Exarchia: El barrio anarquista de Atenas

En el curso de los años 60-70 el barrio de Exarchia fue uno de los principales centros culturales de Atenas, capaz de atraer a poetas, escritores y artistas de toda la península helénica. Es conocido en los últimos años por ser un centro neurálgico del movimiento autónomo y la militancia de la izquierda extraparlamentaria griega. Incluso para esto siempre ha sido un área clave dentro de la vida social y política de los ciudadanos atenienses, una tendencia que se acentúa con la creación de la Universidad Politécnica construida justo en el barrio de Exarchia.

Exarchia es el alma misma de Atenas, en cuanto, sobre todo en las últimas décadas, y especialmente desde 2008 hasta la fecha, ha demostrado ser no sólo el centro de las luchas universitarias, sino también un centro vital para los movimientos anarquistas que se oponen al gobierno central griego y a la opresiva y onnipresente Unión Europea. Movimientos que han hecho hincapié en su lucha comenzando en la crisis económica que ha sacudido a Europa desde 2008, y continuando con la lucha contra la austeridad y los recortes que afectan al pueblo griego.

El barrio se hizo (tristemente) famoso a raíz de las noticias acaecidas en el otoño de 2008, debido a la muerte de Alexandros Grigoropoulos, estudiante de 15 años de edad, durante los enfrentamientos con la policía que tuvieron lugar justo en las calles del barrio de Exarchia. Y fue justo el asesinato de Alexandros lo que provocó la chispa que pronto llevaría a Grecia, y en particular la capital, Atenas, al borde de una protesta social sin precedentes.

Exarchia, en el nefasto contexto que afecta a Grecia los últimos 10 años, golpeada y devastada por la crisis, la recesión, los recortes decididos por los distintos gobiernos, la desorbitante deuda pública, la austeridad impuesta por la Unión Europea, por las promesas incumplidas de los gobiernos y una creciente desconfianza contra la política institucionalizada, se presenta como una alternativa concreta y funcionando en oposición al gobierno central, como un barrio donde la esperanza, la política de base y lucha social encontraron su hogar perfecto, su espacio favorito.

Exarchia se propone como una posibilidad concreta en la que las voces disidentes, las demandas de autonomía y deseo de luchar se alzan y auto-legitiman en un contexto desestabilizado, desilusionado y muy sensible como es el griego. Exarchia se erige como un enclave autogestionado en el corazón de la capital griega. Un enclave anarquista, que encarna la imagen de la capital de la disidencia y la lucha política desde abajo en un escenario de permanente guerrilla urbana. La guerrilla urbana en la que colisionan y se contraponen, por un lado, el pueblo, los universitarios, los obreros, el mundo del trabajo (en pocas palabras, los grupos sociales más afectados por la crisis), y por el otro los que todavía defienden a la clase dirigente, los gobernantes culpables de haber llevado a Grecia al borde del colapso y el olvido, apoyando la “dictadura” de la Unión Europea, en otras palabras la policía.

Aunque a primera vista podemos definir Exarchia a todos los efectos como un barrio anarquista, sería demasiado simplista, si no totalmente errado, no reconocer las dos almas que conviven en el interior del movimiento anarquista del barrio “más militante” de toda Atenas. Las mismos dos almas que siempre han caracterizado el anarquismo, y que encarnan las dos tendencias principales en que se divide el pensamiento y la lucha anarquista. Por un lado efectivamente tenemos anarco-socialistas (o anarquistas sociales), ala del movimiento que cree en la organización y, por tanto, más cercana a la izquierda extraparlamentaria. Por otro lado nos encontramos con el anarco-insurreccionalismo hostil a cualquier forma de estructura de poder y las diversas formas de las instituciones del Estado. Esta segunda franja del movimiento es también la que más tiende a crear situaciones de conflicto y ruptura con las instituciones de la sociedad griega.

Surge espontánea la pregunta: ¿Cuál es el número de componentes de este movimiento anarquista? Los testimonios recogidos (entre 2012 y 2014) entre los militantes y los habitantes del “barrio anarquista” hablan de un número que oscila entre 3 y 5 mil personas, contando tanto los militantes más activos como los simples simpatizantes del movimiento. Estas cifras no obstante, seguramente aumentaron en los últimos años, debido al empeoramiento de las condiciones socioeconómicas que afectan a Grecia y sus ciudadanos. Un número en continuo aumento, capaz de atraer a una gran cantidad de gente extranjera inicialmente al movimiento y a sus ideas y a adoptar los instrumentos de lucha y organización típicamente anarquista.

La crisis, los recortes y la austeridad han ampliado el consenso en el movimiento autónomo y anarquista, una vez que a la prerrogativa de un pequeño número de militantes, se le suma clase media golpeada por la crisis, que ven en las formas anarquistas de autogestión y de autogobierno, la solución con la que afrontar la ahora desoladora situación económico-político-social que se cierne sobre Grecia.

El movimiento anarquista griego se encuentra abocado a “combatir” en dos frentes: por un lado, como se ha repetido a menudo se está batiendo contra el malestar y las dificultades creadas por la crisis y la austeridad, que mantienen en jaque al pueblo griego. Por otro lado intenta oponerse con todos los medios al ascenso de los movimientos y partidos de la extrema derecha (neonazis/neofascista), sobre todo de la Alba Dorada, que encuentran un terreno fértil en el escenario confuso y desilusionante de la sociedad griega para promover sus ideas populistas y fuertemente racistas.

En el histórico barrio de Atenas, muy bien podría afirmarse que el estado ya no existe. Pero esto no presupone la ausencia de reglas. Y es aquí que se concretiza el sentido etimológico de la palabra “anarquía”, justamente del griego ausencia de gobierno y/o poder, por lo que nada que ver con la ausencia de reglas, normas y organización. En Exarchia de hecho se lleva a cabo uno de los principales fundamentos del anarquismo, es decir, el autobogierno del pueblo.

Exarchia resiste nutriéndose de anarquia y conflictos sociales, de arte y cultura, de luchas universitarias y obreras. Exarchia es una prueba más de que la llamada “Utopía” anarquista es posible, realizable, viable. Exarchia encarna la alternativa libertaria en oposición a los cada vez menos estables y legítimos gobiernos europeos.

Algunos pueden pensar que Exarchia es sólo un experimento utópico en el contexto general griego. Otros que se trata de un caso aislado insignificante que tiende a la implosión y el fracaso. Me gusta pensar que Exarchia puede representar una realidad sólida y una alternativa viable, incluso más allá de Grecia, para contrarrestar la inmovilidad en general, la renuncia completa y la afasia mezclada de apatía que caracteriza a gran parte de la población europea afectada por la crisis. Y para demostrar una vez más que la lucha y el cambio comienza en las calles, plazas, fábricas, universidades, y no delegar en alguien nuestra oposición, ilusionándonos por enésima vez en que las cosas puedan cambiar y cambiarán para mejor en favor de los oprimidos a través de la elección del político de turno.

Reproduzco lo dicho por un militante ateniense: “En Exarchia no se está luchando sólo por Grecia, sino por toda Europa.”

_______________________________

Traducción no profesional, para red-libertaria.net, del artículo publicado en italiano en anarkismo.net


Información relacionada.
https://www.elconfidencial.com/mundo/2017-05-15/grecia-narcotrafico-atenas-exarchia-policia-syriza_1380717/
https://blogs.20minutos.es/goldman-sachs-is-not-an-after-shave/2017/02/19/exarchia-el-barrio-anarquista-de-atenas-que-da-ejemplo-sobre-como-acoger-refugiados/
http://www.huffingtonpost.es/2015/06/30/exarchia-atenas_n_7697734.html
http://www.elmostrador.cl/noticias/mundo/2015/07/01/exarchia-el-barrio-anarquista-de-atenas/

Entradas más populares de este blog