2018 llegó
>Boris Kagarlitsky

Celebrar el nuevo año es siempre un evento agradable, familiar. Por supuesto, podemos recordar los programas de propaganda de la época soviéticos, que cada año mostraban a sus espectadores calles de ciudades europeas y multitudes de personas comprando regalos, bajo el título "Infeliz Navidad". Ahora, esas escenas podrían haber sido filmadas en Rusia, cuando nuestras tiendas a parecen ser bastante occidentales, y las epidemias de shopping invaden a nuestros ciudadanos no menos que a los extranjeros, incluso en el contexto de malas noticias económicas y preocupaciones políticas.

Con la suerte que tenemos, el nuevo año comienza sabiendo que el declive de la industria, sin precedentes desde la primera ola de la crisis, es de un 3,4%. Al mismo tiempo las empresas implementan programas de ahorro, evitando contratar nuevos empleados, eliminando los antiguos o transfiriéndolos a condiciones menos favorables. El desempleo aumenta gradualmente, aunque no es tan agudo en nuestro país como lo es en EEUU o Europa occidental.

Aunque todo esto no debe agradarnos no parece una catástrofe. La segunda ola de la crisis está de alguna manera rezagada, y la tercera, muy probablemente, apenas está comenzando. Sin embargo, los funcionarios tienen motivos de preocupación. El  problema para el régimen hoy no es una crisis económica, sino política. Está creciendo, y rápidamente. Y no son solo las elecciones. La economía ya ha desempeñado su papel histórico, cambiando cualitativamente la situación, el equilibrio de intereses y de poder en la sociedad. Incluso si la gente aún no se han dado cuenta, es una realidad objetiva. En las nuevas condiciones, en ausencia de un exceso de recursos, la reproducción del orden actual se vuelve técnicamente imposible.

El hecho de que la popularidad de Navalny [político y bloguero opositor] ahora esté disminuyendo no significa nada. Recuerdo perfectamente bien a un tal Yeltsin, apresurándose por tomar al poder, y una o dos o tres veces todos juntos dijeron que todo había terminado para él, pero renació. Y no por sus acciones, sino porque la crisis entró en una nueva fase, porque todavía no había otra figura en la posición que fuese un retador serio. Y ahora, con cualquier fluctuación en la situación política, la calificación de Navalny aumentará automáticamente incluso sin su participación, incluso a pesar de sus errores y sus propias acciones. 


Fluctuaciones habrá, y serán serias. La sociología muestra claramente que una parte significativa de la población apoya pasivamente a las autoridades. Pero, por desgracia para ellas, hoy el énfasis debe colocarse no en la palabra "apoyo", sino en la palabra "pasivamente". El gobierno necesita algo completamente diferente. En este momento es de vital importancia para él que la gente realmente vote en marzo, y masivamente. En todo tipo de ciudades y pueblos están volando a pleno, se están tomando medidas para aumentar la participación a cualquier costo. Hay ferias, regalos, referendos locales absurdos ... Por desgracia, no funcionará. La sociedad estaba claramente dividida en dos partes. Una muestra completa apatía, la otra experimenta una irritación creciente. Los estratos masivos que las autoridades actuales pueden describir en cierta forma como sus partidarios son, de hecho, meramente apolíticos, indiferentes a todo, a excepción de las pequeñas necesidades cotidianas, que cada día los atormentan un poco más.

En esta situación, puede ser equivalente a una sentencia de muerte. La gente destruirá el poder, no por protestas, sino por indiferencia. 


La pregunta es cuándo la crisis política alcanzará su próximo pico, en primavera o en otoño. Predecirlo, en este momento es imposible, porque depende del desarrollo de la situación. Aunque, paradójicamente, un fuerte deterioro de la situación económica puede beneficiar a las autoridades. En ese caso, dentro de unos meses
nuevamente la gente  no estará acorde e la política, y el tema será pospuesto.

La paradoja de 2017 es que fue precisamente bajo las condiciones de la relativa estabilización de la crisis económica que la crisis política comenzó a crecer. Creció a medida que la gente en los diferentes niveles del sistema social comenzaron a comprender dos hechos: los cambios  son necesarios y la situación ya está madura; el gobierno actual hará todo lo posible para que nada cambie. Al menos para ellos.

Los círculos gobernantes, la burocracia misma, también comprenden la inevitabilidad y la necesidad del cambio. Pero diferentes grupos tratan esta pregunta de diferentes maneras. Los conflictos crecen, pero en un sistema donde no se permite una manifestación pública y los desacuerdos se ven como un socavamiento de la "estabilidad", la falta de unidad entre los líderes no conduce a una lucha abierta y honesta, sino al hecho de que cualquier decisión simplemente no se acepte. El país y el estado viven de la inercia, deslizándose silenciosamente sobre un plano inclinado.

En las caras de los burócratas, claramente hay algún tipo de fatalidad. Directamente el "sello de la muerte".

La campaña electoral del "candidato principal" va acompañada de difusión de amplias promesas sociales, pero todos saben que nadie los va a implementar. No existen las decisiones correspondientes, ni leyes, ni dinero asignado en el presupuesto para 2018. Sin embargo, lo más importante es atraer a la gente a los locales electorales, y allí la hierba no crece ...

La lista de las promesas no realizadas de Putin es bastante amplia, pero una cosa es prometer un impuesto al capital y no aplciarlo, y otra es prometer beneficios a las familias y luego no pagarlos. No se trata de lo que las medidas anunciadas por las autoridades para apoyar a las familias no se llevarán a la práctica, sino de que ni siquiera habrá medidas para hacerlo. Estas promesas solo muestran cuánto pánico hay en el poder, qué tan preparado está para recurrir a cualquier medio para resolver problemas a corto plazo sin pensar de las consecuencias. Y en la primavera [las elecciones presidenciales serán en marzo] la gente probablemente se enterará de que simplemente han sido engañados.

Los expertos liberales se quejan de la "sovietización" de la economía, lo que se transfiere a los usos militares. Los críticos del liberalismo están anclando sus esperanzas en medidas proteccionistas. Pero ni lo uno ni lo otro es realidad. La sovietización con esta estructura de poder y propiedad es imposible, porque es una sociedad completamente diferente, que vive según otras reglas. Y una economía militar con una distribución centralizada de recursos como en Alemania en 1914-18. ya no puede existir Para hacer esto necesitaríamos una estructura de gestión completamente diferente y una industria bien desarrollada y bien financiada, un transporte impecablemente activo y desarrollado, una disciplina ideal y no la corrupción del aparato gobernante. Detrás de los gritos de "sovietización" está oculto el espectro de una nueva redistribución de la propiedad, que se acerca inexorablemente.

En cuanto a las medidas proteccionistas, son completamente inútiles en una economía de materias primas con un mercado interno débil y una industria privada saqueada por inversores privados. Sin la transformación del estado en una locomotora del desarrollo, sin nacionalizaciones y sin un cambio brusco en la política social, nada sucederá.

Antes de llegar al colapso, cualquier poder muestra algunos gestos convulsivos en la dirección "correcta", pero esto es solo un síntoma de la crisis. Lo principal es que de hecho el obstáculo insuperable para la implementación de los planes expresados ​​por las autoridades, es el propio gobierno. El objetivo no puede ser construir 3 o 4 fábricas para facilitar el desarrollo neocolonial de nuestros recursos por parte de China. Es necesario crear docenas,cientos, de plantas de construcción de maquinaria, máquinas-herramientas, etc. plantas, para aumentar los esfuerzos en desarrollar la infraestructura de transporte 10 o 20 veces, para lanzar programas a gran escala en el campo de la ciencia y la educación. Además, no se trata sólo ni principalmente de la cantidad de dinero asignado, sino de cambiar radicalmente los principios de gobierno, derrotando a la elite burocrática actual, que se encuentra en una confrontación sistémica con las comunidades profesionales. Y las comunidades mismas necesitan una reorganización radical ...

Nada de eso pasará hasta hasta que ocurra un cambio de régimen. Pero cambiar el régimen en sí mismo no es de ninguna manera una garantía de un cambio para mejor. Es suficiente leer cuidadosamente el programa de Navalny para entenderlo: su éxito no salvará a la sociedad. La que debe despertar, y salvarse a sí misma.



Fuente: Rabkor, http://rabkor.ru/columns/editorial-columns/2018/01/31/newyear2018/

Entradas más populares de este blog