Ante el consenso nacionalista y la irracionalidad militarista, los socialistas turcos condenamos la guerra de Erdogan contra Afrin.
>Sosyalist Demokrasi icin Yeniyol (*)


Después de semanas de preparación moral, presión diplomática y desinformación masiva, el estado turco finalmente atacó el enclave predominantemente kurdo de Afrin, ubicado en el noroeste de Siria. Jugando hábilmente en las divisiones entre Washington y Moscú, el presidente turco ha lanzado una importante operación militar que involucra ataques aéreos, despliegue de milicias islamistas e incursión de tropas turcas en territorio sirio, listas para la ofensiva.

Condenamos enérgicamente esta guerra, cínicamente llamada "rama de olivo", que no tendrá otra consecuencia que agravar las tensiones entre los pueblos turco, kurdo y árabe, para posponer cualquier esperanza de vida en común y cuyo objetivo final es, sin duda, la consolidación del régimen dictatorial
de Erdogan.
 
Para contrarrestar el proceso de autodeterminación en curso en el Kurdistán sirio, inaceptable para el régimen turco nacionalista islámico, Ankara desea, con esta ofensiva, establecer una "zona de seguridad" a treinta kilómetros de su frontera. Este proyecto de ocupación de la tierra siria se presenta como un baluarte contra la presencia de las fuerzas PYD, y su brazo armado, el YPG, en la lucha contra el Estado Islámico, en su frontera. Mientras disfruta del consentimiento de Rusia y enfrenta solo una débil reacción de Estados Unidos, el régimen de Erdogan, que busca una victoria en su política exterior, presenta esta operación militar como una ofensiva de "seguridad nacional" con una fuerte connotación antioccidental / antiimperialista.

A pesar de una extrema polarización entre los partidarios de Erdogan y sus oponentes, la retórica basada en la seguridad nacional, al reforzar las tendencias históricas militaristas y nacionalistas del país, ha logrado reunir a todos los lados de la sociedad turca, las diferentes sensibilidades políticas y diversas fracciones de la burguesía, detrás de los tambores de guerra. El principal partido de oposición, el CHP, un miembro republicano y secularista de la Internacional Socialista, como en cada punto de inflexión crítico, no perdió la oportunidad de ponerse del lado del AKP para anunciar su "apoyo total a la operación militar".

Al agregar el estado de guerra a un estado de emergencia ya represivo, el régimen de Erdogan alcanza hoy un nivel sin precedentes en la criminalización de cualquier oposición a la guerra. Mientras tanto, el HDP, un partido de izquierda del movimiento kurdo, tiene las manos totalmente atadas por la represión, varios periodistas y activistas pacifistas han sido arrestados en los primeros días de la operación, principalmente debido a los mensajes pacifistas publicados en las redes sociales. Artistas e intelectuales son excluidos por no haber apoyado la guerra. La menor crítica a la operación militar se identifica con el apoyo al terrorismo y la traición a la patria.

La lucha por la democracia en Turquía no puede dejar de ser una lucha contra el militarismo, "tanto en el exterior como en el interior", como lo expresó la figura histórica del antimilitarismo revolucionario, Karl Liebknecht. Esto es aún más cierto en una situación donde la inmunidad judicial para los civiles que se movilizan para "evitar" un supuesto  golpe de Estado y "cualquier otro evento como parte de su desarrollo", en resumen para defender al régimen, se legaliza mediante un decreto y donde la existencia de muchas formaciones paramilitares ya no es un secreto para nadie.

¿Se recurrirá una vez más a la guerra para salvar a Erdogan y reforzar su debilitada hegemonía como en 2015 cuando los resultados obtenidos por el HDP habían desestabilizado al régimen de Erdogan que decidió jugar la carta de la guerra? Esto depende de la capacidad de movilización y resistencia demostrada por los diversos componentes de la oposición democrática -con la izquierda radical a la cabeza- que aún no se han doblegado a la irracionalidad militarista y la ceguera nacionalista, es verdad, en condiciones represivas sin precedentes.

Sí, los activistas y activistas contra la guerra, en solidaridad con las demandas democráticas del pueblo kurdo, tienen razones para sentirse intimidados por la ola fascista nacionalista, pero las razones para continuar abogando por la paz son mucho más numerosas y mucho más humanas. Es por eso que nos negaremos a guardar silencio, a fallar en nuestro deber internacionalista, nos negaremos a someternos al régimen belicista, autocrático y corrupto de Erdogan.

- ¡No a la guerra en Afrin, retirada inmediata de las tropas militares turcas!
- Apoyar el derecho a la autodeterminación democrática del pueblo kurdo y todos los pueblos de Medio Oriente.
- No respaldar a las fuerzas imperialistas: ¡la liberación de los pueblos de Siria solo puede ser a través de su lucha común!
- ¡Larga vida al internacionalismo proletario, viva el antimilitarismo revolucionario!


---------------------------------------------------

* Nuevo Camino para la Democracia Socialista
Fuente: LINKS, Revista Internacional para la Renovación Socialista, http://links.org.au/turkish-socialists-condemn-erdogan-war-afrin
 

Entradas más populares de este blog