Erdogan aún enfrenta una batalla cuesta arriba a pesar de la victoria electoral
>Semih Idiz, Al-Monitor


¿Cuál fue el resultado de las elecciones turcas? A primera vista, una victoria para Erdogan y un mandato para ejercer como presidente con mayores poderes. Pero debajo de la superficie, las cosas están lejos de ser cortadas y secadas. La crisis constitucional de Turquía no ha terminado: recién está comenzando. El campo del juego era limitado con un régimen de estado de emergencia en vigor, y medios de comunicación casi todos al servicio del partido gobernante.

Los resultados de las elecciones presidenciales y parlamentarias de Turquía celebradas el 24 de junio, sin embargo, han respaldado al actual presidente Recep Tayyip Erdogan. Habiendo obtenido el 52.5% de los votos, evitando una segunda vuelta, Erdogan ahora será el primer presidente ejecutivo de Turquía, con mayores poderes y pocos impedimentos del parlamento, gracias a los cambios constitucionales adoptados en abril de 2017. La victoria de Eddogan lo puso casi 22% por encima de Muharrem Ince, el subcampeón socialdemócrata que obtuvo el 30,7%, mientras que su partido, la principal fuerza de oposición, Republican People's Part (CHP), logró obtener sólo el 22,6% de los votos parlamentarios. Dado el margen, muchos se preguntan si los resultados que favorecen a Erdogan habrían cambiado sustancialmente si las condiciones hubieran sido diferentes. El mismo Ince aceptó su derrota a Erdogan sin hacer un escándalo por las circunstancias bajo las cuales se celebraron las elecciones. "Si has perdido, has perdido", dijo en un tweet después de que los resultados se confirmaron. "Decir ‘no acepto este resultado así que vamos a salir a la calle’ no es democracia".

La gran participación, estimada en alrededor del 83-85% -la cifra oficial aún no se ha anunciado- también da credibilidad a aquellos que argumentan que Erdogan habría ganado de todos modos. Sin embargo, no todo fue como Erdogan hubiera deseado.

Erdogan estaba decidido a ganar al menos con el 55% de los votos, y hubiese querido conseguir mucho más para dar crédito a su afirmación de que será el presidente de toda la nación. Es un punto crucial porque bajo los cambios constitucionales ahora vigentes, Turquía tendrá un presidente que también es el líder de un partido político con su inclinación ideológica. Antes, el presidente tenía que abandonar la lealtad de cualquier partido para representar a la nación.

También esperaba una mayoría decisiva en el Parlamento para que su Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) tenga el control total mientras desarrolla su agenda política, económica y social en los próximos cinco años. Aunque el parlamento ahora ha perdido la mayor parte de su poder, todavía tiene cierto control sobre el presupuesto, y aun con la aprobación de la legislación propuesta por Erdogan, todavía se requiere.

El AKP obtuvo el 42.5% de los votos y tendrá 295 escaños, pero ha perdido su mayoría parlamentaria. Por primera vez en sus 16 años de gobierno ininterrumpido, el AKP tendrá que formar una coalición con el Partido de Acción Nacionalista (MHP), de extrema derecha, con el que formó una alianza para las elecciones. La alianza demostró ser un movimiento astuto, porque no solo aumentó el voto de Erdogan, sino que también aseguró que su coalición tendrá una mayoría parlamentaria, incluso si no alcanza el número requerido para introducir cambios constitucionales.

En general, se está de acuerdo en que el MHP es el verdadero ganador en estas elecciones. Hubo especulaciones generalizadas de que el MHP había perdido gran parte de su apoyo por el “Partido de Dios” (IYI), que incluye a ex diputados del MHP descontentos por el respaldo que su partido le estaba dando a Erdogan.

Muchos dijeron que el MHP había establecido una alianza con el AKP, bajo la bandera de Alianza Republicana, para evitar quedar por debajo del 10% de los votos necesarios para ingresar al parlamento. Ir en una boleta conjunta con el AKP hizo que este aluvión fuera irrelevante.

El MHP, sin embargo, terminó obteniendo el 11.1% del voto parlamentario por sí mismo, para 48 escaños, convirtiéndose así en el hacedor de la victoria de Erdogan y del AKP. Este resultado también promovió al líder del MHP Devlet Bahceli, quien promete continuar apoyando a Erdogan, pero también subraya que el MHP se ha convertido en el partido clave en el parlamento, para el control y equilibrio del gobierno de Erdogan.

El IYI, que entró en una alianza con el CHP bajo la bandera de Allianza Nacional, también alcanzó el umbral del 10% por sus propios méritos, para sentar a 43 diputados en el parlamento. Para un partido fundado hace solo nueve meses, fue mejor de lo esperado en la votación parlamentaria, aunque su candidato presidencial, Meral Aksener, también líder del partido, atrajo un decepcionante 7.3% de los votos presidenciales.

Otro ganador en las elecciones parlamentarias fue el Partido Democrático de los Pueblo, pro kurdo (HDP) que, a pesar de todos los obstáculos legales y políticos, incluido que su candidato presidencial Selahattin Demirtas está en prisión por cargos de terrorismo, obtuvo el 11,7% de el voto, o 67 asientos. El HDP fue el único partido que tuvo que superar el umbral electoral por sí solo para ingresar al parlamento. Otra de las ironías de estas elecciones, sin embargo, fue que Demirtas solo obtuvo el 8.4% de las elecciones presidenciales a pesar de la buena actuación de su partido.

Entonces, ¿qué significa todo esto para Turquía y sus relaciones con el mundo exterior?

Lo primero que debe destacarse es que los resultados son una victoria combinada para el tipo de Islam político de Erdogan y el ultranacionalismo del MHP. Esto no es un buen augurio para una democracia liberal al estilo occidental en Turquía, o para la capacidad de Ankara para resolver su problema kurdo, y menos para unificar a los turcos fuertemente divididos.

La perspectiva de Erdogan se basa en una interpretación de la democracia de predominio mayoritario, lo que significa que ha aumentado la posibilidad de que se vuelva aún más autoritario ahora que está armado con lo que él cree que es la "voluntad del pueblo". Mientras tanto las preocupaciones ultranacionalistas del MHP de Bahceli, quien se espera que se convierta en el vicepresidente de Erdogan. siempre han avasallado los principios democráticos, los derechos humanos y de las minorías.

Taha Akyol, columnista veterano del diario Hurriyet, escribió que la retórica nacionalista de Erdogan durante la campaña electoral y las exitosas operaciones militares de Euphrates Shield y Olive Branch en Turquía respaldan a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo respaldadas por Estados Unidos en Siria.

Nagehan Alci, un devoto de Erdogan que desde hace mucho tiempo escribe para Haber Turk, cree que las afirmaciones de la oposición sobre que Erdogan ya no puede entusiasmar al público han llevado a muchos a las urnas. "A pesar de algunas críticas dirigidas al AKP, algunos de estos votantes claramente no querían una Turquía sin Erdogan ", escribió Alci en su columna.

El MHP es vehementemente antioccidental por su orientación, lo que concuerda con las tendencias de Erdogan y el AKP. Esto, según muchos, hará más difícil la mejora en los estrechos vínculos de Turquía con Occidente. Es poco probable que el proceso de adhesión a la UE ya estancado de Ankara avance en estas circunstancias, dada la profunda antipatía que se siente por Erdogan en Europa. Mientras tanto, se espera que Ankara continúe consolidando lazos con Moscú y otros países antioccidentales.

También está el contraargumento presentado por algunos de que esta victoria electoral realmente liberará las manos de Erdogan, lo que le permitirá tomar medidas audaces para mejorar los lazos con Europa y los Estados Unidos. "Su fuerte mandato le permitirá tomar medidas que de otro modo no habría tomado debido a la preocupación de perder el apoyo", afirmó un diplomático occidental, hablando con Al-Monitor bajo condición de anonimato debido a su delicada posición.

Esto pasa por alto, sin embargo, que Erdogan ahora se ha aliado con la extrema derecha, cuya propia estrella brilló con fuerza en las elecciones. Los comentarios posteriores a las elecciones de Bahceli indican que el MHP podría no ser tan flexible como le gustaría a Erdogan. Es poco probable que el MHP use su nuevo poder en favor de las políticas democráticas liberales que Occidente quiere que Turquía introduzca.

Aunque Erdogan ha ganado, todavía tiene su trabajo para hace. Hasan Cemal, uno de los principales periodistas de Turquía, argumenta que Erdogan solo profundizará los problemas de Turquía . "Turquía bajo Erdogan continuará siendo un país con problemas crecientes, en lugar de un país que resuelve problemas", escribió Cemal en su columna para el portal de noticias T24.

La conclusión es que es poco probable que el giro de Turquía hacia una mezcla de Islam político y ultranacionalismo produzca cura a las dolencias crecientes del país que muchos partidarios de Erdogan esperan, especialmente con respecto a la economía tambaleante. 


Fuente: New Cold War Website https://www.newcoldwar.org/erdogan-still-faces-uphill-battle-despite-electoral-victory/

Entradas más populares de este blog