La política revolucionaria de Blanqui 
"El estado es la gendarmería de los ricos contra los pobres"

 En esta entrevista, el historiador Doug Greene habla sobre Blanqui, su vida y política, y más. Su nuevo libro, El insurgente comunista: Política de la revolución de Blanqui, se publicará en días. [1]

 
1. ¿Qué te atrajo más de Louis August Blanqui? ¿Por qué decidiste escribir un libro sobre él?

 
Aunque tengo dos títulos en historia, mi interés en Blanqui no se desarrolló a partir de actividades académicas. De hecho, apenas estudié a Blanqui cuando estaba en la universidad. Sabía su nombre y una biografía aproximada, pero eso era todo. Por el contrario, mi interés en Blanqui se produjo después de una participación política activa durante el Movimiento
Occupy en 2011-2012. Aunque me consideraba comunista, nunca había estado realmente involucrado políticamente. De repente, estaba en el medio de Occupy Boston como un participante activo, como cineasta, periodista, orador, etc. Dado que este era mi primer acto real de acción política, tenía la esperanza de que Occupy iría mucho más allá políticamente y llevaría  adelante la Revolución. Me doy cuenta en retrospectiva de que eso fue ingenuo, pero no me arrepiento de esos sentimientos ni de actuar como revolucionario en ese momento, es mejor hacerlo que aceptar los límites de lo que la burguesía considera "posible".

 
Naturalmente, Occupy fracasó y el gran momento no llegó. Esto me dejó varias preguntas: ¿Este movimiento fue en vano? ¿Cómo actúas y vives como revolucionario en un momento no revolucionario? Para responder estas preguntas, me volví al campo que mejor conocía: la historia. Después de algunas búsquedas, descubrí la tradición revolucionaria francesa, particularmente Gracchus Babeuf. Babeuf fue el primer comunista moderno, activo durante la década de 1790 después del derrocamiento de Robespierre y la pleamar marea de la revolución, cuando la reacción se estaba asentando. 


Sin embargo, Babeuf sacó al comunismo del ámbito de la especulación y lo convirtió en un movimiento político que luchaba por poder. Como ahora sabemos, no había forma de que el movimiento de Babeuf ganara. Lo que me impresionó de Babeuf es que impulsó un evento todo lo lejos que pudo y empujó los límites de lo imposible. A pesar de su fracaso, logró mucho y dejó un gran legado para que futuros socialistas y comunistas continúen.

 
Después de escribir un largo ensayo sobre Babeuf [2], me di cuenta de que solo había tocado el comienzo de la tradición revolucionaria francesa y el siguiente paso lógico fue Louis-Auguste Blanqui. Blanqui fue el comunista más famoso y prominente de Francia durante el siglo XIX. Pasó décadas en prisión por organizar conspiraciones revolucionarias para crear una república socialista. Después de varios meses de investigación, comencé a escribir. Originalmente planeé escribir solo un ensayo sobre Blanqui, ya que pensé que no podría haber mucha historia sobre alguien que pasó la mitad de su vida en prisión. En el proceso de escribir este ensayo, sucedieron dos cosas. Uno: me di cuenta de que tenía mucho más material que un ensayo, sino que estaba escribiendo un libro. Lo segundo que sucedió es que me enamoré de Blanqui. Originalmente, lo descarté como un mero conspirador elitista. 


Blanqui tenía sus fallas y limitaciones, pero en lo bueno tuvo más de unas pocas cosas. Reconoció que no es cosa de apelar a la clase dominante, sino pelear contra ella. Para él, no había reconciliación entre los intereses de los oprimidos y los opresores. Aunque su camino elegido hacia el poder -un golpe de estado- era incorrecto, pensó seriamente en las estrategias y tácticas necesarias para que una insurrección conquistara el poder, algo que Lenin y Trotsky reconocieron en Blanqui. Y hay algo más sobre él: a pesar de cada derrota y encarcelamiento: nunca se dio por vencido, sino que se mantuvo valiente en su compromiso, dedicación y fidelidad al ideal comunista. Para mí, eso hizo que la historia de Blanqui fuera digna de ser contada..  

2. Cualesquiera que sean las críticas que planteemos sobre Blanqui, no se puede negar su perseverancia y su celo revolucionario. ¿Puedes contarnos un poco sobre sus encuentros con la ley y sus muchas veces en prisión?
Uno de los apodos de Blanqui es "L'Enfermé", que significa "el preso". Así que su existencia era prácticamente sinónimo de prisión. Desde 1830 hasta casi el final de su vida en 1881, Blanqui creó organizaciones clandestinas con la intención declarada de derrocar al estado francés existente. Esto naturalmente lo puso en conflicto directo con los poderes fácticos, que lo consideraban un enemigo. Para Blanqui, el sentimiento fue mutuo. Cuando los golpes de Blanqui fallaron, como siempre pasó, fue atrapado y encarcelado por insurrección armada y traición.
Hay una larga tradición en la izquierda republicana y revolucionaria francesa de dar vuelta el tablero. en las acusaciones que enfrentó Blanqui. Cuando fue llevado a juicio en 1832, utilizó esa instancia como tribuna para declarar la guerra a la clase dominante en nombre del proletariado. Tal como dijo: "Me acusan de haberles dicho a treinta millones de franceses, proletarios como yo, que tenían derecho a vivir. Si eso es un crimen, entonces me parece al menos que solo debería responder a aquellos que no son parte de la cuestión misma por la me que están juzgando ".

Su estadía en prisión es más o menos lo que podríamos esperar. Las cárceles francesas en el siglo diecinueve tenían terribles condiciones. Su salud se quebró varias veces. Se organizó junto con los presos, y tenía familiares en el exterior que ayudaron contrabandeando información o herramientas para escapar.


Quizás la historia más conmovedora, para mí, ocurrió en 1844, después de que Blanqui pasó varios años en la famosa prisión de Mont-Saint-Michel, y estuvo cerca de morir. La monarquía orleanista temía que la muerte de uno de sus oponentes más expresivos creara un mártir, por lo que, para evitarlo, Blanqui fue indultado. Sin embargo, Blanqui rechazó el indulto y dijo que prefería la solidaridad de sus iguales. Se le concedió otro indulto y recuperó su salud pero permaneció bajo vigilancia policial hasta 1848. Creo que lo notable de esta historia es que muestra el tipo de hombre que era. Se negó
hasta el final a abandonar sus principios revolucionarios . No es accidental que Marx dijera que Blanqui era "el cerebro y la inspiración del partido proletario en Francia".

 
3. El término "blanquismo" se usa con frecuencia como un epíteto que significa "extremista" o "putchista", en el sentido de derrocamiento de un régimen por una pequeña minoría de personas. ¿Qué tan justos son estos juicios sobre Blanqui?


Son en gran parte verdad. Sin entrar en detalles, Blanqui vio el ideal de la organización revolucionaria representada por una organización jerárquica compuesta de cuadros entrenados y dedicados, listos para atacar el día señalado. Heredó esta concepción de otros grupos clandestinos antiborbónicos
y republicanos como los Carbonari. Blanqui perfeccionó este modo de organización a lo largo de su larga carrera.

Sin embargo, creo que es importante hacer otra pregunta: ¿Cuál sería para él la alternativa? Es cierto que Blanqui no organizó partidos proletarios masivos o democráticos como los de los marxistas franceses posteriores. La simple razón es que la clase trabajadora todavía estaba en embrión en Francia y ese tipo de organizaciones comenzaron a formarse al final de su vida.


Blanqui vivió bajo diferentes monarquías o dictaduras que no toleraron ninguna forma de disidencia, y protegían los intereses de los aristócratas. Si bien participó en una agitación abierta, fue breve y fue arrestado. Cuando Blanqui dijo "El estado es la gendarmería de los ricos contra los pobres", no estaba exagerando. La agitación abierta para la reforma, ​​mucho más por una república socialista, lo conduciría a largos períodos de prisión si no lo ejecutaban. Si Blanqui quería ser un activista político, tenía que actuar bajo tierra, apenas para garantizar la supervivencia de la organización. Blanqui no estableció vínculos abiertos con la gente, porque de hacerlo podría haber comprometido fatalmente el movimiento al permitir que la policía identificara y acorralara a los revolucionarios. En su concepto, era mejor que los revolucionarios permanecieran ocultos hasta que llegara el día del golpe.


Blanqui no vivió en una era con libertades democráticas limitadas. No vio una república en Francia hasta que tenía 43 años. En 1848, Blanqui usó la libertad ofrecida por la Segunda y la Tercera República para formar organizaciones democráticas, celebrar reuniones abiertas, imprimir periódicos, presentar candidatos, etc. Sin embargo, Blanqui no olvidó que incluso una república, a menos que fuera controlada por los trabajadores, sirve solo a la burguesía, y todas las libertades ganadas permanecen bajo amenaza. En 1848, advirtió al pueblo sobre la amenaza de la contrarrevolución. Resultó que tenía razón al respecto, teniendo en cuenta que los trabajadores de París fueron masacrados durante los infames Días de Junio ​​[3] y el posterior ascenso de Luis Napoleón y el Segundo Imperio.


4. A veces, Blanqui es referido como un maestro de tácticas, pero no como 'estratega'. ¿Estarías de acuerdo en esto?

En las primeras palabras de sentido común: una mirada más de cerca al blanquismo, discutí mucho acerca de los méritos de la estrategia y las tácticas militares de Blanqui. Diré que Blanqui era un experto en peleas callejeras: sabía la importancia de estudiar el terreno de la batalla; cómo y dónde colocar las barricadas; y cómo organizar a la gente. Dio instrucciones detalladas sobre la construcción de barricadas y sabía la importancia de tomar instalaciones estratégicas clave e incluso establecer un nuevo gobierno revolucionario provisional. Todas las tácticas de Blanqui fueron estudiadas de cerca por revolucionarios, como Connolly [4], Lenin y Trotsky.


Sin embargo, Blanqui no era muy hábil en estrategia y teoría. Blanqui creía que el éxito de los revolucionarios dependía únicamente del desarrollo perfecto de una organización conspirativa. Por lo tanto, fue en gran medida una cuestión técnica para Blanqui. No tenía ninguna teoría, como el marxismo, para proporcionar un estudio detallado de los factores objetivos necesarios para el éxito revolucionario o para identificar a los aliados, planificar el plan y decidir cuándo las condiciones habían madurado para la revolución. Su conspiración fue separada de la clase trabajadora por su mismo diseño, por lo que no tenían ningún papel que desempeñar en su propia liberación.


Básicamente, en todo lo que Blanqui se equivocó; Lenin, Trotsky y los bolcheviques acertaron. Tenían un partido revolucionario que defendía las demandas de los trabajadores y campesinos para ganar una mayoría para el socialismo. Los bolcheviques utilizaron la teoría marxista para comprender las condiciones objetivas y, cuándo llegó el mejor momento, para tomar el poder. No diré mucho más sobre la supuesta conexión entre blanquismo y leninismo, excepto para decir que lo he escrito en otra parte, que si la revolución bolchevique fuera en realidad blanquista, habría fracasado.


5. ¿Cuáles son las diferencias clave entre el marxismo y el blanquismo?


Antes de responder, quiero mencionar brevemente algunas de las similitudes entre los dos. Tanto el blanquismo como el marxismo son productos de la Ilustración y se esfuerzan por cumplir las promesas de la Revolución Francesa. Aunque, Blanqui era más un racionalista del siglo XVIII influenciado por Holbach y Diderot, mientras que la filosofía del marxismo derivaba de Hegel y su dialéctica. Tanto el marxismo como el blanquismo se comprometieron con la liberación de la clase obrera, la toma revolucionaria del poder y la creación de una sociedad comunista.


Sin repetir los puntos anteriores sobre las diferencias entre el marxismo y el blanquismo, solo les diré la diferencia más importante entre los dos. Para Blanqui, la liberación proviene de una pequeña conspiración de élite que actúa en lugar de la clase trabajadora. Por el contrario, la política marxista se centra en la autoemancipación de la clase trabajadora. Los marxistas creen que la liberación de los trabajadores no proviene de salvadores, ya sean reformadores benevolentes o conspiradores virtuosos. Mientras que Blanqui consideraba que una dictadura revolucionaria estaba gobernada por una conspiración porque la gente era demasiado ignorante para gobernar en su propio beneficio, para los marxistas la dictadura del proletariado es el gobierno de los trabajadores como una clase, o democracia para la gran mayoría. En el blanquismo, no había lugar para la autoemancipación de la clase obrera, mientras que la política marxista es inconcebible sin ella.

 
6. ¿Quién dirías hoy de heredar el legado político de Blanqui?


Esta es una pregunta interesante porque no hay un movimiento blanquista organizado en ninguna parte del mundo de hoy. El blanquismo en Francia duró apenas diez años después de la muerte de Blanqui. Para 1900, el segundo marxismo internacional estaba en ascenso y el blanquismo como una fuerza organizada se extinguió.


Sin embargo, el "blanquismo" como insulto a los revolucionarios extremistas "ultraizquierdistas" permanece. La persona responsable en gran medida de esto fue el socialista revisionista alemán, Eduard Bernstein. En su "Socialismo Evolutivo" (1899), 


Bernstein quería "actualizar" y "revisar" el marxismo para purgarlo de todos los elementos revolucionarios a fin de convertirlo en una teoría reformista. Creía que los jóvenes Marx y Engels, particularmente en el "Manifiesto Comunista", habían sido infectados por el "blanquismo". Como dijo Bernstein: "En Alemania, Marx y Engels, trabajando sobre la base de la dialéctica hegeliana radical, llegaron a un doctrina muy similar al blanquismo ". 

Eso no fue un accidente, ya que la dialéctica hegeliana, como reconoció Marx, era revolucionaria (aunque no blanquista). Bernstein estaba usando el "blanquismo" como un sustituto para condenar cualquier defensa de la revolución socialista. Más tarde, los Partidos Comunistas siguieron a Bernstein, usando el peyorativo de "blanquista" para atacar a los críticos a su izquierda, que se atrevieron a ser revolucionarios.

Trotsky lo expresó mejor cuando dijo: "Los revisionistas etiquetan el contenido revolucionario del marxismo con la palabra blanquismo, más fácilmente para permitirles luchar contra el marxismo". Lo que los críticos de izquierda de Blanqui odian no es su vicio, sino su virtudes: valentía revolucionaria, fidelidad intransigente al comunismo y pensar seriamente sobre cómo ganar. Los verdaderos herederos del legado político de Blanqui son las diferentes corrientes de comunistas y revolucionarios en todo el mundo, ya sean los bolcheviques, la Liga Espartaquista de Rosa Luxemburgo, el Ejército Ciudadano de James Connolly, el Che Guevara, el Partido Revolucionario Popular de Etiopía o los feroces militantes actuales. fiel a su espíritu.


------------------------------------------------------------------------------
Generalmente no se recuerda que es Blanqui el autor de la frase:
Ni dieu ni maître (ni dios ni amo),

Notas:

[1] Por ahora solo tenemos el anuncio de la publicación:
https://www.haymarketbooks.org/books/697-specters-of-communism
[2] Un resumen de ese ensayo, acá:
https://n0estandificil.blogspot.com.uy/2017/09/voviendo-babeuf-enaa-greene-graco.html
[3] Represión de "escarmiento" luego de derrotada la Comuna de París.
Ver: La guerra civil en Francia, Karl Marx
https://www.marxists.org/espanol/m-e/1870s/gcfran/guer.htm
[4] James Connolly, dirigente obrero socialista internacionalista que participó en el "levantamiento de Pascua" independentista en Irlanda 1916, y fue uno de los fusilados
 

Entradas más populares de este blog