, mal pagas y víctimas de injusticias durante los años de la crisis económica. Las trabajadoras del sector privado, especialmente las del sector peor pago y el más informal, también aprovecharon la oportunidad. Un ejemplo notable fue la limpieza de hoteles donde principalmente las mujeres migrantes han comenzado a organizarse en una asociación.

Las mujeres retiradas de la vida laboral -las jubiladas que reciben 760 euros mensuales en promedio, en comparación con 1200 euros de sus homólogos masculinos- o que todavía no ingresan a ella -mujeres estudiantes que ven a sus hermanas mayores incapaces de encontrar trabajo en su campo de estudio- pronto expresaron apoyo a través de sindicatos estudiantiles y asociaciones de jubilados.

Agregando más energía a la creciente ola de protesta está la historia negra de España de asesinatos de mujeres por parte de parejas o ex parejas: 924 desde que los registros comenzaron en 2003. Los ayuntamientos y ciudades se han convertido en el lugar de impunidad oficial regulares e impotentes de la violencia doméstica letal: al mismo tiempo, las mujeres tienen cada vez más miedo de salir de noche debido a los crecientes niveles de acoso.

Todos estos factores se unieron para producir el "tsunami feminista" de España en Día Internacional de a Mujer 2018: una movilización extraordinaria organizada no por sindicatos o partidos establecidos, sino por el propio movimiento de mujeres. 

Acercándose al 8 de marzo 

A fines de febrero, el aumento en el apoyo a la huelga que impulsaban las confederaciones sindicales minoritarias era tan evidente que las dos principales confederaciones sindicales españolas (las Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General del Trabajo (UGT)) no tenían otra elección que sumarse. 

Lo hicieron al anunciar su propia versión de la huelga: un paro de dos horas por la mañana y otras dos por la tarde. Debido al peso de CCOO y UGT dentro del sindicalismo en el estado español, y también por el respaldo que su posición recibió de los sindicatos nacionalistas en el País Vasco, esta fue la forma en que la huelga feminista se hizo conocida por el grueso de mujeres trabajadoras, para disgusto de las fuerzas que originaron la idea, especialmente muchos colectivos organizadores.

Sin embargo, el llamado a la mini huelga de CCOO y UGT fue mejor que el esfuerzo del principal sindicato de servidores públicos, el Sindicato Independiente y el Centro Sindical de Servidores Públicos (CSIF): a pesar de incluir a muchas trabajadoras, el principal sindicato de servidores públicos españoles ni siquiera llamó a paros parciales.

A pesar de estos conflictos, que reflejaban los temores de CCOO y UGT de ser rebasados por sus rivales minoritarios, pero también debido a un debate genuino sobre la mejor manera de movilizar a las mujeres trabajadoras el 8M, las huelgas siempre tendrían éxito como una demostración de apoyo a los derechos de las mujeres. Eso ya estaba claro en la semana anterior al 8 de marzo, cuando los comentarios de los medios y las redes sociales -sin mencionar las conversaciones en casa y en el bar cercano- se centraron en quién debería o no denbeía unirse a la huelga. 

El anuncio de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de que ella y otras concejalas de su administración Barcelona no trabajarían el 8 de marzo y el apoyo de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, fue seguido por el apoyo de personalidades de las mujeres, incluso las entrevistadoras estrella de los canales de la TV reaccionaria.

En la arena política partidaria, Podemos lideró la construcción del apoyo, mientras que Ciudadanos y el PP dijeron que apoyaban la acción por los derechos de las mujeres pero no una huelga feminista "anticapitalista" y de "base ideológica". Como respuesta, las ministras como la del ministro de salud, Dolors Montserrat, fueron enviadas a la radio y a los canales de televisión favorables al PP, para explicar ese punto. 

Al final, la huelga fue apoyada por prácticamente todas las organizaciones sociales importantes, llegando a ser tan populares -con más del 80% de apoyo en las encuestas- que incluso Rajoy apareció el 8 de marzo con una cinta morada en la solapa, ante el asombro, la diversión y el disgusto de los millones de mujeres que han sufrido las políticas de austeridad de su gobierno. 

Participación 

A pesar de su "redimensionamiento" por CCOO y UGT, respaldado por los intentos de algunos gobiernos regionales del PSOE de utilizar el paro de dos horas para socavar la convocatoria de una huelga de 24 horas, y a pesar de un debate no resuelto sobre cómo los hombres podrían contribuir mejor - parando o proporcionando "servicios mínimos" mientras las mujeres estaban en huelga - la huelga general feminista en España fue un éxito, con personas que finalmente tomaron parte de la forma en que mejor se sintieron. Según las cifras de CCOO y UGT, 5,9 millones de trabajadores, en su mayoría mujeres y que representan a uno de cada tres trabajadores en el estado español, dejaron de trabajar todo el día: el 80% de los lugares de trabajo se vieron afectados.

Los mayores impactos se dieron en:

Educación. En Cataluña, la participación en los paros de dos horas (entre 1130 y 1330 y entre 1600 y 1800) fue "prácticamente total" en las escuelas secundarias y universidades (cifras de CCOO), mientras que el 20% de los profesores de secundaria paró durante las 24 horas completas (USTEC -STE figura). Para el País Valenciano, todos los sindicatos de educación tuvieron una  la participación del 50%. En Andalucía, el 90% de los estudiantes universitarios pararon. El apoyo de las mujeres estudiantes a la huelga fue del 90% en las escuelas secundarias de Madrid y del 65% en sus universidades (cifras de CCOO).

Salud. Según la federación de salud de CCOO, la participación alcanzó el 80% en las huelgas de dos horas en Cataluña y el País Valenciano y entre el 55% y el 70% en Andalucía.

Transporte. Para toda España, los servicios ferroviarios de larga distancia y regionales se vieron ligeramente afectados, los servicios interurbanos y suburbanos más (reducción del 25% en la hora pico y 50% en el resto del día) y servicios de metro, tranvía y autobús, donde las mujeres conductoras son más comunes. En Barcelona, donde la CGT es una importante presencia sindical, estos servicios se redujeron en un 50% en hora punta y en un 75% durante el resto del día.

Medios. Este fue el sector donde la huelga fue particularmente visible, con mujeres presentadoras de televisión y radio ausentes y la programación de muchas estaciones y fue e obligada a ajustarse. Las mujeres profesionales de los medios también estuvieron presentes en la construcción de la huelga, con su manifiesto de apoyo firmado por más de 7000 compañeros de trabajo. 

La adhesión a la huelga en otros sectores, como la industria pesada y el comercio, reunió pequeñas minorías, pero no sin importantes excepciones en los servicios donde predominan las mujeres. Por ejemplo, según CCOO Cataluña, las limpiadoras mujeres abandonaron el trabajo en sitios importantes como el aeropuerto de Barcelona y las fábricas de automóviles de SEAT y Nissan. Según la CGT, sus piquetes de información llevaron al cierre preventivo de los centros comerciales, mientras que las mujeres en los call centers desafiaron las amenazas de la gerencia de despidos.

La huelga también fue acompañada por otras técnicas de protesta usuales en el estado español, tales como barricadas y ocupaciones de calles y plazas. En Cataluña, las principales autopistas se cortaron mientras que el centro de Madrid se paralizó desde la mañana temprano por medio de mítines y sentadas.

Muchas mujeres entrevistadas en el día dijeron que apoyaban plenamente los objetivos de la huelga, pero que simplemente no podían arriesgarse a participar por temor a perder su trabajo. Reflejaban un apoyo pasivo. 

A pesar de la presencia de feministas de larga data en direcciones sindicales, la decisión de la mayoría de no apoyar la huelga de 24 horas se basó en parte en la idea de que no tendría éxito. El éxito de la huelga demostró que un gran número de trabajadoras están preparadas para actuar, lo que hace que algunos reconociesen  que proponer un paro de sólo dos horas fue un error. Mientras tanto, los datos del aumento de afiliaciones a sindicatos minoritarios, anarcosindicalistas y otros más radicales, han demostrado su apoyo creciente como resultado de la huelga. 

Evaluaciones 

¿Cómo lo evaluaron las diversas protagonistas el 8 de marzo? Patricia Araguren, miembro del colectivo organizador de Madrid, dio esta opinión sobre el impacto del diferencial de apoyo sindical en la edición del 10 de marzo del sitio web El Confidencial: 

"Pudimos hacer la huelga general de 24 horas gracias a la cobertura legal que nos dieron sindicatos como la CGT, CNT y Co.Bas. [1] UGT y CCOO llamaron a huelgas de dos horas por turno, que no era lo que estábamos buscando nosotras, pero todavía lo consideramos positivo en comparación con el año pasado, cuando no hicieron nada". 

Elena Blasco, la coordinadora de igualdad y mujeres de CCOO defendió el trabajo de su sindicato, alegando que se realizó un importante trabajo de concientización a través de 3000 reuniones en el lugar de trabajo que organizó, y mediante declaraciones emitidas por los comités del lugar de trabajo. También dejó la puerta abierta al apoyo a una huelga de 24 horas en 8M 2019.

Por su parte, UGT mostró su nerviosismo al afirmar en su cuenta oficial de Twitter a medio día que las huelgas de dos horas fueron las únicas que tuvieron un impacto real, para luego eliminar el comentario. El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, declaró en su blog que la huelga "ha servido para mostrar tanto al gobierno de Rajoy como a todos los partidos políticos que vamos a luchar para lograr eliminar la brecha salarial y de pensiones, el acoso y abuso."

La CNT en el País Vasco comentó: "Consideramos la convocatoria a la primera huelga general feminista de 24 horas como un logro, a pesar del trabajo de desinformación llevado a cabo por algunos medios cercanos al gobierno, el boicot a CCOO, UGT, ELA y LAB [los sindicatos nacionalistas vascos], además de los obstáculos puestos en el camino para mantener los servicios mínimos por parte del gobierno vasco". 

La CGT fue aún más dura, denunciando "la postura vergonzosa y miserable mantenida por los sindicatos del régimen (UGT y CCOO), dirigida a boicotear las acciones que se habían planeado para el día de lucha del 8 de marzo, y sirviendo una vez más, como apoyo a quienes tienen la culpa de muchas de las desigualdades de nuestra sociedad". 

La analista de movimientos sociales Nuria Alabao, citada en la cuenta El Confidencial, destacó que el movimiento español de mujeres había estado manteniendo desde la década de 1970 que las llamadas huelgas generales no eran generales en absoluto, porque debe contarse el trabajo no remunerado, doméstico, generalmente trabajo de mujeres. Este análisis no recibió la simpatía de los sindicatos de turno, pero la brutal precarización de la fuerza de trabajo llevada a cabo bajo la crisis económica había demostrado que para que el sistema realmente se viera afectado, todas las formas de trabajo tenían que detenerse.

Según Rafa Mayoral, a cargo de las relaciones de Podemos con los movimientos sociales, la huelga también fue una protesta contra el régimen de incertidumbre permanente en la vida de las personas producido por la "reforma" del mercado laboral, sentida sobre todo, pero no solo, por las mujeres. La propuesta de la huelga general feminista había golpeado un nervio tan poderoso - y atraído a muchos hombres a las calles - porque se había desarrollado en el entendimiento de que "todas las partes de la vida son interdependientes". 

Enormes concurrencias, demandas radicales 

La huelga estuvo acompañada de manifestaciones sin precedentes, incluso según las cifras oficiales, a menudo conservadoras. En Barcelona, 200,000 marcharon (para los organizadores 600,000) mientras que en Madrid la cifra fue de 170,000 (para los organizadores, medio millón). Por el contrario, la manifestación 8M más grande de los últimos años fue la marcha de Madrid 2017, colocada en 40,000 por las autoridades: la marcha 2015 del 8M de Barcelona atrajo solo a 4000 personas. Otras ciudades coincidieron con estas cifras, produciendo demostraciones comparables a las más vistas en cualquier tema. Algunos ejemplos oficiales: capital andaluza Sevilla 120,000; Valencia (capital, País Valenciano); 100,000; Bilbao (País Vasco) 60,000; Zaragoza (capital de Aragón) 37,000. 

En los centros con menos historia de manifestaciones masivas, el carácter excepcional del 8 de marzo fue aún más claro. Por ejemplo, 13,000 marcharon en la ciudad gallega de Pontferrada, una concurrencia tan grande como protestas previas contra el cierre de minas o por un sistema de salud pública decente. En Santander, capital de Cantabria, 22,000 asistieron a una marcha que la policía local admitió que era más grande de lo que nadie podía recordar. 

La escena se repitió en una serie de 50 capitales de provincia españolas, señal de que el 8 de marzo estaba en una escala similar a la revuelta de los Indignados. Solo en Andalucía, la participación en las siete capitales de provincia (aparte de Sevilla) fue: Málaga, 70,000; Granada, 50,000; Córdoba, 15,000; Almería, 10,000; Huelva, 10,000; Jaén, 5000 y Cádiz, 5000. 

Al escribir en el sitio web de comentarios de Magnet el 9 de marzo, Esther Miguel Trula intentó calcular el número total probable movilizado, en función de los números de marchas en las 14 ciudades más grandes y promediando entre el eufemismo oficial y la exageración de los organizadores, llegó a una cifra conservadora de cinco millones, más del 10% de la población del estado español. 

Las demandas de las marchas fueron radicales reflejando no solo la política de muchos de los colectivos organizadores del 8M sino también el enojo entre la marea de mujeres más jóvenes que enfrentan la incertidumbre de un futuro económico en un mercado laboral informal y la certidumbre constante del machismo. Ejemplos de pancartas fueron: "No hay revolución sin feminismo" (Valencia), "Unidos en la diversidad contra el patriarcado y el capital" (Palma), "Estamos luchando por cambiar el mundo" (Madrid) y "Patriarcado y capital, Alianza criminal" (Girona). Una pancarta favorita en las marchas era "¡Somos las nietas de todas las brujas que nunca pudiste quemar!" 
En Cataluña, la participación de los Comités de Defensa de la República (CDR) garantizó un 8 de marzo donde los cánticos de "la república catalana independiente será feminista o no será" en las manifestaciones de Barcelona , Girona, Tarrgona y Lleida.
Leire, miembro del colectivo feminista vizcaíno que organizó la inmensa marcha que ocupó el centro de Bilbao explicó a El Diario lo que pensaba que estaba pasando: "El lugar se ha detenido porque la gente ha gritado que no quieren este sistema que nos aplasta y mata". 

Conclusión 

El mejor indicador del éxito de cualquier movilización popular es cómo reaccionan los enemigos y los falsos amigos. En esa medida, el 8 de marzo fue una victoria abrumadora ya que, en palabras de un titular de periódico, los políticos "se fueron a la cama y despertaron las feministas". 

La línea de PP y Ciudadanos tuvo que cambiar abruptamente, simbolizado por la transformación milagrosa de Rajoy en un sensible usuario de cinta púrpura. Solo seis semanas antes, cuando se le preguntó acerca de que a las mujeres se les pagaba menos que a los hombres por el mismo trabajo, respondió: "No nos involucraremos en eso".
Desde esa indiferencia paternalista tratando a la huelga de "elegante" y "de moda", la línea del PP cambió rápidamente a la aceptación de que "fue algo muy positivo que espero resulte útil" (Cristina Cifuentes, primera ministra del PP de la Comunidad de Madrid) que "el feminismo es parte de los valores básicos de nuestra democracia" (Andrea Levy, vicesecretaria de investigación y programa del PP).

Para la oposición oficial, en palabras del secretario federal del PSOE, Pedro Sànchez, "nos enfrentamos a un momento histórico para la sociedad española, liderado por las mujeres de este país. A partir de hoy, nada será igual en la lucha por la igualdad". El 9 de marzo, Carmen Calvo, ministra "de sombra" del PSOE para la igualdad, pidió al gobierno de Rajoy que negocie inmediatamente la aprobación de proyectos de ley sobre igualdad de género y la eliminación de la brecha salarial de género que han presentado el PSOE y Unidos Podemos.

La inclusión del PSOE y Unidos Podemos como socios en esta lucha particular es un indicio de que la socialdemocracia española es consciente de que su rival por la hegemonía de izquierda tiene mayor credibilidad dentro del movimiento feminista y que en que PSOE intente prematuramente postularse como la voz exclusiva del feminismo español en el parlamento sería contraproducente. La táctica del PSOE por el momento es presentar el movimiento como política por encima de los partidos. En sus palabras del 9 de marzo de portavoz del Congreso español Margarita Robles: "Las demandas de ayer de las mujeres fueron transversales y ningún partido tiene derecho a capitalizar el movimiento espontáneo de las mujeres". 

Para Unidos Podemos, el 8 de marzo representa un gran impulso dado tanto el apoyo que brindó a la construcción del día como la capacidad de sus parlamentarias para defender las demandas de la lucha. Como la portavoz del Congreso de Unidos Podemos, Irene Montoro, le dijo a la entrevistadora de televisión Ana Rosa Quintana el 9 de marzo (después de agradecer al movimiento feminista por haber llevado a cabo las movilizaciones "contra viento y marea"): "Ciudadanos dijo que esta huelga fue una huelga de comunistas. El PP dijo que había sido llamada por Pablo Iglesias. Trabajaron durante semanas para difamar al movimiento feminista y la convocatoria de la huelga mientras el PSOE no respetaba la huelga de 24 horas que se había convocado ... La huelga de 24 horas era necesaria para gritarle a la mundo entero que las mujeres estamos caminando fuerte y que estamos aquí para defender nuestros derechos y que ahora es imposible no hablar de feminismo en España ... El feminismo es la bandera de España para el siglo XXI y hay fundamentos económicos y sociales que tienen que cambiar. ¡Qué cambio desde el 15 de mayo de 2011, el comienzo del movimiento Indignados, cuando algunas mujeres en ese día colocaron una pancarta en la Puerta del Sol ocupada de Madrid diciendo "La revolución será feminista o nada" y fueron abucheadas por algunos y su bandera derribada!"

En un comentario del 13 de marzo Izquierda Castellana [2] dijo: 

"No han pasado siete años desde ese vergonzoso episodio. Que sirva de prueba del avance imparable de nuestra conquista de derechos y libertades como mujeres, así como del aprendizaje acelerado en el sentido del feminismo del movimiento popular y de la sociedad en general." 

La Comisión 8M tuvo un resumen más breve del significado de ese día asombroso: representó "el final de la paciencia". 

La Comisión ha decidido continuar organizándose a través de asambleas regulares y respaldar otras movilizaciones que pueden haberse inspirado a partir del 8 de marzo, incluidas las movilizaciones en curso convocadas por el Comité Nacional de Coordinación para la Defensa de las Pensiones Públicas. Su último día de acción para las pensiones decentes el 17 de marzo movilizó a cientos de miles a pesar de lluvias torrenciales, proporcionando evidencia adicional de que 8M2018 no fue una excepción, sino el comienzo de una nueva ola de resistencia contra las múltiples injusticias de la vida en el Estado español.
---------------------------------

Julian Coppens es un activista de Podemos y Anticapitalistas, con sede en Mérida. Dick Nichols es el corresponsal europeo de Green Left Weekly, con sede en Barcelona. Una versión más corta de este artículo apareció en su sitio web.

Notas a pie de página
[1] El derecho de huelga legal, siempre que se sigan una serie de procedimientos rigurosos, está garantizado por el artículo 28.2 de la Constitución española. Los sindicatos con representación reconocida en el lugar de trabajo pueden, por lo tanto, convocar una huelga legal si pueden demostrar que han seguido estos procedimientos.
[2] Izquierda Castellana es un partido nacionalista de izquierda opuesto al dominio castellano del Estado español y en solidaridad con la lucha por la autodeterminación de las nacionalidades oprimidas dentro del estado, como los catalanes, los vascos. y gallegos.
Fuente: Links International Journal of Socialist Renewal -links.org.au/wenn-wir-streiken-steht-die-welt-still

Entradas más populares de este blog