¿Por qué Cuba está sola?
>Una opinión personal

Quiero comentar la nota "La soledad de Raúl Castro". de Ramón Centeno, publicada originalmente en el semanario mexicano "El Barrio Antiguo", [1] y reproducida en Posta Porteña [2]. Es una muestra del interés que despierta el anunciado retiro de Raúl Castro de la jefatura del gobierno de Cuba para dentro de un año, junto con las reformas pro capitalistas llevadas adelante en el último tramo en la isla, cada vez más avanzadas.
Voy a hacer primero un pequeño resumen de lo que dice Centeno. Luego quiero hacer algunas observaciones, y después algo sobre el tema de fondo. Todo muy breve.

Buscando la raíz del actual régimen cubano, Centeno va al estalinismo al que, invocando a León Trotsky y Víctor Serge, califica de "totalitarismo"; según esto el régimen bolchevique de comunismo de guerra contenía las "semillas" tanto de la dictadura estalinista como de “una nueva democracia”. Pero "Stalin se impuso a través de un canibalismo político... un baño de sangre". A su vez "los nuevos estados que se sumaron al bloque socialista después de la Segunda Guerra Mundial nacieron totalitarios". "Cuba, por supuesto, fue uno de estos estados". Pero Cuba como "Yugoslavia, Vietnam o China... no era un simple títere de Moscú... no perdería su autonomía".

En cuanto a la diferencia especifica del totalitarismo cubano dentro de la categoría de totalitarismo estalinista, Centeno apunta a su carácter militarista: "... el bastión del poder político recaía en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, cuyo origen era el Ejército Rebelde: la guerrilla de Fidel Castro que derrocó a Fulgencio Batista... el ejército no fue el brazo armado del partido; más bien, el partido ha sido el brazo político de las fuerzas armadas... en Cuba el Partido Comunista no fue el productor de la revolución, sino un producto de esta. El PCC tuvo su 1erCongreso en 1975, a pesar de haber sido fundado en 1965 (seis años después de la revolución)".

"Al grano - dice al final Centeno- Al igual que Corea del Norte, China y Vietnam, Cuba sobrevivió". Pero pese a ello, hay una restauración evolutiva del capitalismo en estos países, aunque -según Centeno- en los "prósperos" China y Vetnam esa restauración es acelerada y gestando una nueva burguesía, mientras que en la "escasez" de Corea y Cuba la marcha es lenta, y tratando de evitar la formación de una burguesía. 
 
Aun así lo que Centeno llama "revisionismo raulista" sigue ese camino, "son más importantes los frijoles que los cañonesha dicho Raúl. El proceso de restauración se hace "mediante el despojo, al modo de la 'acumulación originaria' ilustrada por Marx".

La conclusión de Centeno es que ahora hay en Cuba un post-totalitarismo, pero "en la ausencia de democracia en Cuba, ¿qué garantiza que un gobierno post-Castro rechace la restauración capitalista? Nada". Y el proyecto de Raúl es, dice Centeno, horripilante.

Dos cosas nos llaman la atención en Centeno. Una: habla como si todo este tema nos fuese ajeno, da lo mismo Cuba que Corea del Norte. Y la otra, su extrema superficialidad, todo es proceso político y las causas están en la política, la política crea la realidad social, la superestructura crea la infraestructura, el totalitarismo trae de nuevo el capitalismo. Y al final esa perla: lo que impide luchar contra el la restauración capitalista del totalitarismo es "la ausencia de democracia". Si los fascistas fuesen demócratas sería todo más fácil.

Comencemos por lo segundo, y eso nos llevará a lo primero.

Traer a Trotsky y a Serge para analizar el estalinismo al modo de Centeno suena raro. Esos revolucionarios trataron de comprender el proceso político que llevó al estalinismo en función de las condiciones históricas de la revolución rusa. La degeneración estalinista fue una consecuencia. ¿Cuáles fueron las causas? De la escasez y los problemas que traía eran completamente conscientes, fue eso precisamente lo que marcó su modo de pensar, correcto o no. El insuficiente desarrollo de las fuerzas productivas de la Rusia de su tiempo era no sólo la razón de ser de la revolución sino el eje de su drama. El comunismo de guerra fue un recurso desesperado.

Los bolcheviques siempre pensaron su revolución, no aislada, sino como una avanzada de la revolución proletaria europea. El fracaso de esos intentos revolucionarios que fueron contemporáneos al primer tramo de la revolución rusa, fue lo que condicionó el proceso degenerativo de ésta. Pensar el estalinismo como una lluvia de sangre caída del cielo, es la superficialidad de que hablamos.

Vamos ahora los cubanos. Fue la primera verdadera revolución socialista de nuestro continente, y tampoco se pensó aislada. Tuvo muchos errores y limitaciones, sería tonto pasar que no, aunque algunos vean en Cuba solo lo maravilloso. Centeno ve lo horripilante.

No cabe duda que la revolución cubana cometió errores. El pionero mete la pata. Mete la pata porque es pionero, es pionero porque mete la pata. De la misma forma en que no podemos dejar de criticar los errores del pionero, no podemos dejar de agradecerle por ellos, porque los comete por todos nosotros.

Es absolutamente falso que la revolución cubana haya "nacido totalitaria" y esa afirmación, además, se da de patadas con lo que Centeno dice de la relativa autonomía del camino cubano; el error fue no ser mucho más autónoma. Si la Revolución Francesa nos dejó el Libertad, Igualdad, Fraternidad, la cubana agrega AUTONOMÍA. La solidaridad, la hermandad entre los pueblos, el internacionalismo. ¡Sí, todo precioso!

Pero preparate para arreglártelas solo.

El gran servicio que podrías prestarle al internacionalismo y la hermandad de los pueblos es demostrar que se puede caminar solo.

Romper la dependencia es romper la dependencia. Soberanía alimentaria. Soberanía energética. Soberanía tecnológica.

Cuba, asediada y agredida por el imperialismo, se pegó al poderoso amigo soviético. Esa fue su salvación y al mismo tiempo su tragedia. Si algo nos deja esta experiencia es lo que nos dice la jerga popular: "Amigos son los huevos".

Costase los sacrificios y los conflictos que costase, Cuba debió profundizar ese camino de independencia esbozado por el Che en Argel. Tal vez entonces no estuviese claro, hoy sí. Cuba debió haber iniciado ANTES su camino por la agricultura sustentable, la energía limpia, el desarrollo a escala humana. Los cuentapropistas no son problema mientras no sean curropropistas, pero para ello se necesita ofrecerles un camino no capitalista de colectivismo autogenerado. Ahora ya es tarde.

Ahora, en estas condiciones, la restauración del capitalismo en Cuba (o como se la llame, no importa mucho) es inevitable. ¿Y qué quiere decir eso de “ausencia de democracia” que nos trae Centeno desde México? ¿Democracia como la de México, serviría de algo?

La referencia al concepto marxista de acumulación capitalista originaria contiene dos errores. Marx lo usó para explicar la aparición del capital necesario para el arranque, que se consigue por mecanismos diferentes a la explotación salarial de la fuerza de trabajo con extracción de plusvalía. Cuba, colonia española y centro del comercio de esclavos hasta casi el final del siglo XIX es un caso ilustrativo del carácter salvaje de este proceso histórico.

Veamos qué pasó con Rusia y después volvemos a Cuba. Conscientes de que era necesario superar el retraso en el desarrollo de las fuerzas productivas para construir una sociedad socialista ,los bolcheviques discutieron la idea de una acumulación socialista originaria, a costa de la producción campesina. En eso no entraremos aquí. Lo que sí entra es que, para la restauración capitalista en la ex-URSS, o en China, eso HOY ya no es necesario. Centeno no comprende que la ironía de la historia es que ha sido el “SOCIALISMO REAL” el que aportó esa condición de acumulación previa. POR ESO es que tenemos capitalismo allí ahora.

Pero lo que tampoco comprende es que ese concepto no tiene nada que ver con la Cuba de hoy. La acumulación capitalista originaria fue necesaria para la aparición de las economías capitalistas centrales. Rusia y China, utilizando la acumulación previa están peleando un posible lugar central.

Pero ¿Cuba? ¿Alguien puede creerlo? Antes, la colonia acumulaba para la metrópolis. Luego, el capitalismo periférico para la potencia central. Ahora, la restauración capitalista es para hacer de ella nuevamente periferia. La disputa es si de EEUU, Alemania o China. No hay “acumulación originaria” porque el capital viene de afuera y la ganancia acumulada volverá allí. 
 
La resistencia del estado que Centeno llama "totalitario" a la formación de una burguesía dependiente (porque con una burguesía autónoma nadie sueña) es para negociar un papel de gestor local por parte de la burocracia, como pasaba con la URSS.

Cuba rompió su dependencia con EEUU, pero adquirió una nueva dependencia con la URSS, cierto que en condiciones muy diferentes y sacando ventaja de su condición, que incluía como contrapartida el peligro permanente de agresión yanqui. Al no romper con la ESTRUCTURA de la dependencia, pagó un enorme precio cuando el llamado “período especial”.

No era eso lo que querían, aunque no supieron evitarlo. Para romper la dependencia necesitaban expandir la revolución en el continente. Lo intentaron. La forma, que no resultó, puede y debe ser criticada. Pero no nos fijemos solamente en ellos. 
 
La soledad de Cuba NO ES porque haya colapsado la URSS, ni porque China sea capitalista. Es porque NOSOTROS en más de cincuenta años no hemos podido sumar otra revolución socialista en este continente. Nosotros es desde México a Uruguay.

Cuba iba con la arrogancia del pionero que siempre creerá que tiene toda la razón, siempre se sentirá mesías. El pionero tiene una sobredosis de autoconfianza y es su vicio, pero sin eso no sería pionero. No hay medidas ya definidas de audacia y de prudencia en lo que hay que poner; si hubiese, la palabra audacia no tendría significado, prudencia tampoco.

Entonces, lo del Che en Bolivia fue una locura, trasplantar una “semilla de guerrilla”. Los bolivianos podían hacer su propio camino basados en la lucha de masas, la experiencia de las milicias mineras, etc.
 
Bienvenido a nuestra revolución, compañero Ernesto. Llegas a los postres, ya la hicimos a la nuestra. Igualmente bienvenido”. 
 
Pero tampoco pasó eso, ni en Bolivia ni en otros lados

El mesías es una calamidad. ¿Por qué aparece? Porque los demás duermen la siesta.

Por supuesto, también nosotros lo intentamos, y también cometimos errores. Seguiremos haciéndolo. Pero lo que no va a volver a ocurrir es cometer de nuevo ESE error de querer trasplantar una guerrilla.

En las condiciones actuales, la restauración completa del capitalismo en Cuba es inevitable. Si la soledad de la Rusia bolchevique trajo su degeneración estalinista, la soledad de Cuba trae el lento apagar de la estrella solitaria. Ya no hay tiempo ni posibilidades de extender a tiempo otras revoluciones en el continente que lo eviten. 

Y si así fuese, tranquilos que no será lo mismo, serían revoluciones autónomas, no habría tanques cubanos aplastando revueltas populares “desviadas” en el continente, hay cosas horripilantes que no vuelven a pasar.

¿Y nosotros no somos horripilantes? La soledad de Cuba no es problema de Cuba, es problema, dolor y vergüenza de nosotros, desde México a Uruguay. Y no por Cuba sino por nosotros.

Más horripilante es, tal vez con sombrero trotskista y todo, hacer buena letra para el liberalismo burgués, evitar la autocrítica, no comprender el problema, y seguir cavando el pozo en el que estamos. 
-------------------------------------------------------------- 

[1] http://www.elbarrioantiguo.com/17928-2/
[2[ http://www.infoposta.com.ar/notas/9250/la-soledad-de-ra%C3%BAl-castro/
https://www.marxists.org/espanol/draper/1970.htm



Entradas más populares de este blog