La Liga contra el Imperialismo (1927-37): un primer intento de unidad anticolonial mundial
>John Riddell


La Liga Contra el Imperialismo fue fundada en Bruselas en 1927 con el objetivo de forjar la unidad entre los pueblos y los trabajadores colonizados en los países colonizadores. Iniciado por un ala de la Internacional Comunista, fue el primer intento de estructurar la unidad anticolonial. Esta breve presentación se centrará en sus orígenes y las causas de su declive. [Este texto es una exposición del autor nen una conferencia el 20 de mayo 2018, en Montreal,entre un centenar de panelistas y más de 1500 participantes: "La gran transición: La preparación de una era mundial más allá del capitalismo". Formó parte de un panel, "El amanecer de nuestra liberación", que ncluyó charlas de Aziz Fall, Ameth Lô y Daria Dyakonova
].

En los primeros años del siglo XX tuvo lugar una primera ola de levantamientos antiimperialistas (China, Irán, México), pero estos eventos no evocaron expresiones significativas de solidaridad en Europa. La situación había cambiado, sin embargo, por el impacto de la Primera Guerra Mundial y la revolución rusa de 1917. En particular, el nuevo gobierno soviético de Rusia se alineó por la liberación de los pueblos sometidos o regidos por opresión colonial indirecto, que afectaba a la casi totalidad de Asia y África. De hecho, el levantamiento ruso fue, en parte, la rebelión de los pueblos asiáticos oprimidos por el zarismo.

La proclamación del gobierno soviético en 1917 del derecho de los pueblos a la autodeterminación tuvo un inmenso impacto global. La autodeterminación también fue un principio rector de la Internacional Comunista (Comintern) desde su fundación en 1919. Al año siguiente se hizo el Primer Congreso de los Pueblos del Este en Bakú, Azerbaiyán. Al Congreso de Bakú en 1920 asistieron los delegados de varios países de Asia Central y Medio Oriente, y se adoptó la orientación de lucha anticolonial. En 1922, se realizó una conferencia similar para delegados del Lejano Oriente.


En 1925, un recrudecimiento revolucionario en China encontró expresión tanto en huelgas de masas como en una amplia movilización estudiantil. Cuando estas dos fuerzas se unieron en Shanghai, sufrieron un ataque sangriento por parte del ejército británico, que cobró 52 víctimas mortales en China. La Internacional de Socorro Rojo, fundada por la Comintern en 1922, lanzó una vigorosa protesta por parte del comunista Willi Münzenberg:, a los comunistas que todavía no eran plenamente conscientes del
tema: "Si tan preocupado estabas por el Tratado de Versalles, ¿te gustaría ser tratado así?"

'¡Manos fuera de China!'


La Internacional de Socorro Rojo fundó la Liga contra el colonialismo, con sede en Berlín, para recaudar ayuda fondos para los trabajadores de China. La Liga recolectó donaciones, fijando una cantidad mínima igual al precio de seis cigarrillos Una conferencia en Berlín reunió a más de 1,000 participantes para exigir "¡Manos fuera de China!"


"Queremos formar una Santa Alianza, nosotros, los desvalidos blancos, amarillos, negros y de diferentes colores ... para la liberación de todos los que sufren",
declaró Münzenberg. 


Los socialistas chinos se dirigieron a las reuniones de rabajadores en Alemania, mientras que en Beijing, en una manifestación de 100.000 trabajadores chinos, saludaron a un orador socialista europeo con apasionado entusiasmo. Gracias al trabajo de la Internacional de Socorro Rojo los trabajadores de Europa y el Tercer Mundo se unieron por primera vez en oposición al colonialismo.


Uniendo a rebeldes en Siria y Marruecos, Socorro Rojo montó una campaña masiva para denunciar las matanzas francesas en Siria, donde 10.000 árabes fueron asesinados durante el bombardeo francés de Damasco. Se formó un comité amplio e independiente para organizar la solidaridad con Siria.

Ayuda material


La solidaridad encontró expresión no solo en palabras sino en términos prácticos. Los partidos comunistas en Francia y España alentaron a los soldados en los ejércitos coloniales de sus países a fraternizar con los rebeldes, y ocurrieron varios incidentes. Un desertor de la Legión extranjera francesa, por ejemplo, se convirtió en oficial y estratega del ejército rebelde marroquí. Hubo motines en la armada francesa, y 1.500 marineros se enfrentaron a los tribunales marciales. Mientras tanto, 165 comunistas franceses fueron encarcelados por su actividad antibélica. Durante este tiempo, la Segunda Internacional, compuesta por socialistas reformistas, se abstuvo mayoritariamente de la solidaridad anticolonial. La iniciativa de Socorro Rojo, por el contrario, se había convertido en una fuerza genuina en la vida política de las potencias coloniales.


Pero estas campañas seguían separadas y espaciadas. ¿Cómo podrían unirse en un esfuerzo unificado y continuo? En un congreso en Bélica el 10 de febrero de 1927 con 74 delegados representando 134 organizaciones en 34 países, el célebre físico Albert Einstein, presidente honorario, expresó la esperanza de que "a través de este congreso, los esfuerzos de los oprimidos por lograr la independencia, tomarán forma tangible". 


Entre los delegados, además de los líderes socialistas revolucionarios de muchos continentes, estuvo una serie de sindicatos prominentes de Europa, conocidos líderes del ala izquierda de la Segunda Internacional y representantes de los partidos burgueses influyentes en las colonias, tales como el Kuomintang en China, el Sarekat Islam en las Indias Orientales Holandesas (ahora Indonesia), Jawaharlal Nehru del Congreso Nacional Indio; y Raúl Haya de la Torre del APRA en Perú.


Durante seis días de debate, se escucharon 16 informes sobre tareas en diferentes regiones geográficas y aspectos estratégicos de la lucha antiimperialista. La segunda sesión propuso la fundación de la Liga contra el Imperialismo y la Opresión Nacional, que era una alianza independiente de países de todo el mundo.


El historiador alemán Kasper Brasken ha resumido el mensaje del Congreso en estos términos: "Dondequiera que en el planeta hay proletarios que vivan en la miseria, esto será una causa para  la solidaridad internacional los trabajadores, la creación de una comunidad transnacional de los trabajadores en una escala global ". 


La creación de la Liga inspiró entusiasmo más allá de las expectativas más optimistas de sus fundadores. El historiador Frederick Petersson nos dice que el Congreso transmitió "la sensación de un vínculo espiritual y las expresiones de alegría colectiva", un estado de ánimo de "auto-sacrificio y la euforia" que más tarde, sin embargo, degeneró en  "resignación y abatimiento".


Causas de la declinación


A pesar del impulso inicial de la Liga, las esperanzas de sus fundadores comunistas y sus simpatizantes, no se convirtieron en realidad.  En lugar de narrar este desafortunado declive, me centraré en sus causas, y aquí veo tres factores básicos.


1. La Liga no era para el Komintern desde 1921 un verdadero frente unido. Cierto, afirmaba ser autónomo e independiente, y el Comité Ejecutivo de la Komintern ser un participante neutral entre los movimientos anticoloniales y la Internacional Comunista. Pero en realidad la Liga estaba administrada por el aparato de la Internacional Comunista, oculto detrás del escenario. Esta contradicción fue percibida por los líderes de la Segunda Internacional, quienes solían forzar a todos sus adherentes en la Liga a renunciar.


2. El frente único que Lenin propuso ante la Comintern sería una alianza con las fuerzas revolucionarias nacionalistas. Tomemos un ejemplo más reciente para comprenderlo: el movimiento insurreccional en Cuba, liderado por Fidel Castro en la década de 1950, que con el tiempo se convirtió en una fusión de las fuerzas nacional-revolucionarias y socialistas. Al contrario de eso, los movimientos vinculados con la Liga que he mencionado anteriormente: Kuomintang, el Congreso de la India, y Sarekat Islam,  donde estaban los comunistas de la época, eran dominados por movimientos reformistas burgueses Sus representantes se retiraron rápidamente de la Liga, y el Komindang lanzó una contrarrevolución asesina contra los trabajadores chinos. 

3. Un año después de la fundación de la Liga, las políticas de la Internacional Comunista sufrieron un cambio relacionado con el inicio de lo que los comunistas llamaron el Tercer Período. A pesar de todas las pruebas en sentido contrario, el Sexto Congreso del Comintern en 1928 proclamó que el mundo había entrado en un período de levantamientos revolucionarios globales, y se vuelca al planteo de que era malo formar frentes unidos con las organizaciones no revolucionarios. La Comintern fue tan lejos como señalar a los socialdemócratas como representantes de una nueva forma de fascismo. El historiador francés Pierre Broué ha comentado que esta política era "una garantía absoluta de la derrota", en referencia al triunfo de Hitler en Alemania en 1933. Willi Münzenberg se opuso a este giro ultraizquierdista. Teniendo en cuenta esta nueva política, Broué dice que las políticas de la Liga fueron "condenadas a la derrota" y, por otra parte, que "todos sus logros se hicieron añicos por la brusquedad del giro y el uso abusivo de ultimátums." Todos los grupos no comunistas de cualquier importancia dentro de la Liga renunciaron o fueron expulsados.

Después de obtener el poder en 1933, los nazis cerraron la sede de la Liga en Berlín e interrumpieron sus operaciones. Munzenberg se retiró de la Liga ese mismo año. El Komintern llevó a cabo otra brusca reversión de la política en 1935, y la Liga se disolvió formalmente dos años después. Posteriormente, la Internacional trabajó para unas fuerzas burguesas supuestamente progresistas en los países imperialistas. El Comintern se disolvió en 1943.


El legado de la Liga


En balance, el legado de la Liga es, por lo tanto, mixto. Es una expresión influyente del espíritu antiimperialista y anticolonial de la revolución rusa. Las dificultades que encontró en la era estalinista, fueron cuando la política de la Internacional Comunista llegó a reflejar las exigencias cambiantes del estado soviético burocratizado y estalinizado.


Pero ese no es el final de nuestra historia. Durante y después de la Segunda Guerra Mundial, varios países de Asia se liberaron de la dominación colonial. Este vuelco tuvo lugar a lo largo de dos caminos diferentes. En varios países, como India e Indonesia, el movimiento de independencia fue liderado por las fuerzas burguesas, y el estado independiente era de carácter capitalista. En China, Vietnam y Corea, en cambio, la lucha fue liderada por los partidos comunistas que formaban parte del Komintern, y la revolución terminó en la abolición del dominio capitalista.


En la histórica conferencia en Bandung, Indonesia, asistieron delegaciones de 29 países descolonizados de Asia y África, cuyos pueblos constituían la mayoría absoluta de la humanidad. La resolución adoptada en Bandung propuso la neutralidad en la Guerra Fría y la eliminación rápida de todas las colonias aún existentes. En sus palabras de clausura en la conferencia, el presidente Sukarno de Indonesia se refirió al Congreso de Bruselas de 1926, como la inspiración y los sacrificios de una alianza formada en aquel momento, y  afirmando que ha sido posible "que ahora que somos libres, soberanos e independientes ... no necesitamos ir a otros continentes para hacer una conferencia". 


La conferencia de Bandung dio a luz a un grupo de países del Sur Global, el Movimiento de Países No Alineados, que tuvo presencias modestas pero positivas. Pero para ver un auténtico reflejo de la Liga contra el imperialismo, hay que volcar la mirda, como mi co-panelista Ameth Lô ha sugerido, a las iniciativas de la Cuba revolucionaria, tales como su participación en la lucha contra el apartheid, y a su más reciente participación africana, o en ALBA, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.


Casi cien años después de la fundación de la Liga contra el Imperialismo, su espíritu liberador para encontrar expresión en nuevos contextos y nuevas formas.


Nota sobre las fuentes

Las principales fuentes para esta charla incluyen:
- Adi, Hakim, Panafricanismo y Comunismo: La Internacional Comunista, África y la Diáspora, 1919-1939, Trenton: Africa World Press, 2013.
- Brasken, Kasper, Alivio Internacional de los Trabajadores, el comunismo y transnacional solidaridad: Willi Münzenberg en la Alemania de Weimar, Basingstoke: Palgrave Macmillan, 2015.
- Broué, Pierre, Histoire de l'Internationale communiste 1919-1943.
- Gross, Babette, Willi Münzenberg: A Political Biography, Lansing, Michigan: Michigan State University Press, 1974.
- Internacional Comunista, El Primer Congreso de los Pueblos 


Fuente: Links, Revista Internacional para la Renovación del Socialismo, 
links.org.au/league-against-imperialism-global-anti-colonial-unity

Entradas más populares de este blog