Arabesco de la protesta iraní
>Efanova Polina


La transferencia del poder hacia las fuerzas postautoritarias, resultado del referéndum y las primeras elecciones democráticas en el Irán posrevolucionario, condujo a la democratización del país que alcanza una etapa cualitativamente nueva de desarrollo. Por esta razón, enfrenta problemas completamente nuevos. La grave estratificación de clase de la sociedad como resultado de la corrupción, había sido la razón de las demandas que se expresaron otra vez, durante la revolución de 1979. Hoy, los iraníes piden un cambio de pode. Además de los reclamos al gobierno y al estado en general, los manifestantes no están satisfechos debido al aumento en los precios de alimentos, petróleo, anuncios sobre la eliminación de las ayudas a los más pobres, la bancarrota, la costosa política exterior, e incluso acciones del alto clero islámico. Una paleta tan amplia de consignas como la "heterogeneidad" de los manifestantes. La ausencia de un líder definido sólo confirma la idea de que, de esta manera, el intento de cambiar al país no tendrá éxito.

Al evaluar las protestas que comenzaron a fines del año pasado, es correcto decir que hay diferencias y semejanzas con las manifestaciones de 2009 desencadenadas por el "fraude electoral" y también con la revolución de 1979. Ahora y en 2009, los líderes lograron neutralizar y limitar las protestas después de las elecciones, y en el pico de las sanciones, lo que evitó un cambio brusco en el acontecer de Irán. Por el momento, la situación ya es menos aguda tanto en términos del espectro de protestas, como del mapa de los "focos". También una de las diferencias es que las personas que viven en áreas rurales, que siempre han sido consideradas como un apoyo confiable para el poder, engrosan la mayoría de las acciones de protesta. Otra diferencia es la difusión de las redes sociales e Internet  entre los iraníes
en general. Según las estimaciones más conservadoras de los analistas, alrededor del 48% de la población tiene acceso a la red, lo que es mucho más alto que en 2009 y eso sólo ya estimula los disturbios. Por esta razón, las autoridades decidieron bloquear los servicios sociales populares y redes, lo que confirma el espíritu y la naturaleza autoritaria del poder. El 14 de enero en los medios de comunicación hubo mensajes sobre el desbloqueo de mensajeros instantáneos. Otro hecho importante es que además de los destacamentos Basij Islámico de la Guardia Revolucionarij, las autoridades también cuentan con un recurso Hezbolá, que el gobierno iraní ha estado entrenando durante los últimos años. A pesar del hecho de que los residentes de Teherán también tomaron las calles, la capital del país no es hoy el centro de las protestas, como lo fue durante el llamado Movimiento Verde en 2009. Por supuesto, una escala como la de fines de los 70 del siglo XX, aún no se ha logrado.

A pesar de que en la capital del país, Teherán, la policía usó gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes en la plaza central de Engelab, y dos manifestantes en Dorud, una ciudad en el oeste de Irán, recibieron heridas de bala, según una video en las redes verificado por el Servicio persa de la BBC, el presidente Ruhani todavía considera las protestas como "una oportunidad, no una amenaza". El jefe de Estado dijo
también que cree que los ciudadanos tienen derecho a expresar su descontento, mientras que las autoridades del país deben prestar atención a los reclamos de las personas con respecto al nivel de vida y la corrupción.

¿Puede haber otra forma correcta de resolver este conflicto con el poder que hace 40 años llegó de manera revolucionaria? Difícilmente pueda olvidarse que el comienzo de esa revolución se dio el día en que la primera gran demostración antigubernamental en Qom fue reprimida con una crueldad irracional. teniendo esa gran experiencia en política y tras años de control directo sobre el país después de un golpe de Estado, el líder espiritual del mismo obviamente encontrará el camino correcto para salir del conflicto.

La reacción de la comunidad mundial no tardó mucho tiempo. Los líderes de los principales estados, incluidos Estados Unidos, los miembros de la UE, Israel y organizaciones internacionales de derechos humanos, ya condenaron las acciones brutales de las autoridades iraníes en la lucha contra la oposición, pero Siria y Rusia también expresaron su opinión en apoyo de los líderes del país. Las primeras declaraciones de Estados Unidos no solo provocaron una amplia respuesta pública, sino que llevaron a la queja de Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU sobre "interferencia en los asuntos de Teherán", otro de los temas de la Organización ante al problema iraní: Estados Unidos tiene la intención de convocar a una reunión especial del Consejo debido a la situación en la República Islámica. Haley, representante permanente de Estados Unidos ante Naciones Unidas, dijo que en Irán "las libertades proclamadas en la Carta de las Naciones Unidas son atacadas", mientras que los ellos tratan de "ayudar a que la voz del pueblo iraní suene más fuerte". Según Nikki Haley, las manifestaciones son espontáneas y reflejan la posición integral de las personas en el país, y por supuesto, niega incluso la más mínima interferencia del exterior. Ese apoyo es muy lógico, porque crea condiciones para erosionar el papel de Irán en el Medio Oriente que sigue siendo una prioridad tanto para los Estados como para Israel y Arabia Saudita. Uno de los pocos aliados de Irán en este tema es Rusia, por lo que la cuestión de la estabilidad en Irán es equivalente a la estabilidad en la región en su conjunto, y en Siria en particular, y al mantenimiento de su influencia en esta zona. Por este motivo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia informó sobre el compromiso con la aplicación rigurosa del Plan de Acción Integral Conjunto [1] por ambos lados, junto con el Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Guterres. Mientras, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump dijo que los Estados Unidos se retirarían del Plan de Acción Integral Conjunto si los aliados europeos no cambian los términos del acuerdo. Sorprendente, pero muy lógico también, es el hecho de que los miembros de la UE, antiguos socios de los EEUU creen que el acuerdo debe ser respaldado. Los resultados de las evaluaciones periódicas de la AIEA [Asociación Internacional de Energía Atómica] demuestran una vez más la firmeza de Khasan Ruhani en el cumplimiento del trato.

A su vez, el líder supremo iraní en su discurso acusó a los "enemigos externos de la República Islámica" de incitar protestas y perturbar la situación en el país.

Cabe señalar que las redes sociales se convirtieron en uno de los canales de agitación, y se bloquearon inmediatamente después del inicio de las acciones antigubernamentales. A pesar de la eliminación de uno de los principales canales de agitación y las llamadas del presidente Hassan Ruhani para mantener la calma, los manifestantes no se limitaron a tomar las calles en varias ciudades del país. El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica también respondió inmediatamente a lo que está sucediend diciendo que se tomarán "las medidas más estrictas, que se levantarán llegado el caso". Rouhani instó a los manifestantes a no recurrir a la violencia, pero apoyó su derecho a protestar. Además, no olvidemos que su masa crítica incluye actualmente a representantes de los pueblos árabes, kurdos, azerbaiyanos, además de los iraníes, cuyos parientes están en algún caso excepcional estudiado o viven hoy en los Estados Unidos, lo que, por supuesto, deja su huella en el desarrollo de este conflicto

Si el problema radica en patrocinar a Hezbollah [2] en detrimento del desarrollo de la vida social de los iraníes, si las tendencias realistas tienen la culpa y eso apenas habla del deseo de los iraníes de volver al tiempo de la monarquía, o si el principal problema es la intervención extranjera, no está claro. Solo hay un resultado en este momento: alrededor de 21 personas murieron, incluido un policía, y más de 1000 fueron arrestadas. Algunos pueden enfrentar la pena de muerte por cargos de "enemistad con Dios". Es curioso que sea imposible determinar con certeza si el radicalismo religioso de las fuerzas progubernamentales
es más fuerte o lo son  los manifestantes, ya que incluso estos últimos usan categorías tomadas de la llamada teoría chiita del desarrollo democrático.

No es ningún secreto que la economía iraní ha estado en una profunda crisis durante varias décadas. Con el advenimiento de Ruhani y la firma del "tratado nuclear", la gente tenía una esperanza de cambio, pero la introducción de nuevas sanciones y una nueva tensión entre los Estados e Irán después de las elecciones estadounidenses de 2016 no permitieron a la economía concretar los cambios deseados en este momento. El muy radical Trump y su administración sobre el tema de la cancelación de armas nucleares, ratificado en 2015 por Obama [3], no recibió apoyo ni siquiera de los aliados históricos de los Estados Unidos; sus acciones fueron hostiles para casi todo el mundo, excepto Israel y Arabia Saudita. La política agresiva de la Casa Blanca tiene un impacto significativo en la política mundial, y sus acciones afectan fuertemente la situación económica en el mundo islámico. Pero, ¿cuánto tiempo se mantendrá ese equilibrio de fuerzas políticas en el escenario mundial y cuánto tiempo podrá el presidente de Estados Unidos ser capaz de soportar la paciencia de sus colegas del Este? Después de todo, no debemos olvidar que el mundo se está desarrollando y que un nuevo jugador puede aparecer en la arena mundial mañana, capaz de tener independencia del dólar por ejemplo, para cuestionar el liderazgo global de los EEUU.

El estudio de la política iraní indica que el gobierno de este país tiene que pasar por un camino espinoso para resolver problemas socioeconómicos y políticos y satisfacer las necesidades de su población. Estos incluyen, entre otras cosas, la necesidad de abordar la cuestión del desempleo, que ya se ha descontrolado, los problemas de la igualdad de género, la transparencia del sistema y la corrupción, incluso los problemas de contaminación ambiental. La forma "correcta" de resolver estos problemas claramente no es un cambio en el sistema estatal, sino una reforma gradual del sistema iraní. La comunidad mundial ya ha logrado comprender de que los experimentos con regímenes cambiantes en el amplio Medio Oriente no son alentadores. Egipto, Iraq, Libia, Siria y Yemen son ejemplos. El proceso de cambio de régimen es desestabilizante
por definición.

Las decisiones que tomará el gobierno y lo que sucederá serán comprensibles después de un tiempo. Mientras tanto, la comunidad mundial se ha congelado con anticipación: cómo se distribuirán las fuerzas en la arena internacional, qué pasos tomarán las autoridades de la República de Irán y sus colegas a través del océano, solo se verán con el tiempo. 


[1] Acuerdo político entre Irán y un grupo de estados (Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia, Alemania) con respecto al programa nuclear de Irán.
[2] La organización y partido político chií libanés militarizado
[3] Previo Presidente de los Estados Unidos


Fuente: Rabkor, http://rabkor.ru/columns/analysis/2018/01/31/iran-2/

Entradas más populares de este blog