Niger, Niger Burning Bright
>Jeffrey St. Clair 


[El título alude al "Tiger, tiger, burning bright / In the forests of the night" del inglés William Blake, siglo XVIII. La nota se refiere al episodio del 4 de octubre en que cuatro soldados estadounidenses y cinco nigerinos fueron muertos en un hecho confuso en la localidad nigeriana de Tonga-Tonga (fronteriza con Mali). Causó gran conmoción en Estados Unidos, llevó al Gobierno de Niger a autorizar bombardeos de EEU contra terroristas, pero varios expertos militares dudan de la eficacia de la medida]

Nadie sabe nada. Trump no puede recordar los nombres de los soldados muertos. Mad Dog Mattis no puede explicar qué hacían los soldados cuando los mataban. Lindsay Graham y Chuck Schumer no tenían idea de que EEUU tenía 800 soldados en Níger, aunque ambos habían votado repetidamente por obtener dinero para las operaciones de Africom en la Cuenca del Lago Chad y en la Región Sahariana, supuestamente para atacar a ISIS y Boko Haram. .

La mayoría de los estadounidenses se sorprendieron al saber que Estados Unidos tenía tropas en Níger. Por supuesto, la mayoría de los estadounidenses también se sorprendió de que Níger
no sea Nigeria. También dudan si es seguro pronunciar el nombre del país en público.

Chris Matthews, hablando como bobo sermoneó a su menguante público sobre que la "lucha en la jungla" siempre está llena de peligros, aparentemente ajeno a que Níger, uno de los países más grandes de África occidental, está cubierto por el desierto del Sahara.

Y tres semanas después del tiroteo, el general Joseph Dunford, presidente del Estado Mayor Conjunto, aún no sabía lo que sucedió fuera de la aldea de Tongo Tongo el 4 de octubre de 2017, a pesar de tener un dron de vigilancia que registra gran parte del tiroteo. Quizás el general debería consultar a Hillary Clinton, una experta en "happenings", que estampó su huella imperial en las arenas del norte de África en 2011 con el fuego sobre Libia, una debacle cuyas consecuencias siguen sacudiendo la región seis años después.

Lo que saben y lo que dicen que no saben son, por supuesto, cosas completamente diferentes, excepto en Matthews y Trump, que en realidad son tan tontos como.

La primera historia del Pentágono
que se filtró fue que en una misión de entrenamiento en Níger compuesta por 12 Rangers del Ejército de EEUU y 30 regulares de Níger, tres soldados estadounidenses (luego cambiaron a cuatro) fueron asesinados y dos heridos por bandas armadas de militantes en motocicletas y camiones. Este escenario duró aproximadamente un día. Luego se desarrolló una nueva trama sugiriendo que las tropas estaban en una expedición de buena voluntad a las aldeas cerca de la frontera con Mali, consultando con los líderes tribales y ganando "corazones y mentes". Esta narrativa familiar dominó durante un par de días antes de ser suplantada por un tercera versión, donde los Rangers estaban en una misión de reconocimiento en busca de un HVT (High-Valued Target, objetivo de alto valor) asociado con un grupo naciente de ISIS en la región. 

Más tarde, un relato revisado supuso que después de que las tropas se encontraron con los aldeanos se enteraron de que un sospechoso de terrorismo estaba en el vecindario y se despegaron persiguiéndolo, aunque el escuadrón, compuesto en gran parte de soldados inexpertos, no estaba preparado para el combate y no pidieron por radio soporte aéreo. En una última variación, las fuerzas estadounidenses fueron desviadas a una aldea a las afueras de Tongo Tongo y emboscadas, traicionadas por los ingratos aldeanos a los que intentaban ayudar. En medio de toda esta búsqueda de almas nadie parecía tan preocupado como para mencionar a los cinco soldados nigerianos muertos, cuyas vidas habían sido truncadas en este intento fallido.

Durante dos semanas, la Casa Blanca permaneció discretamente en silencio, esquivando cualquier pregunta sobre la emboscada. Luego, el presidente "clavo en el hueso" fue acosado con la pregunta sobre por qué no había mencionado el incidente de Níger en ninguno de sus numerosos tweets o declaraciones públicas. Trump respondió alardeando de cómo prefiere llamar a las familias de soldados asesinados, a diferencia de su cobarde predecesor. De hecho, Trump aún no había llamado ni escrito a ninguna de las familias y, cuando lo hizo tampoco mantuvo las conversaciones de respuestas.

Recordemos que la pregunta que disparó la erupción no fue si Trump había llamado a las familias de los muertos, sino sobre por qué no había mencionado el baño de sangre de Níger. Pero Trump es completamente autorreferencial y en este caso el espectáculo que siguió a su tratamiento brutal de la esposa de La David Johnson, Myeshia, y sus Tweets racistas sobre la congresista de Florida Frederica Wilson, que había expuesto la naturaleza grosera de la llamada de condolencias de Trump, eclipsó la cuestión de qué es lo que estaban realmente haciendo las tropas estadounidenses en Níger y cómo este esfuerzo sigiloso fue tan equivocado.

Trump a menudo funciona como un tipo de bomba casera humana. Cada vez que detona, provoca en la prensa un frenesí, y el rastreo de cada fragmento, mientras se pierde la verdadera historia justo debajo de las narices. Ya sea intencionalmente o por casualidad, Trump ha logrado cambiar el tema de por qué cuatro estadounidenses murieron en un país en que EEUU no está en guerra, a la naturaleza exacta de sus llamadas a las familias de los muertos.

John Kelly fue enviado inmediatamente para reparar el daño. No fue una operación de comando exitosa. Libre de las restricciones de su antiguo código de conducta, el caballeroso general se lanzó a una enloquecida disertación de 15 minutos sobre la decadencia moral del país. Kelly usó el cadáver de su propio hijo como insunmo político, se lamentó de que EEUU ya no tratase a las mujeres como seres sagrados y luego insultó a la diputadatante Wilson como un "barril vacío", un insulto al que trató de dar sustancia con una historia totalmente inventada sobre un discurso que la misma habría dado en la inauguración de una sede del FBI en Florida. Por implicación, Kelly también embadurnó a la joven viuda embarazada y afligida del sargento La David Johnson. Quizás por casualidad tanto la congresista como la viuda son negras. Demasiado, hasta para la jefa de niñeras. Pero, ¿realmente se esperaba más del hombre que, como jefe del Comando Sur, supervisó Guantánamo durante sus días más oscuros?

El lunes 23 de octubre, el general Dunford se presentó ante cámaras para realizar una breve conferencia de prensa. En lugar de claridad, trajo más sombra, que trajo como si fuese un dron. Dunford dio a entender que la operación en Níger fue impulsada por consejo de los antiguos señores coloniales de Níger, los franceses, con los que siempre se puede contar para que brinden la invitación a meterse en un atolladero. Pero Dunford tenía poco más para ofrecer. ¿Cuál fue el propósito de la operación? ¿Quién lq ordenó? ¿Cuáles fueron las directivas del enfrentamiento? ¿Cuán fuertemente estaban armadas las tropas? ¿Llevaban chalecos? ¿Por qué esperaron una hora para informar sobre la emboscada y solicitar ayuda? ¿Por qué llevó dos días localizar el cuerpo de La David Johnson? ¿Qué estaba haciendo a casi dos kilómetros de su regimiento? ¿Por qué su esposa no podía ver sus restos? ¿Cuál es el interés vital de los Estados Unidos en Níger? ¿Quién tendió la emboscada? ¿Cuáles fueron sus motivos? ¿Qué sabía la Casa Blanca y cuándo lo sabía? Hubo muchas pantallas sonoras del general, pero no hubo respuestas claras.

El comentario más revelador que hizo Dunford fue su confirmación de algo que muchos de nosotros sospechamos desde hace mucho tiempo: la presencia militar de los EEUU en África es grande, letal y en expansión. Dunford admitió que actualmente hay más de 800 soldados estadounidenses en Níger y más de 6.000 soldados comprometidos activamente en toda África en 53 naciones diferentes, lo que significa todos los países del continente  menos uno. Este número es casi sin dudas, bajo, ya que no incluye fuerzas especiales, equipos SEAL, contratistas de defensa, mercenarios, operativos de la CIA u operadores de drones en sus cubículos de Nevada.

Incluso ahora la administración Trump está elevando su apuesta con una solicitud pendiente de 5.2 mil millones de dólares al Congreso para financiar más misiones en el "teatro de operaciones de seguridad" africano. El Pentágono también está explotando la emboscada de Tongo Tongo para obligar al gobierno de Níger a permitir drones estadounidenses armados para patrullar los cielos desérticos de la nación. 


Podemos entender la situación del presidente "clavo en el hueso". ¿Cómo puede explicar a su base de poder nacionalista blanca por qué su gobierno está llevando a cabo operaciones militares en toda África, en todos los lugares? Lo más fácil para Trump hubiera sido culpar a Obama de todo, el intruso keniano. A pesar de que Africom fue concebido por Donald Rumsfeld y formado por Robert Gates, fue necesario que Obama lo pusiera en acción, como parte de su estrategia African Tilt. Vendida bajo la apariencia humanitaria, la sangre comenzó a fluir rápidamente. Para el final del primer mandato de Obama, sus fuerzas de ataque de Africom realizaban 550 incursiones al año. Cuando Obama dejó el cargo, el ritmo letal había aumentado a 3.500 operaciones militares al año, muchas de ellas anunciadas públicamente como un esfuerzo por aplastar a los bandidos misóginos de Boko Haram. Menos publicitados fueron los 500 ataques aéreos de este año en Libia, la nación que simplemente no se mantendrá liberada. (El verdadero motivo detrás del proyecto africano de Obama tuvo menos que ver con perseguir a los terroristas, que proporcionar una protección militar contra las crecientes ambiciones chinas hacia los recursos petrolíferos y minerales del continente). Esa es una de las razones principales por las que no escuchamos ninguna protesta por parte de los Demócratas.

Ambos partidos preferirían concentrarse en los Tweets maliciosos de Trump y desenderse el verdadero alcance de las intrusiones despiadadas de Estados Unidos en África, donde si no se admite nada, se puede salir con la suya en cualquier cosa.
-----------------------------------------------

Fuente: Counnterpunch: https://www.counterpunch.org/2017/10/27/niger-niger-burning-bright/

Entradas más populares de este blog