Las "guerras de la historia" tensan nuevamente las relaciones entre Ucrania y Polonia
>Daniel McLaughlin


Varsovia bloqueará el ingreso de ucranianos de  'posiciones extremadamente antipolacas'

Polonia y Ucrania se enfrentaron nuevamente en su segunda guerra mundial, un período de sangrientos y disputados eventos que amenaza con envenenar una alianza clave del Este contra una Rusia beligerante.

La revolución de Ucrania en 2014 y el posterior conflicto con Moscú, y el triunfo en las elecciones del  partido
populista Ley y Justicia en Polonia en 2015, despertaron el nacionalismo en ambos países y la recriminación sobre cómo tratan el sombrío legado de la década de 1940.

Varsovia acusa a Kiev de glorificar a los combatientes de extrema derecha que asesinaron a decenas de miles de polacos en lo que hoy es el oeste de Ucrania, y no evitar la profanación de los cementerios donde están enterradas las víctimas y los monumentos a su memoria.

Ucrania acepta que las milicias independentistas en tiempo de guerra cometieron atrocidades, pero rechaza la afirmación de Varsovia de que son genocidios y dice que Polonia no ha hecho nada para detener el vandalismo en los cementerios y monumentos conmemorativos ucranianos en su territorio.

Geopolítica

El ministro polaco de Relaciones Exteriores, Witold Waszczykowski, dijo que su gobierno "lanzaría procedimientos que no permitirán
venir a Polonia a las personas que tengan posiciones extremadamente antipolacas" .

"Somos conscientes de lo importante que es
Ucrania para nosotros  por razones geopolíticas", agregó.

"Pero los ucranianos, conscientes del significado de su país para nuestra seguridad, creen que los problemas que nos dividen, especialmente los históricos, deberían ser relegados al segundo o incluso tercer nivel en términos de importancia".

Waszczykowski no explicó cómo funcionarían los nuevos procedimientos, pero dijo que Polonia prohibiría "a las personas que visten uniformes de los uniformes Galitzia de las SS", en referencia a una unidad nazi formada en la región epónima [Galittzia de los Cárpatos, región que incluye el sureste de Polonia y el noroeste de Ucrania], que estaba compuesta principalmente por hombres locales.

'Como un bárbaro'


Jan Zaryn, un senador del partido gobernante de Polonia, fue más allá al decir: "Ucrania no quiere pertenecer a la civilización romana. Se está comportando como un bárbaro en cuestiones de memoria histórica ".

Volodymyr Viatrovych, director del instituto de memoria nacional de Kiev, dijo que en los últimos tres años cuatro monumentos polacos en Ucrania fueron destrozados y que todos fueron restaurados, mientras que las cruces en los cementerios ucranianos en Polonia fueron dañadas 14 veces y no reparadas.

"En general, esto me recuerda un poco a nuestro vecino del este [Rusia] que se ve a sí mismo como la tercera Roma [alusión a Moscú en la idea de ciudad heredera de destino imperial, Roma, Constantinopla y Moscú, de tiempos de Iván el Grande, siglo XV]. Me temo que algunos políticos ya han pensado en Polonia, la ven como la cuarta Roma ", dijo.

En medio de las críticas mutuas, funcionarios ucranianos y polacos han calificado los ataques a monumentos y cementerios como parte de los esfuerzos de Rusia para socavar sus relaciones.

>> Irish Times, 3 de noviembre de 2017

Fuente: New Cold War https://www.newcoldwar.org/history-wars-strain-ukraine-poland-relations/

Entradas más populares de este blog