Populismo en África moderna
>
Kiryachenko Dmitry, Ovshinova Irina 

 
Cada vez se escucha más sobre un estallido de “populismo”: Brexit, Donald Trump, "Movimento 5 Stelle" (M5S) en Italia, "Podemos" en España, sin mencionar a los populistas de Europa del Este. El populismo se ha convertido no solo en un objeto de atención universal, sino además, como fenómeno, se convierte en el estándar de la política global.

Si nos fijamos en la definición de populismo en un diccionario, entonces el concepto tiene un significado bastante noble. El populismo es "un llamamiento a la gente común que cree que sus problemas son ignorados por las élites". Y, por regla general, las personas con ingresos bajos y medios expresan insatisfacción con su situación. Surge la pregunta: ¿qué más aparte de los problemas económicos hay personas que apoyan a los populistas insatisfechos?

Los investigadores valoran que, además de razones económicas, el crecimiento del apoyo a las ideas populistas se debe a los cambios culturales que acompañan a los procesos de globalización. En primer lugar, estamos hablando de una sociedad inusualmente diversa. Las entradas de inmigrantes hacen que las sociedades europeas (y no solo ellas) sean cada vez más heterogéneas tanto en términos étnicos como religiosos.

En el contexto de la agitación económica (aumento del desempleo, desigualdad, pérdida de empleos en los sectores productivos, etc.) y cambios culturales, los populistas llegan al poder. Apelan a las emociones, atemorizan a los votantes ante los cambios, prometen retrasar estos procesos o incluso revertirlos. Sin embargo, si los populistas llegan al poder en países con democracias estables, las consecuencias serán menos dramáticas. La situación es diferente en los países menos desarrollados, donde no existen instrumentos de resistencia y las instituciones democráticas no se desarrollan, posibitando sentimientos populistas.

Interesante en este caso es la experiencia de los países africanos. Al igual que en Europa, los populistas africanos son extremadamente hostiles a las élites, se autodenominan los guardianes del patriotismo genuino, la "voz" de la gente común. Tradicionalmente, los populistas africanos se basan en problemas económicos y culturales. El momento clave en África es la lucha contra la corrupción de las élites y contra la corrupción en general. Por ejemplo, en Kenia, la retórica anticorrupción se ha convertido en un instrumento de batalla en vísperas de las elecciones. El modelo es bastante simple: apelar a los temores de la población ante, por ejemplo, aumentar el presupuesto (planes sociales) y la retórica correspondiente diseñada para mover l intereses y obtener apoyo y, como resultado, la élite lucha por el poder. Aquellos que llegan al poder o que quieren mantenerlo apelan a los temores de la población.

El populismo es frecuente en Sudáfrica, donde los antiguos movimientos de liberación se han convertido en partidos políticos dominantes. A los líderes les gusta recordarle a la gente lucha por la libertad en el pasado reciente. La Unión Nacional Africana de Zimbabwe ha estado operando desde 1980, la Organización del Pueblo del Sudoeste de África ha gobernado en Namibia desde 1990, y el Congreso Nacional Africano ha formado todos los gobiernos en Sudáfrica desde 1994. Estos partidos todavía usan la retórica antiimperialista, pero ahora sirve para distraer la atención de las masas de los fracasos políticos del gobierno. Las esperanzas de los pueblos de estos países de cambios socioeconómicos prácticamente no se han materializado.

La lucha por la liberación de África dio a luz a sus héroes y se convirtió en la base para legitimar nuevos gobiernos. Sin embargo, esta lucha presuponía que, al sacar a la minoría blanca y los colonialistas del poder, los nuevos partidos gobernantes podrían mejorar las vidas de las personas. Los nuevos líderes prometieron proporcionar más igualdad, prosperidad económica y justicia social. Por desgracia, después de obtener la independencia, la mayoría de los antiguos movimientos de liberación creían que sus partidos ocupaban cargos públicos no solo legalmente, sino también interminablemente. Muchos líderes africanos han estado en el poder durante varias décadas, prolongando su mandato, cambiando leyes y reprimiendo a la oposición a través de la violencia directa. Para preservar el poder, las constituciones cambiaron para ellos y Teodoro Obiang Nguema Mbasogo en Guinea Ecuatorial, y Paul Biya en Camerún, y Robert Mugabe en Zimbabwe, y Yoweri Kaguta Museveni en Uganda, todos ellos han estado en el poder durante más de 30 años.

La falta de voluntad de dejar el poder es estimulada por el hecho de que después de dejar el gobierno, los líderes y su entorno se verán obligados a responder por los delitos que han cometido mientras encabezan el país. Y dado que estamos hablando, al menos, de corrupción y, en la mayoría de los casos, de crímenes mucho más graves, tienen que extender los mandatos presidenciales de por vida. Para hacer frente a la oposición, muchos líderes recurren a una herramienta universal: la intimidación de la población, que están temerosos de las intrigas de los países desarrollados, impuestas por tratados y pactos, ajenos a los pueblos de África. Por lo tanto, los partidos y los líderes populares comienzan a ocupar el vacío, explotando el miedo a la globalización y una mayor inseguridad. Esto no impide que estos mismos líderes firmen con Occidente todos los nuevos acuerdos esclavizantes, muchos de los cuales colocan a sus países económicamente en una posición más débil que en los días del colonialismo.

Lo que a los líderes populistas realmente no les gusta no es el dominio económico de las corporaciones extranjeras (occidentales o ahora a menudo chinas), sino que se intente introducir normas legales occidentales para limitar la corrupción y el poder arbitrario. Un ejemplo es el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. En la actualidad, un número considerable de países africanos está pensando en separarse del Estatuto de Roma de la CPI. Los líderes africanos explican su decisión por la ineficacia de la CPI y su prejuicio contra los estados africanos y la investigación de los acontecimientos exclusivamente en África, ignorando los crímenes de guerra en otros continentes.

El primero en anunciar la posible retirada del Estatuto de Roma fue el presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza. Los líderes de otros países africanos hicieron declaraciones similares. Solo en 2016, tres Estados africanos (Sudáfrica, Burundi, Gambia) presentaron por escrito una notificación de retiro del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI) al Secretario General de las Naciones Unidas de conformidad con el artículo 127 del Estatuto de Roma. Mientras que la retirada del Estatuto de Roma está ganando impulso entre los países africanos, la propia Corte Penal Internacional, en la retirada de los países africanos del Estatuto de Roma, se ve ante la falta de voluntad de los líderes de los países para responder por los crímenes cometidos en el poder. También vale la pena señalar que, a pesar del apoyo de la Unión Africana a la retirada de los tres Estados africanos de la CPI, Gambia y Sudáfrica ya abandonaro esa idea. Pero esto no impide que otros países africanos, Kenia, Namibia, Uganda, piensen en abandonar la CPI.

Hoy, los partidos políticos dominantes en Angola, Mozambique, Namibia, Sudáfrica, Tanzania y Zimbabwe son antiguos movimientos de liberación. Pero su legitimidad y credibilidad se ven socavadas por el mal gobierno, la corrupción y las promesas vacías. Estos países, formando una especie de red, se ayudan mutuamente cuando es necesario. Su red puede ser bastante efectiva, como por ejemplo, el líder de la oposición, Zimbabwe, el jefe del Movimiento para el Cambio Democrático, Morgan Tsvangirai, aprendió de su propia experiencia. Unos días antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que se celebraría el 27 de junio de 2008, Tsvangirai retiró inesperadamente su candidatura (aunque por ley ya no tenía derecho a hacerlo), motivando su decisión en la intimidación, aduciendo la persecución de sus seguidores. Como resultado, en la segunda ronda ganó Robert Mugabe, obteniendo el 85.5% de los votos. La reacción de la Unión Europea y la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo fue extremadamente negativa. En julio de 2008, la Unión Europea decidió ampliar las sanciones contra los funcionarios y empresarios zimbabuenses.

De esto podemos concluir que los líderes permanentes de “hígados largos” aman las teorías de la conspiración y persiguen a quienes se atreven a criticarlas. No quieren rendir cuentas, ya sea a los votantes o a los tribunales. En los últimos años, el Tribunal de SADC ha sido suspendido, porque sus jueces fueron lo suficientemente valientes como para decir la verdad. Sin embargo, esta es una buena señal de que el público sudafricano no teme pensar y hablar en una forma inadecuada para las autoridades.

Y, sin embargo, ¿tenemos alguna razón para hablar con respecto a África, de “populismo”? Por un lado sí, por supuesto, porque los métodos de demagogia populista son los que usan los regímenes gobernantes. Pero el populismo no es solo demagogia y promesas, sino también movimientos de masas que se movilizan desde abajo bajo los lemas de igualdad y justicia. En este sentido, el populismo ocurre en países donde hay instituciones democráticas, y las personas están acostumbradas a luchar por sus derechos. La aparición de tales movimientos en sí misma atestigua la igualdad de los ciudadanos, la existencia de la libertad de expresión en un país donde se puede criticar abiertamente la injusticia del sistema social, exponer a la élite y criticar la corrupción. Solo bajo estas condiciones las masas toman parte en los procesos políticos, incluso si son votantes. Por lo tanto, podemos decir que el populismo africano está en su infancia. El régimen político en África es una autocracia con elementos de populismo. Sudáfrica es la región en la que el populismo político es más frecuente en todo el continente. Es aquí donde vemos las instituciones democráticas más maduras y las tradiciones vivas de la lucha de masas. Por lo tanto, la versión sudafricana del populismo puede convertirse en un modelo para otras regiones del continente.

Fuente: rabkor.ru http://rabkor.ru/columns/analysis/2017/11/20/populizm-v-sivremennoy-afrike/


Este artículo se publica en el marco del programa de cooperación entre Rabkor.ru y la Representación Regional de Moscú del Consejo de Jóvenes Científicos Políticos de la Asociación Rusa de Ciencias Políticas, que se estableció en la reunión inaugural del 13 de junio de 2017.


Entradas más populares de este blog