Trabajo y "futuro fácil"
> Olga Kaptieva y Viktoria Gritsenko 

El artículo de Martin Apcherch "En el vacío digital", publicado en la revista de crítica social Commons, llama la atención, en primer lugar, porque es un raro intento no solo de analizar la así llamada "La economía digital" desde el punto de vista marxista, sino también de sistematizar las discusiones en el ámbito de izquierda sobre este tema. 

Appcherch analiza el impacto de la digitalización en el trabajo, el capital y la relación entre los trabajadores y los capitalistas. El artículo examina diferentes puntos de vista sobre los cambios en las relaciones sociales, y también prueba la hipótesis de la singularidad: ¿realmente las máquinas superan a las personas y conducen al final del trabajo como tal?

El autor nota los siguientes fenómenos:


  1. A medida que aumenta la participación de las máquinas en la producción, la participación del capital constante aumenta con respecto al capital variable. En consecuencia, la tasa de ganancia disminuye, lo que lleva a una reducción en el número de empleos y la resistencia de los trabajadores. 
  2. Los capitalistas utilizan las tecnologías para medir, registrar y controlar; en otras palabras, para aumentar la opresión de los trabajadores.
  3. Debido al desarrollo de la tecnología, ha habido una transición de "trabajo material" a "trabajo intangible".
  4. La tesis del "fin del trabajo" no se confirma. En vez de eso el trabajo rutinario se mantiene, impulsado por la informatización. Además, el trabajo se hizo más intenso y el tiempo de trabajo promedio aumentó.
  5. La revolución de Inteligencia Artificial tiene un menor impacto en la productividad que las invenciones anteriores.
  6. La cuestión del logro de una mente artificial del nivel humano es controvertida. El robot no tiene la imaginación, emociones y flexibilidad necesarias para resolver problemas complejos. La perspectiva de lograr esa singularidad está muy lejos.
  7. La tecnología utilizada para el control aumenta la alienación de los trabajadores y lleva a una lucha  por el control entre el capitalista y el trabajador. "La tecnología siempre será utilizada por el capital para fortalecer su dominación, pero también puede ser utilizada por los trabajadores para crear una sociedad basada no en la ganancia, sino en sus necesidades y las necesidades de la sociedad".
En nuestra opinión, el artículo de Martin Apcherch es una evaluación cualitativa adecuada de los cambios que tienen lugar en la sociedad debido al cambio en el tipo de trabajo dominante. El autor analiza nuevos inventos tecnológicos con un alto nivel teórico. El punto de vista y la erudición del autor, su análisis de las tendencias científicas modernas, nos permiten mirar la realidad desde diferentes lados, para abarcar completamente los fenómenos a considerar. El autor muestra familiaridad con una amplia gama de trabajos científicos sobre el impacto de las TIC en el trabajo y la sociedad, y también muestra que la visión marxista de la sociedad no es en absoluto obsoleta en el marco de los cambios fundamentales. Por el contrario, tiene un valor heurístico, ya que estos cambios profundizan las contradicciones en las relaciones sociales.

Al mismo tiempo, es necesario señalar algunos puntos controversiales tanto en posiciones teóricas como en conclusiones.

Primero, el autor no presta la debida atención al nuevo tipo de trabajo: trabajo universal (ciencia altamente saturada, automatizada). Después de leer el artículo, parece que el impacto de la digitalización en el trabajo es principalmente negativo, el trabajo se simplifica y aliena aún más, el papel de la persona se reduce a apéndice de la máquina, y luego  desaparece completamente de la escena. 


En nuestra opinión, por el contrario, el nuevo tipo de trabajo es más complejo que los anteriores. Actúa como una manifestación de las fuerzas esenciales creativas universales del hombre. La persona ocupa, no la posición subordinada, sino la posición del "controlador y regulador" del proceso de producción: en este momento, hasta que hayamos alcanzado una singularidad que permita poder interactuar adecuadamente con las máquinas, al menos necesitamos saber cómo funcionan. Los programas modernos diseñados para facilitar el trabajo requieren la capacitación de los operadores, y en sí mismos son cada vez más complejos. En consecuencia, para conducir máquinas, una persona debe tener más y más calificaciones. Esto no encaja con la aparente simplificación del trabajo. Por ejemplo, en China, los teléfonos móviles y las impresoras 3D se producen en fábricas automatizadas, y se necesita un nivel profesional serio para supervisar dicho trabajo.

El autor se adhiere al concepto popular de la "inmaterialidad" de un nuevo tipo de trabajo. Los partidarios de esta teoría creen que, dado que el producto del mismo es la información, el trabajo intelectual pasa hoy a primer plano y no puede llamarse material. De hecho, en este abordaje hay una serie de contradicciones. Primero, la oposición entre material e intelectual, de acuerdo con esta lógica, se basa en su identificación implícita con los conceptos de trabajo físico y mental. En la tradición marxista, el concepto de "manual" no es idéntico al concepto de "físico" sino que incluye al primero como una de las formas. La parte del trabajo manual en realidad está disminuyendo, pero en cuanto al material, no es tan simple. El trabajo universal se basa en la aplicación de la ciencia en la producción. En otras palabras, está más mediado por el trabajo intelectual, lo que no es lo mismo.

Además, tanto el recurso como el producto de tal trabajo son ambos materiales. De hecho, el producto del trabajo universal es la información. Pero los padres de la ciencia de información y la cibernética nunca identificaron el conocimiento con un fenómeno del mundo intelectual. Según N. Wiener, la información es una medida de organización. Según W. Ashby, es una medida de orden u organización, una medida de diversidad. K. Shannon define la información como comunicación en cuyo proceso se elimina la incertidumbre; A. Topo como una medida de la complejidad de las estructuras; A.M. Yaglom y I.M. Jaglom como una probabilidad de elección. De hecho, la necesidad de introducir un nuevo término científico en este caso apareció junto con un nuevo fenómeno social (computación) y los procesos materiales (electromagnéticos) que aseguran su funcionamiento.

Por supuesto, la información como cualquier objeto o proceso material, puede ser entendida e interpretada por una persona. Pero la confusión que de aquí surge no es más que el resultado de poner el significado del término científico en la comunicación cotidiana.

En cuanto a la singularidad, el autor hace una conclusión generalmente correcta, pero no la basa en el concepto científico entre inteligencia humana y artificial, sino en el cambio constante de datos incompletos sobre este último. Desde el punto de vista del materialismo científico, concepto de un proceso mundial unificado, una persona acumula en sí misma todas las formas existentes de materia: física, química, biológica y social. Las integra en sí mismo, pero otros niveles están subordinados a lo social. Contrariamente a idea errónea frecuente, el hombre no es un animal, no es sólo un organismo biológico (aunque posee alguna característica única: capacidad de trabajo, inteligencia, humor, voluntad, sentido de la belleza ...). Es un ser social integral, "la esencia concentrada y personificada del mundo". Podemos observar cómo la forma social subordina lo biológico, cuando, contrariamente al deseo de dormir, nos quedamos a trabajar o nos sacrificamos por el bien de una causa común. La mente humana tiene una base biológica: el cerebro, Pero no se reduce a eso. La mente humana es experiencia, recuerdos, conocimiento, acumulados en el proceso de la actividad social, y gracias a ella.


Pero la máquina, por sí misma, simplemente no tiene tales actividades sociales y no la puede tener, porque representa un nivel más simple de desarrollo de la materia. Sobre la base de la forma física de la materia solamente, las manifestaciones sociales, las acciones sociales, la conciencia real, son simplemente imposibles. Una máquina, e incluso una red neuronal, no puede reflejar la realidad circundante, solo puede combinar los elementos de información encontrados o los establecidos por el emisor. La máquina no puede y nunca será capaz de verdaderamente realizar, verdaderamente producir, participar en un trabajo verdaderamente creativo. Lol máximo posible es una combinación y transformación relativamente significativa de una ya existente. La máquina no puede realmente producir algo, y nunca superará realmente a la persona en el trabajo y la creatividad.

Aparte de las discrepancias teóricas anteriores, encontramos que las conclusiones del autor no están completamente justificadas. M. Apcherch pinta una imagen bastante pesimista de la sociedad, donde el trabajo es primitivo y gradualmente se convierte en máquinas, la informatización aumenta la explotación y la alienación, y los trabajadores son casi impotentes para el capitalista que todo lo controla. 

Vemos que este enfoque no es plenamente dialéctico. A lo largo de la historia del capitalismo el progreso tecnológico estuvo acompañado de despidos masivos, períodos de deterioro extremo de la situación de los trabajadores y crisis económicas. ¿Esto significa que debemos negar sus logros? Sí, originalmente el sistema de transporte de Ford y el así llamado fordismo y la organización racional del trabajo de Taylor se han convertido en un verdadero desastre social. Pero luego jugaron un papel importante en la formación del estado de bienestar en Europa y Estados Unidos.

Es obvio que además de sus consecuencias negativas, las altas tecnologías conducirán a cambios positivos significativos en el desarrollo de la sociedad. La única pregunta es cuánta intensidad y duración requerirá la lucha.

Si hablamos de un nuevo tipo de trabajo, éste, como dijimos, se vuelve más complicado. En comparación con el tipo anterior (máquina), el componente creativo del trabajo crece y la rutina disminuye, el trabajo es individualizado (como lo vemos en el ejemplo de freelance) y al mismo tiempo adquiere nuevas formas de socialización, se vuelve directamente público, porque su base es la información e Internet, que por su naturaleza son sociales. Existe un software libre e independiente creado colectivamente, así como otros proyectos colectivos. Un buen ejemplo es la enciclopedia libre Wikipedia, que los usuarios pueden llenar voluntariamente. Gracias a Internet existen nuevas formas de comunicación e interacción, que involucran a grandes masas de personas en el proceso simultáneo, lo que antes era simplemente impensable. Las personas se están solidarizando por diferentes proyectos: y vale la pena recordar las peticiones en línea y la ayuda colectiva a los necesitados, y cosas bastante comunes como por ejemplo encontrar trabajo con la ayuda de las redes sociales.

Las nuevas tecnologías ofrecen nuevas oportunidades para la acción colectiva y la lucha de clases. Es posible dar ejemplos en que las acciones conjuntas de personas de diferentes partes del mundo llevan a la resolución del conflicto. Por ejemplo, las redes sociales  fueron uno de los mecanismos más importantes al organizar la "Primavera Árabe" (sin importar cómo la consideremos). Regularmente vemos cómo el soporte de la información, el "ruido" banal sobre la injusticia, asusta tanto a los capitalistas que prefieren cumplir con las demandas de los trabajadores. Hay un ejemplo de lucha exitosa de trabajadores del correo en la IWGB (Independent Workers Unión of Great Britain), que por definición hacen su trabajo por medio de tecnologías de la información, que lograron un aumento del 25% en cinco organizaciones como resultado de su campaña. Otro caso: los limpiadores de la London School of Economics en 2017 lograron forzar al instituto a abandonar la subcontratación y contratar directamente a todos los limpiadores.

Estas victorias son importantes no solo porque no se conseguían antes antes, sino también por la falta de medios. Su victoria no está relacionada con tener un presupuesto de un millón de dólares o vínculos políticos, sino con la capacidad de unirse y la determinación de los trabajadores para luchar y tomar decisiones radicales.

Por lo tanto, con la era de la información no ha llegado el fin del trabajo, la condición más básica del hombre, y eso no es una razón para el abatimiento. Es esta una excelente oportunidad para organizar los cambios y utilizar nuevos fenómenos tecnológicos para nuestros propios fines. Una excelente oportunidad para que los trabajadores se unan, no solo en su lugar de trabajo sino en todo el mundo. Una gran oportunidad para terminar con los medios de opresión, contra los capitalistas mismos. Solo necesitamos recordar que es el capitalista el que depende del trabajador, y no al revés. Por lo tanto, dado que la tecnología se convierte en un medio de producción, existe una excelente oportunidad para aprovechar estos medios de producción. Por derecho, pertenecen a la gente trabajadora.

Unidos, ¡venceremos!

--------------------------------------------------------------------------------------------
Fuente: Rabkor, http://rabkor.ru/columns/analysis/2018/05/25/futurework/

Entradas más populares de este blog