Rojava y el legado de mayo del 68
>Marcel Cartier


El 1 de mayo fue el día en que los trabajadores del mundo tomaron las calles en millones. Era otro festival global de oprimidos y oprimidos, un día para luchar por la visión del mundo que merecemos. Es el día del año que nos brinda un evento anual de poder colectivo, y nos da la oportunidad de imaginar una forma alternativa de organizar a la sociedad también. Cada 1 de mayo, nuestro potencial de liberación está en plena exhibición.



Las calles estaban en llamas en 1968


Ese año el Primero de Mayo, el Día Internacional de los Trabajadores, tuvo especial relevancia. Hace hoy 50 años, el 2 de mayo de 1968, en que semanas de agitación comenzaron a desarrollarse en París. Se alcanzó un punto de crisis para el estado francés, en que parecía haber llegado una versión moderna de la Comuna de París de un siglo antes. Estudiantes, trabajadores y mujeres que demandaron el control de sus vidas y el fin de la bancarrota del sistema capitalista. Las ocupaciones y huelgas generales llevaron al país a una virtual paralización. Su ejemplo se extendió por toda Europa occidental, y aunque no se materializó
una revolución política, los eventos del 68 siguen siendo una parte importante de la conciencia francesa.

También hubo un vínculo internacional importante con lo que ocurrió en '68. Esa era se caracterizó por las luchas anticolonialistas y antiimperialistas que atravesaban el mundo oprimido. Meses antes, Ernesto Che Guevara había sido asesinado en Bolivia a instancias de la CIA. Su grito de guerra para las masas de Asia, América Latina y África fue '¡Dos, tres, muchos Vietnams!' En China, la Revolución Cultural estaba en pleno apogeo, proporcionando un ejemplo más radical de la renovación del proyecto socialista que muchos jóvenes veían como osificado y burocratizado en el modelo soviético. t

De la esperanza a la reacción a la renovación


En 1968, se te podría perdonar por pensar que el mundo estaba al borde de la revolución y que el capitalismo quedaría relegado al basurero de la historia. Sin embargo, pronto vendría un período de reacción. La década de 1980 vio el declive del proyecto socialista ya que las políticas de 'goteo' fueron introducidas por personas como Margaret Thatcher y Ronald Reagan. El colapso de la Unión Soviética y el bloque del Este, así como el final de la Guerra Fría, aparecieron en la superficie para reivindicar a los anticomunistas. El neoliberalismo se extendió por la sociedad occidental a medida que los estados de bienestar fueron reduciendo las concesiones a la búsqueda de los trabajadores por políticas socialmente justas, que retrocedieron.


Hoy, la consecuencia del fin de la historia es clara. La desigualdad ha alcanzado niveles absurdos. Una vez más, el socialismo vuelve a estar en la agenda y la política radical sigue siendo parte del léxico juvenil. Estas ideas vuelven gradualmente a la corriente principal, incluso si sus manifestaciones iniciales son a través de socialdemócratas "radicales" como Jeremy Corbyn. La nueva generación está reuniendo experiencias y afirmándose en las calles y a través de las urnas.


¿Dónde buscamos inspiración?


Una pregunta clave es dónde puede la nueva generación, ávida de ejemplos de proyectos emancipadores, buscar inspiración. Si fueron Lenin, Che y Mao quienes fueron los principales ejemplos para la generación del 68, parece que hay hoy un vacío masivo que debe ser llenado.


Recuerdo haber hablado
hace unos años con un activista marxista de toda la vida, que estaba en la misma posición que Das's Capital de Marx, e hizo una profunda mella en las Obras completas de Lenin. Cada volumen de las escrituras de Mao Zedong se considera esencial. Hoy, sería difícil encontrar muchos jóvenes revolucionarios que tengan una comprensión tan profunda de los textos de estos pensadores. En cambio, es la política de identidad, que es en gran medida una brecha, dejando un pensamiento científico socialista en un segundo plano.

Si fue la Revolución Cultural China o la Revolución cubana la que proporcionó los mejores ejemplos internacionales para la generación del 68, ¿qué tenemos que ver hoy? A principios de la década de 2000, había un lado izquierdo que barrió América Latina. Gobiernos progresistas y antiimperialistas en Venezuela, Bolivia, Ecuador, que durante mucho tiempo han sido vistos en el patio trasero por el poder de los Estados Unidos. Estos proyectos socialdemócratas radicales son al menos una apariencia de esperanza, aunque la tendencia se encuentra actualmente bajo una seria amenaza en Brasil y el resurgimiento de un gobierno neoliberal en Argentina.


La búsqueda de una alternativa radical


En la última década, viajé por todo el mundo en busca de inspiración y regeneración revolucionaria. A menudo me he sentido como si hubiera nacido en la "era equivocada". He tenido la suerte de haber tenido la oportunidad de buscar proyectos radicales en todo el mundo en busca de respuestas a la crisis del capitalismo y nuestra capacidad para superarlo.


Fui testigo de la estructura de las comunas en Venezuela, cuando asistí al funeral de Hugo Chávez en 2013. Vi los logros y los desafíos en la actual Cuba, bloqueada por Estados Unidos desde hace medio siglo, pero todavía capaz de proporcionar dignidad al pueblo. Di un vistazo a la sociedad de Corea del Norte donde se cuestionaron mis prejuicios sobre la narrativa occidental dominante. Participé en batallas políticas en las calles de Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania, en protesta por las guerras del imperio y me uní al movimiento Occupy Wall Street. Visité Turquía que numerosas oportunidades Incluyendo las protestas Gezi, vi a Egipto en medio del golpe militar, y fui testigo de Ucrania se convirtió en un campo de batalla de anexiones entre les EE.UU. y Rusia. Me siento extraordinariamente afortunado de haber sido testigo de estos acontecimientos que sacudieron la época, sobre todo por la claridad que me han dado en el mundo de la práctica en lugar de simplemente la teoría.


Rojava como el proyecto regenerativo


El año pasado, tuve la oportunidad de viajar a Rojava, la región predominantemente kurda del norte de Siria.
A aquellos que ya leyeron muchas de mis reflexiones sobre el tiempo que pasé allí, les pido que perdonen la redundancia en lo que tengo que decir aquí. Sin embargo, creo que es importante volver a decir  con firmeza y sin vacilaciones que esta es seguramente la experiencia más inspiradora que he tenido hasta la fecha. He hablado muchas veces sobre el rejuvenecimiento que brindó a mi espíritu radical..

El llevar adelante una visión tan amplia de una nueva sociedad, llevar a cabo la revolución de la mujer y multi-étnica, un proyecto democrático radical en medio de brutales situaciones de la guerra civil más encarnizada ee este siglo, despierta la admiración hacia las fuerzas que están detrás de esta transformación revolucionaria. Las cooperativas, las organizaciones de mujeres y los órganos democráticos de base están sentando las bases para un nuevo orden social. Verlos fue una inspiración.

Que hay contradicciones en este proceso, sin duda. Es una revolución notablemente compleja y multifacética. Si tendrá éxito, o en última instancia se degenerará, es algo que, como en cualquier proceso, no está claro. Es importante, por supuesto, recordar que Lenin dijo una vez
el que desea ver una revolución social "pura" nunca vivirá para verla. Tener esto en claro hace respetable a la revolución de Rojava fue muy respetable; no hay muestra de mentira, o de querer aparentar que el proceso sea menos penoso. La crítica y la autocrítica han sido y siguen siendo la regla para quienes participan en la revolución.

Rojava y la era de 1968


Rojava comparte mucho en común con el levantamiento de 1968. En ese momento, la generación radical miró a los revolucionarios más progresistas y no dogmáticos a nivel mundial en busca de inspiración. La Revolución Cultural de Mao fue vistaa por los soviéticos como traición a los principios del leninismo y del partido. Si
n embargo, su objetivo era lograr la renovación dentro de la revolución y evitar que la burocracia se afirmase en el control y sentase las bases para la restauración del capitalismo. Este ejemplo del poder popular resonó en la juventud de Francia y en toda Europa, que veían el modelo soviético y sus partidos afines a nivel mundial como representantes de una tendencia "conservadora" dentro del movimiento comunista internacional.

Hoy, Rojava ofrece un ejemplo de un proceso revolucionario no dogmático que podemos tomar como inspiración. Esto no significa que necesariamente debemos seguirlo ciegamente, o apoyarlo de manera acrítica. Hay aspectos del modelo de Confederalismo Democrático propuestos por Abdullah Ocalan que ciertamente encuentro difícil de creer que sea realista pensar alcanzarlos. La clave es que los revolucionarios de hoy participen en este proceso. Comunistas, anarquistas, socialistas de todas las tendencias encuentran
desafiados en Rojava sus propios dogmas y grilletes ideológicos.
Esto es lo que hace que este proceso sea tan importante. Incluso si fracasa -y tenemos la responsabilidad de buscar que eso no ocurra- Rojava muestra la fuerza de atreverse a imaginar, de ser creativo y flexible, pero fiel a las convicciones fundamentales.
 Cuando estudié en la Universidad Internacionalista Comunitaria en Rojava durante un corto período la primavera pasada, una de los cursos más interesantes era la historia del internacionalismo. Los ejemplos que se citaban eran desde el establecimiento de la Primera Internacional de Karl Marx hasta la Lucha de Liberación Nacional Palestina. Sin embargo, también se prestó una gran atención al movimiento de 1968.

De alguna manera, el Movimiento de Libertad Kurdo de hoy es también un producto de esa época. El sentimiento global anticolonialista y socialista inspiró a Abdullah Ocalan, quien rompió con la izquierda turca que era más chovinista en sus posiciones hacia el problema kurdo. Ocalan postuló que el Kurdistán era una colonia, y que una lucha de liberación nacional tendría que ser librada. Este fue el concepto central detrás del establecimiento del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).


Hoy, el Movimiento Kurdo por la Libertad lleva adelante una lucha contra la mentalidad de Estado-nación de la región. Conserva su carácter político radical, pero expresa continuidad y también ruptura. Teóricamente han roto con el leninismo, aunque algunos argumentan que en la práctica no ha sido así. De cualquier manera, la discusión sobre el modelo de revolución es importante, y está siendo puesta en el primer lugar por el Movimiento Kurdo, que ha hecho que su nuevo paradigma sea juzgado por la praxis de la vida cotidiana.


Mientras el mundo recuerda los acontecimientos que sacudieron la tierra en 1968, permitámonos soñar, imaginar, criticar, ser radicales. Unámonos con las fuerzas globales que intentan hacer eso. Vamos a apoyarlos y permitirles que nos desafíen. Retribuyámosles  ofreciendo nuestras propias críticas, mostrando que vemos su lucha como nuestra lucha.


Como dijo el Che, y se convirtió en el lema de los eventos del 68: Seamos realistas. Hagamos lo imposible. 


Fuente: Links, http://links.org.au/rojava-legacy-may-1968





Entradas más populares de este blog