México: violencia, corrupción y desigualdad - ¿AMLO al rescate?
>Michael Roberts

 
La victoria en las elecciones presidenciales de México de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), bajo el lema de su relativamente nuevo partido 'progresivo' MoReNa, a la vez sorprende y no sorprende. No sorprende porque AMLO tenía una ventaja enorme y creciente en las encuestas de opinión previas al día de la votación. Y los 88 millones de votantes de México (de 127 millones de personas) ahora le han otorgado la mayor victoria en la historia electoral de la posguerra, con más del 53% de los votos. Los candidatos de los partidos del establishment estaban muy atrás. Por primera vez, los partidos de la élite y el status quo se dividieron sobre quién debería ser su portaestandarte. Y la ira y la frustración en el estado de la economía y la vida cotidiana de México para el ciudadano promedio han llevado a AMLO a la casa de gobierno.


Pero el resultado también es sorprendente porque el inmenso poder de las clases dominantes para 'arreglar' las elecciones (como lo han hecho en las anteriores), o para encontrar una manera de detener a AMLO políticamente, ha fallado. Por supuesto, los tribunales mexicanos pueden intentar anular el resultado por supuestas "irregularidades", pero tal es el tamaño de la victoria de AMLO, que tal truco probablemente no tendrá éxito. El partido de AMLO MoReNa también obtuvo una mayoría en el Congreso mexicano y ha ganado al menos cinco de las nueve contiendas para gobernador, y los ganadores incluyen a la primera alcaldesa electa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. Pero MoReNa está en alianza con un pequeño partido extremista fundamentalista cristiano que puede moderar lo que hará la nueva administración, particularmente en asuntos sociales y "familiares".

AMLO ha ganado porque hizo campaña sobre tres temas clave que enfurecen y atraen a los mexicanos: el aumento de la violencia generalizada y cotidiana en todo el país; corrupción endémica entre políticos y funcionarios; y la alta y creciente desigualdad entre ricos y pobres.

En promedio, alguien fue asesinado en México cada 15 minutos durante el mes de mayo, poniendo al país en camino de superar el sombrío hito del año pasado de 29.168 asesinatos. 




ASESINATOS EN MÉXICO 2015-2018


Los homicidios políticos también se han disparado, con 130 políticos, incluidos 48 candidatos, asesinados desde el comienzo del ciclo electoral en septiembre, según la consultora política Etellekt. 



HOMICIDIOS POR PAÍSES CADA 100 MIL HABITANTES, 1917


Detrás de esta violencia se encuentra la batalla de los cárteles de la droga, el crimen organizado y la criminalidad general que a menudo se resuelve mediante el asesinato. La policía carece de personal o de respaldo del gobierno; o ambos están en liga con los criminales. 


La corrupción está íntegramente ligada a las enormes ganancias obtenidas del tráfico y la producción de drogas y otras actividades delictivas. Los políticos de los partidos del establishment están hasta el cuello en esto. En las estadísticas mundiales de corrupción en México nunca ha estado tan alto.



El país ha sido sacudido por una sucesión de escandalosos casos de corrupción, incluido el de Javier Duarte, un gobernador del PRI que se escapó en un helicóptero del gobierno en 2016 después de ser acusado de corrupción y cuya esposa recientemente apareció viviendo en lujoso exilio en uno de los barrios más elegantes de Londres. El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto fue acribillado prácticamente desde el momento en que asumió el cargo. Su esposa compró una casa a medida de un contratista del gobierno a un precio muy favorable. Luego vino el encubrimiento de la espantosa desaparición de 43 estudiantes para docentes, luego el uso de spyware sofisticado comprado por el gobierno para monitorear a periodistas y abogados de derechos humanos, mientras los altos funcionarios malversaron fondos públicos para pagar campañas electorales partidistas.

AMLO se ha comprometido a poner fin a la corrupción, pero no está claro cómo lo hará. Dice que permitirá el retiro de los funcionarios en el cargo después de dos años (incluida la presidencia) y que venderá el avión presidencial y solo vivirá en locales modestos.


AMLO dice que defenderá a los pobres (más de 50 millones de mexicanos son designados como tales) primero que a los ricos. Y ese es el tercer problema que ha llevado a su victoria electoral. México es una de las sociedades más desiguales del mundo en el siglo XXI, superada solo por la Sudáfrica posterior al apartheid. Recientemente, la Institución Brookings de EE. UU. ajustó la medida estándar de desigualdad de un país, el coeficiente de Gini. Cuanto más cerca esté el Gini de 1, mayor será el nivel de desigualdad. Según sus nuevas estimaciones, el coeficiente de Gini de México para 2014 pasa de un ya alto 0.49 a un mega 0.69, cercano al de Sudáfrica, el país más desigual del mundo. 


GINI POR PAÍSES, 2012-2014, ORIGINAL MÁS OSCURO, CORREGIDO MÁS CLARO

(Uruguay en el lugar 16 contando desde arriba)


Detrás de la impactante historia de violencia, corrupción y desigualdad yace el estancamiento de la economía mexicana. Es el décimo quinto más grande del mundo medido por el PIB y el segundo más grande de América Latina. Está lo suficientemente avanzado como para ser incluido en las principales 30 economías de la OCDE. Y sin embargo, está en un estado lamentable. 


La desigualdad no es solo entre ricos y pobres, sino también en el desarrollo desigual de la economía bajo el capitalismo. El crecimiento económico acumulado en los estados mexicanos de mejor desempeño alcanzó el 32% entre 2007 y 2016, cerca del doble del promedio de América Latina. Pero esto es aproximadamente cuatro veces la tasa de crecimiento en los estados de baja tasa. El producto per cápita muestra el mismo camino divergente.

En Oaxaca y Chiapas, por ejemplo, alrededor del 70% de la población está en la pobreza y el 23-28% en la pobreza extrema, según datos del Consejo Nacional para la Evaluación del Desarrollo Sociopolítico (CONEVAL). 



AZUL POBREZA - CELESTE DESEMPLEO SIN COBERTURA, ESTADOS MÉXICO 2016


Contrario a los puntos de vista de la economía dominante, el acuerdo comercial del NAFTA de 1994 con los EE. UU. y Canadá no ha llevado a la economía mexicana hacia adelante. De hecho, mientras que la economía mexicana se duplicó con creces para alcanzar el 16% de la producción de los EE. UU. en los 30 años hasta mediados de la década de 1980, ha disminuido al 12% desde entonces.



La producción de México por hora trabajada en relación con la de los Estados Unidos está cerca de su nivel más bajo desde 1950.



El NAFTA, lejos de impulsar el desempeño económico de México, aumentó su dependencia del comercio y la inversión de los Estados Unidos, se sumó a las medidas neoliberales de la década de 1980 y aumentó las disparidades entre las zonas fronterizas estadounidenses de más rápido crecimiento con sus zonas económicas especiales y los pobres regiones. ¡Y ahora el presidente de EE. UU., Trump, insiste en renegociar para hacerlo aún más favorable a los EE. UU.! 


Además, como argumenta el excelente informe del CEPR , si el NAFTA hubiera tenido éxito en restaurar la tasa de crecimiento anterior a 1980 en México, México sería hoy un país de altos ingresos, con un ingreso por persona significativamente más alto que el de Portugal o Grecia. Es poco probable que la reforma migratoria se hubiese convertido en un problema político importante en los Estados Unidos, ya que relativamente pocos mexicanos tratarían de cruzar la frontera.

La tasa de pobreza de México del 55.1% en 2014 fue más alta que la tasa de pobreza de 1994. Como resultado, había aproximadamente 20.5 millones más de mexicanos viviendo por debajo de la línea de pobreza a partir de 2014 (los últimos datos disponibles) que en 1994. Los salarios reales han poco progreso desde 1994. Hubo una caída en los salarios reales de 21.2% desde 1994-96, asociada con la crisis del peso y la recesión. Los salarios no se recuperaron a su nivel anterior a la crisis (1994) hasta 2006, 11 años después. En 2014, solo estaban un 4,1% por encima del nivel de 1994, y apenas por encima de su nivel de 1980. El salario mínimo, ajustado por la inflación, fue aún peor. De 1994 a 2015, se redujo en un 19.3%.


Como resultado de la baja rentabilidad y la inversión, junto con el impacto del acuerdo del NAFTA, la economía mexicana básicamente se ha estancado. La razón radica en el fracaso del sector capitalista de México. Sí, el "período neoliberal" desde principios de los años ochenta, presidido por el establecimiento de sucesivos gobiernos mexicanos proempresariales frenó la caída de la rentabilidad del capital mexicano hasta cierto punto, pero no logró elevar la rentabilidad, como logrado en la mayoría de las otras economías capitalistas. 

TASA DE RENTABILIDAD MÉXICO AZUL EEUU ROJO 1950 2010


El lento crecimiento económico en el período posterior a la crisis mundial ha provocado una crisis en las finanzas públicas, ya que el Estado tuvo que rescatar las cuentas del fracasado sector privado. Entre 2008 y 2018, la deuda pública creció del 21% del PIB en 2008 al 45,4% del PIB en 2018. El mantenimiento de esta deuda ahora absorbe un 20% más de ingresos públicos que los asignados para salud, educación y reducción de la pobreza en el presupuesto federal. Esta es la carga que AMLO heredará.



La OCDE, el principal promotor de las medidas neoliberales en México, afirma que "el crecimiento se recuperará, respaldado por el consumo privado y las exportaciones". Pero incluso la OCDE reconoce que "la incertidumbre (con Trump) seguirá frenando la inversión privada". Sin embargo, " la inversión privada podría acelerarse si las negociaciones del NAFTA finalizan favorablemente". Y continúa exigiendo "reformas estructurales" (es decir, medidas neoliberales de recortes del gasto público y privatizaciones) " para fortalecer el estado de derecho y mejorar la calidad institucional" .


A pesar del optimismo de la OCDE, la inversión del sector capitalista se ha estancado o ha disminuido desde el final de la Gran Recesión. Y eso es porque la rentabilidad del capital mexicano no se ha recuperado desde la Gran Recesión, al menos de acuerdo con la tasa de rendimiento neto sobre los datos de capital ofrecidos por AMECO. De hecho, la rentabilidad todavía está un 18% por debajo del nivel de 2007 y un 28% por debajo del pico "neoliberal" de 1997. 
RENTABILIDAD DEL CAPITAL, 2010 = 100

 


El programa de AMLO es fundamentalmente keynesiano, utiliza la inversión pública para "impulsar el bombeo" de la inversión privada y afirma que el dinero ahorrado por la reducción de la corrupción restablecerá los fondos. Pero no está dispuesto a revertir la privatización parcial de PEMEX, la compañía petrolera estatal, ni a poner fin al nuevo propuesto en el aeropuerto "pesadilla" de Ciudad de México, solo considerará la "revisión de los contratos". Pero, ¿cómo puede AMLO revertir la corrupción, la desigualdad y la violencia sin el control de los bancos (principalmente extranjeros), la renacionalización de PEMEX y hacerse cargo de las principales operaciones multinacionales dentro de México?

Donald Trump felicitó a AMLO por su victoria. Pero ahora el vecino del norte de México está dirigido por un nacionalista, un loco imperialista empeñado en lanzar una guerra comercial con todos y cada uno. México está justo en la primera línea de este torbellino, con una economía capitalista que lucha en medio de la pobreza, la corrupción y la violencia. Sin embargo, con una población enorme y joven, recursos de petróleo y gas y la industria moderna de partes, México está en una posición mucho mejor para tener éxito que Venezuela y Cuba. AMLO no tomará la presidencia por otros cinco meses (diciembre). Él tiene grandes desafíos por delante. 

Fuente, Blog de Michael Roberts https://thenextrecession.wordpress.com/

Entradas más populares de este blog