Un ingeniero, un economista y un ecomodernista entran a un bar y piden el "almuerzo gratis"...
>Stan Cox


[Ecomodernismo o Ecopragmatismo,  corriente iniciada en 2015 con un Manifiesto: http://www.ecomodernism.org/espanol/

Surge en reacción al ecologismo anticapitalista, en vez de ello promueven una "convivencia" del cuidado ambiental con el capitalismo]. 

LAS PERSPECTIVAS de la humanidad y de la Tierra han empeorado durante el último año y medio. Pero han estado mal durante mucho tiempo; se estaba haciendo muy poco acerca de la crisis ecológica mundial antes de enero de 2017, y poco se ha hecho desde entonces. Ni entonces ni ahora la estructura de poder nacional o mundial ha reconocido que son necesarias profundas reducciones en el uso de los recursos humanos y la actividad económica, que son suficientes para todos. En cambio, las "soluciones" propuestas más difundida serían duplicar la ingeniería humana y las fuerzas del mercado, los dos factores que han sido fundamentales para crear nuestra actual situación, en primer lugar.

. . . "En seguida," dice el cantinero, "te arranco unos pelos, y serán tu almuerzo gratis"

Con el camino político y económico hacia una civilización ecológica aparentemente bloqueada por el momento, muchos de nuestros aliados están siguiendo señales de desviación hacia dudosas soluciones industriales y posindustriales.

La madre de la invención es la búsqueda de nuevos mercados y, como alguna vez bromeó Thorstein Veblen, la invención es la madre de la necesidad. Si se vende una tecnología, la sociedad está obligada a aceptarla. En este nuevo siglo, Silicon Valley y Seattle han armado la invención de la necesidad, y la innovación por la innovación se ha convertido en el motor de la economía humana. Los límites materiales y energéticos son desafiados; el dinero, el poder del cerebro humano, y muy pronto la inteligencia artificial trascenderán milagrosamente todos los límites.

Es todo tontería, por supuesto. El economista ecológico Nicholas Georgescu-Roegen, en su libro de 1971 La ley de la entropía y el proceso económico , y quienes lo siguieron, han demostrado que ninguna tecnología puede derogar la Ley de entropía, que no hay ni habrá nunca un almuerzo gratis


[Puede bajarse de aquí:
https://www.e-elgar.com/shop/economics-entropy-and-the-environment]

Hoy en día, innovadores, disruptores y otros especialistas en el movimiento perpetuo ignoran cuidadosamente estas realidades.

El sector más difícil para aplicar la estrategia de reducción de límites del empresario es la agricultura. Georgescu-Roegen enfatizó que debido a su estacionalidad, su dependencia íntima de la energía solar intermitente y difusa y los procesos ecosféricos, y su imposibilidad de organizarse al estilo de línea de producción continua, a diferencia de la producción industrial, la productividad de la agricultura no puede ser mejorada agregando más capital, trabajo, turnos, área del suelo, poder de cómputo o estudios del tiempo. La producción neta de la agricultura ha quedado rezagada incluso en la era de los combustibles fósiles, debido a los límites ecológicos. En la granja, no existe la Ley de Moore ni nada parecido.


[Ley de Moore, constatación empírica en la producción electrónica de que cada dos años se duplica el número de transistores por unidad de superficie en los circuitos impresos, o sea la densidad electrónica en la miniaturización].

Un corolario es que si la humanidad se desteta exitosamente de los combustibles fósiles, la economía en su conjunto necesariamente se volverá íntimamente dependiente de fuentes de energía más difusas y de procesos ecosféricos. En otras palabras, toda la producción económica necesariamente estará estrechamente ligada por las mismas limitaciones que los agricultores, especialmente las que los agricultores 
siempre han enfrentado.antes de los combustibles fósiles.

Este mensaje no ha llegado al movimiento ecologista principal, que apunta a revertir la realidad, esperando que la agricultura (junto con la gestión forestal y de pastizales) logre el milagro entrópico de limpiar los desechos del sector industrial para que este pueda seguir transgrediendo los límites.

En este mundo mágico, el almuerzo gratis estará en nuestra casa; a las plantas verdes se les pedirá no sólo que dupliquen su producción de productos comestibles sino también que produzcan suficiente biomasa combustible para desplazar una gran proporción de combustibles fósiles y secuestrar en el suelo una gran parte del carbono emitido por los combustibles fósiles. Mientras tanto, la producción de alimentos se trasladará a las ciudades o fuera de los límites de la ciudad, para reducir las emisiones de transporte (ya una pequeña porción de las emisiones del sistema alimentario industrial) y para que las personas se sientan bien comiendo a nivel local.

Ninguna de esas expectativas es energética o biológicamente factible a la escala que se imagina. Una idea en particular, la profunda urbanización de la agricultura, es tremendamente popular pero totalmente inviable. Simplemente no hay suficiente tierra en las ciudades y sus alrededores incluso para cultivar la cosecha de hortalizas del país, y mucho menos los cultivos de cereales, leguminosas, oleaginosas, raíces y tubérculos que cubren la mayor parte de nuestras tierras de cultivo y constituyen la mayor parte de nuestra dieta (en comparación las verduras ocupan menos del 3% de las tierras de cultivo de EEUU).

Esta idea de que la agricultura puede proceder bajo las mismas reglas que una economía industrial alimentada con combustibles fósiles (en oposición a lo necesario, que la industria estará sujeta a los mismos límites ecológicos que limitan a la agricultura) se da por descontada en lo que se ha convertido en la estrategia más peligrosa propuesta para abordar la crisis ecológica global: el ecomodernismo.

Una especie de ecomodernista


Los ecomodernistas prevén que la humanidad se retirará por completo a las áreas urbanas de alta tecnología, autosuficientes y nominalmente neutras en carbono, conectadas solo por corredores de trenes bala, mientras que aparentemente convierten el resto de la superficie de la Tierra en "naturaleza". Parecen asumir que en el mundo ecomoderno, la industria tendrá una huella geográfica y ecológica milagrosamente pequeña, casi toda la demanda de energía se cubrirá mediante el despliegue de plantas de energía nuclear, y los alimentos provendrán de ella. . .

. . . bueno, eso no está del todo claro, si la humanidad se retira de los paisajes de la Tierra. Se espera, al parecer, que la mayoría o la totalidad de los alimentos sean provistos por la agricultura urbana y periurbana, aumentada por las fábricas de alimentos. (Sospecho que los drones activados por voz, los camiones de comida autodirigidos y la impresión 3D de bistecs cultivados en laboratorio de alguna manera estarán involucrados).

Al hacer sus planes de almuerzo gratis, los ecologistas deben mantener cuidadosamente sus calculadoras en la parte de atrás de los cajones de sus escritorios mientras trabajan arduamente para no pensar en lo que le sucede a las personas en países o regiones que no pueden permitirse costo de la ecomodernidad.

Debemos oponernos a esta visión no solo por su dependencia de la energía nuclear, la geoingeniería y otras tecnologías peligrosas, sino también porque puede atraer seductoramente a personas que están preocupadas por el inminente caos climático y la descomposición ecosférica, pero que no saben mucho sobre la ecosfera o la agricultura, y esa es mucha gente en todos los ámbitos de la vida. Y al igual que muchas "soluciones" climáticas brillantes
, el ecomodernismo puede crear falsas expectativas y absorber el apoyo y los recursos de lo que realmente necesitamos hacer.

Ni vertical ni agrícola

Durante los últimos ocho años, he sido arrastrado a gastar demasiado tiempo y esfuerzo para rechazar un delirio ecomodernista en particular, que de alguna manera ha capturado la imaginación de los liberales urbanos en todas partes: la llamada "agricultura vertical".


En 2010, Dickson Despommier, profesor de salud pública en la Universidad de Columbia, publicó un libro sobre una visión que había estado promoviendo durante años: cultivar alimentos dentro de edificios altos en las grandes ciudades. Su fecha de publicación fue oportuna, en el pozo del colapso inmobiliario cuando el espacio disponible era abundante, y su motivación era admirable: aliviar los suelos de la nación de la carga de la agricultura industrial.

Al igual que con muchas de esas visiones, los motivos estaban bien, pero sospecho que ya se han dado cuenta de las muchas leyes fatales en este esquema. No hay suficiente tiempo aquí para meterse en la hierba, por así decirlo; baste señalar (1) que Despommier no tenía ninguna esperanza de salvar los suelos de Estados Unidos (considerando que requeriría quizás 100,000 Empire State Buildings para cultivar los vegetales del país, y eso es solo el 3% de la superficie cultivada) y (2) que la iluminación artificial requerida para cultivar plantas sin el beneficio de la luz solar usaría cantidades imposibles de energía (por ejemplo, la mitad de toda la producción de electricidad de EEUU llevaría iluminar el cultivo de vegetales en esos edificios tipo Empire State). La energía utilizada para calefacción, aire acondicionado y otros los servicios necesarios vendrían encima de eso.

En los años transcurridos desde entonces, el absurdo del sueño agrícola vertical original se ha vuelto obvio, pero la búsqueda no se ha abandonado. La visión de Despommier se ha encogido considerablemente. En los últimos años, los medios de comunicación han estado publicando informes sin parar sobre las "granjas verticales" en la vida real. Éstos resultan ser espacios de depósito, contenedores de envío u otros espacios interiores en los que se cultivan lechuga u otras hortalizas de hoja hidropónica. Con luces led.


Es enormemente derrochador cultivar cualquier planta alimenticia que no sean vegetales frondosos, así que la gran visión de Despommier para salvar los suelos de Estados Unidos se ha convertido en un modelo comercial para producir ensaladas terriblemente caras diseñadas para absorber los ingresos disponibles de las élites urbanas. Estas empresas se autodenominan "granjas verticales", arriesgándose así a una analogía con esa región de la Europa medieval que no era ni sagrada ni romana ni un Imperio; esta nueva encarnación de la granja vertical no es ni vertical ni una granja.

Sin embargo, la "agricultura vertical" (la llamé "jardinería de interior") sigue ocupando los medios de comunicación, por lo que sigo siendo reclamado para que desempeñe el papel de un viejo paño frío. Algunos periodistas parecen ser escépticos con respecto a la agricultura vertical, pero incluso sus historias tienden a consistir principalmente en afirmaciones dudosas por parte de cualquier emprendedor, con un fragmento de una versión de mí en el décimo párrafo. Los presentadores de radio son consistentemente entusiastas; Maria Hinojosa de NPR introdujo una discusión sobre el tema en el que participé llamando a la práctica "algo grande, diferente y permanente").

Las mismas personas que ven la cría fabril de animales con indignación ecológica se están desmayando por la jardinería de interiores, un proceso que equivale a la producción en fábrica de plantas y terminan fingiendo que demuestran que Georgescu-Roegen está equivocado. Llegué a la conclusión de que el impulso logrado por la jardinería de interiores a pesar de su futilidad ecológica es un caso de refuerzo de Silicon Valley que se proyecta en la agricultura. Esto se confirmó de alguna manera cuando un hermano del principal filántropo del país, Elon Musk, comenzó a cultivar lechugas en contenedores en la ciudad de Nueva York.

Otra especie de ecomodernista

Los operadores
"ilustrados" del jardín interior prometen algún día encender su iluminación, calefacción y aire acondicionado con electricidad generada por energía solar o eólica. Pero ese es un juego de caparazón, que depende de la afirmación frecuente pero falsa de que el 100% de la enorme y creciente demanda actual de energía, a nivel local, nacional y global, puede satisfacerse solo con energía eólica y solar.

El alcance de la creencia en el mito del crecimiento impulsado por las energías renovables fue evidente en la Marcha del Clima en Washington, DC, hace un año, en abril. La atmósfera allí era vigorosa. Pero las señales, pancartas y lemas fueron, para mí, desalentadores. Sí, aquí y allá había mensajes sólidos de "cambio del sistema sí, cambio climático no". Pero la mayor parte de los mensajes afirmaba o implicaba que poner fin a la emergencia climática sería una simple cuestión de librar a la Casa Blanca de sus ocupantes actuales, logrando que Scott Pruitt dejase su cargo (lo que en realidad pasó, pero no esperen que eso cambie nada) [Pruitt, un negacionista del cambio climático nombrado por Trump director de la Agencia de Protección Ambiental, debió renunciar hace un mes por estar involucrado en casos de corrupción], y derrotando a Exxon-Mobil. En ese momento el pensamiento era: las puertas a una economía de crecimiento verde con energía renovable al 100 por ciento se abrirán de par en par.

Este reclamo 100% de energía verde para crecer y abastecer, como el ecomodernismo, los vehículos autónomos, el positivismo de la economía ingrávida, los algoritmos que fomentan el fanatismo y la violencia, y muchas otras malas ideas, emanan del Área de la Bahía. La fuente de este sueño en particular es la Universidad de Stanford.

Sería posible alcanzar el 100% de energía renovable, pero solo si las naciones y regiones prósperas empiezan a vivir con mucha menos energía. Aquellos que quedaron fuera de la bonanza de los combustibles fósiles nunca pudieron permitirse el tipo de consumo glotón que nosotros ahora practicamos (aunque, de hecho, todos nosotros podríamos lograr mejores circunstancias de vida en una economía de baja energía, siempre que haya producción para uso, en lugar de  para ganancia, que haya mayor igualdad, mejor política pública y racionamiento equitativo).

Veo a los 100 por ciento-Mark Jacobson de Stanford, Bill McKibben de 350.org y otros- como hermanos de los ecomodernistas en todos los aspectos menos uno: que quieren un 100% de energía renovable mientras que los preetendidos ecologistas quieren un 100% de energía nuclear. Pero ninguna de las variantes del ecomodernismo reconoce la necesidad de una economía de baja energía y baja producción que garantice la suficiencia para todos, y el exceso para nadie.

Miles de millones de personas en todo el mundo necesitan más energía de la que pueden pagar, mientras que otros miles de millones pueden permitirse comprar mucha más energía de la necesaria para satisfacer sus necesidades. Estas distorsiones son aceptadas como suposiciones por ambas cepas del ecomodernismo; sus modelos dejarían sin tocar las grandes brechas actuales en el consumo entre las comunidades ricas y las pobres, tanto entre los países como dentro de ellos. Continuaremos consumiendo energía en exceso; continuarán haciendo lo que puedan.

Aire caliente

Hay una base militar cerca de la casa de la infancia de mi esposa Priti en la India, cuyo lema es "Be Fikr Badhe Chalo", que se traduce en argot colonial británico como "Bash on Regardless" [inténtalo a pesar de todo]. Ese sentimiento se mostró maravillosamente en un brote de hipo de noticias climáticas en junio. The Atlantic presentó la pieza más fervientemente positiva de todas, encabezada por el título involuntariamente hilarante, "El cambio climático puede detenerse convirtiendo el aire en gasolina".

Lo que inspiró toda la emoción fue un anuncio de una compañía llamada Carbon Engineering que, en una escala muy pequeña, capturó dióxido de carbono de la atmósfera a través de algo llamado "circuito de recuperación cáustica de calcio" y luego lo hizo reaccionar con hidrógeno para formar hidrocarburos que podrían refinarse en gasolina. La fuente de ambas, la energía y las potentes moléculas de hidrógeno, era el gas natural.

Este proceso es el que, según The Atlantic, "detendrá el cambio climático". De acuerdo con la realidad, simplemente está reciclando el dióxido de carbono desde y hacia la atmósfera.

El proceso podría reducir la concentración atmosférica (tan solo un poquito)... si se detuviera después de la captura de dióxido de carbono y si el carbono quedara irreversiblemente confinado dentro de la Tierra, ¡en lugar de usarse para producir gasolina!! Esa sería esencialmente la estrategia ampliamente propuesta, aunque muy problemática, de captura y almacenamiento de carbono, otra de las favoritas de los ecomodernistas.

Pero no hay uso ni mercado para el carbono permanentemente enterrado, por lo que la compañía, encabezada por un profesor de Harvard, recurre a la brillante estrategia comercial de usar el carbono para fabricar combustibles líquidos, que se venden muy fácilmente. La gasolina es valiosa debido a la alta energía que contiene, y, en el proceso de su producción, que la energía se deriva de que no se tome del CO 2 sino del CH 4, es decir, desde el metano en el gas natural que se utilizan como fuente de hidrógeno.

Una versión más ecológica del esquema pero aún no intentada por sus desarrolladores, sería usar parques eólicos y solares como fuente de energía tanto para los procesos principales como, a través de la hidrólisis, para la producción de hidrógeno para la producción de gasolina. El producto final sería un combustible con baja huella de carbono. Esa perspectiva es lo que impulsó gran parte de la exageración de los medios.

Para el economista ecologista, sería un sueño hecho realidad: la economía del automóvil puede seguir avanzando sin obstáculos por cuestiones climáticas. A la economía no le importa que esta "gasolina verde" arda como cualquier otra gasolina y no reduzca en absoluto las concentraciones de carbono en la atmósfera; de hecho, el ciclo como un todo será un emisor de carbono neto. Y perpetuará el dominio del automóvil personal y el camión, con sus muchos impactos destructivos.

Cada átomo de carbono en esa gasolina "verde", el carbono que se habrá escurrido de la atmósfera con gran gasto financiero y energético, se volverá a emitir a la atmósfera, de la cual tendrá que volver a extraerse. Y la gran cantidad de energía renovable que entra en esta cinta sin fin de alta tecnología no estará disponible para ningún otro propósito, prolongando la necesidad de plantas de energía con combustibles fósiles.

Megaciudades ecomodernas, ensaladas César producidas con LED, sirvientes robóticos, la gasolina que permite convertir el dióxido de carbono en dióxido de carbono, el blockchain, fantasías de energía renovable, y un sinnúmero de otros esquemas innovadores ilustran cómo las fuerzas del mercado son siempre mucho mejores para la producción de tecnologías que requieren mucha energía de lo que son para encontrar formas de reducir el consumo.

Si alguna vez logramos romper el control que la negación del clima y la apatía climática tienen en este país, tendremos aún por delante un camino sin obstáculos. Encontraremos muchas encrucijadas, y en cada una seremos una corporación, un emprendedor, un ingeniero, un disruptor. . . alguien que nos invitará a ir por su propia calle lateral bien pavimentada, hacia un callejón sin salida ecológico. Tendremos que seguir empujándolos a un lado y mantener nuestros ojos en la ecosfera.


Fuente: Climate&Capitalism,
http://climateandcapitalism.com/2018/07/30/ecomodernist-free-lunch/

Entradas más populares de este blog