Hora de llamar por su nombre a las sanciones económicas: crímenes de guerra
>Patrick Cockburn

 
Las primeras piezas de patéticos restos de barcos de pesca de Corea del Norte conocidos como "buques fantasma", se encontraron este año en la costa del norte de Japón. Restos de frágiles barcos de madera con motores poco maltrechos en que los pescadores norcoreanos salen al mar en pleno invierno en una búsqueda desesperada de pescado.

Todo lo que sobrevive es el casco de madera rota de la embarcación encallada en la orilla, pero en algunos casos los japoneses encuentran los cuerpos de los pescadores que murieron de hambre y sed, luego de la deriva a través del Mar de Japón. De vez en cuando, algunos sobrevivientes hambrientos están vivos y explican que su motor falló o se quedaron sin combustible o fueron víctimas de otros accidentes fatales.

El número de "barcos fantasma" alcanza a 104 en 2017,  más que en cualquier año anterior, aunque la cifra real debe ser mayor porque miles de barcos tendrá desaparecieron sin dejar rastro en las 600 millas de mar agitado entre Corea del Norte y Japón.


La razón por la que tantos pescadores arriesgan y pierden sus vidas es el hambre en Corea del Norte, donde el pescado es la forma más barata de proteína. El gobierno impone cuotas para los pescadores que los fuerzan a salir al mar. Parte de sus capturas luego se venden a China en efectivo, convirtiendo a los peces en uno de los artículos de exportación más grandes de Corea del Norte.

El hecho de que los pescadores de Corea del Norte tomaron mayores riesgos y murieron en mayor número del año pasado es la evidencia de que las sanciones internacionales impuestas a Corea del Norte son, son cierto sentido un éxito: el país está claramente bajo una fuerte presión económica. Pero, al igual que con las sanciones en el pasado y el presente en otras partes del mundo, la presión no es sobre el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, que se ve gordo y bien alimentado, sino sobre los pobres y los débiles.
 

El efecto de las sanciones económicas para forzar el cambio político es pésimo, como no sea una forma de reducir a un país a la pobreza y la miseria difíciles de superar. Las sanciones de la ONU fueron impuestas contra Iraq desde 1990 hasta 2003. La élite política baathista aprovechó la escasez de varios artículos para enriquecerse al pasar a ser los únicos proveedores. El odioso hijo mayor de Saddam, Uday, obtuvo grandes ganancias controlando la importación de cigarrillos en Iraq.
 

Los burócratas a cargo de las sanciones de la ONU en Irak siempre simularon que estaban impidiendo que Saddam reconstruyera su poderío militar. Esto siempre fue una mentira hipócrita: el ejército iraquí no luchó por él en 1991 al comienzo de sanciones más de lo que hicieron cuando terminaron. Era absurdo imaginar que dictadores como Kim Jong-un o Saddam Hussein fuesen influenciados por los sufrimientos de su gente.
 

Estos hechos son muy reales: solía visitar hospitales iraquíes en la década de 1990 cuando el oxígeno se había agotado y no había neumáticos para las ambulancias. Una vez, fue perseguido por un campo en la provincia de Diyala, al norte de Bagdad por los agricultores locales que sostienen placas de rayos X de sus hijos porque pensaron que yo podría ser un médico extranjero de visita.
 

Saddam y sus lugartenientes fueron ejecutados con razón por su crimen, pero los políticos extranjeros y los gobiernos que eran responsables de régimen de sanciones que mataron a tantos merecían estar al lado suyo en el patíbulo. Es hora de que la imposición de sanciones económicas sea vista como un crimen de guerra, ya que implica el castigo colectivo de millones de civiles inocentes que mueren, enferman o se reduce a vivir de las sobras de los vertederos de basura.
 

No hay nada nuevo en esto. Las sanciones económicas son como un asedio medieval pero con un aparato moderno de gobiernos nidos para justificar lo que se está haciendo. Una diferencia es que aquel tipo de asedios solían estar dirigidos a matar de hambre a un solo pueblo o ciudad, mientras que ahora están destinados a exprimir países enteros a la sumisión.
 

Una atracción para los políticos es que las sanciones se pueden vender al público, (aunque por supuesto no a las personas que están del otro lado, el que las recibe) como más acción humana que militar. Por lo general hay una pretensión de que los alimentos y equipos médicos se les permita pasar libremente, y no se hace mención de los obstáculos reguladores financieros y otros por lo que es imposible concretar el suministro.

Un ejemplo son las draconianas sanciones impuestas a Siria por EEUU y la UE que tenían por objetivo atacar al presidente Bashar al-Assad y tratar de sacarlo del poder. Han fracasado completamente en eso, pero un informe interno de la ONU filtrado en 2016 muestra de manera demasiado convincente el efecto del embargo al detener la entrega de ayuda por agencias internacionales. No pueden ingresar la ayuda a pesar de las exenciones porque los bancos y las empresas comerciales no se arriesgan a ser penalizados por tener algo que ver con Siria. El informe cita a un médico europeo que trabaja en Siria diciendo que "el efecto indirecto de las sanciones ... hace que la importación de instrumentos médicos y otros suministros médicos sea inmensamente difícil, casi imposible".
 
La gente debería estar tan indignada por el impacto de este tipo de cosas como por la destrucción de hospitales por bombardeos y fuego de artillería. Pero la imagen de las máquinas de diálisis de rayos X o riñones que carecen de piezas de repuesto esenciales nunca va a competir con el impacto de la película de muertos y heridos en el frente. Y aquellos que mueren debido a que el equipo médico ha sido desactivado a causa de las sanciones, es probable que lo hagan de manera no tan dramática, fuera de la vista.
 
Los embargos son aburridos, la guerra es emocionante. Algunos ataques con cohetes fallidos contra Riyadh por parte de las fuerzas huzíes en Yemen fueron muy publicitados, aunque no mataron a ningún saudí. Comparemos esto con la escasa cobertura del embargo de Arabia Saudita sobre el Yemen en manos de Houthi, que ha contribuido a causar la mayor hambruna provocada por el hombre en la historia reciente. Además, hay más de un millón de casos de cólera sospechosos y 2.000 yemeníes han muerto a causa de la enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud.
 
Las tácticas de relaciones públicas que justifican las sanciones suelen ser las mismas, independientemente de las circunstancias. Una de ellas es afirmar que el daño económico causado impide a los gobiernos sancionados gastar dinero en armas de fuego y terror.
 
Las sanciones son tanto un castigo colectivo, como el bombardeo de área en East Aleppo, Raqqa y Mosul. Incluso pueden matar a más personas que las bombas y proyectiles porque duran años y su efecto es acumulativo. La muerte de tantos pescadores norcoreanos en sus embarcaciones de madera no aptas para la navegación es un efecto colateral de las sanciones, pero no es atípico en cuanto a su impacto tóxico. Como de costumbre, están golpeando al objetivo equivocado y no están teniendo éxito contra Kim Jong-un más de lo que lo hicieron contra Saddam Hussein.

Fuente: Counterpunch, https://www.counterpunch.org/2018/01/22/its-time-to-call-economic-sanctions-what-they-are-war-crimes/

Entradas más populares de este blog