A cien años de Balfour, hora de una nueva definición de soberanía, independencia y Estado-nación
>Mark LeVine y Mathias Mossberg
----------------------------------------------------
Compartimos esta nota de dos destacados intelectuales judíos progresistas contrarios a la política del Estado de Israel. No es que necesariamente comparta en un todo la propuesta de "estados paralelos", pero, si es que resulta posible, sería infinitamente mejor que cualquier forma del paradigma reaccionario del estado-nación.
----------------------------------------------------

El 2 de noviembre se cumplen 100 años de la Declaración Balfour, la carta del Ministro de Asuntos Exteriores británico, Lord Arthur James Balfour, al líder judío británico Walter Rothschild en la que el gobierno británico prometía a los judíos un "hogar nacional" en Palestina si ganaban la guerra, mientras tal solo ofreciesen salvaguardar los "derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes".

La mayoría de los "no judíos" -es decir, los árabes palestinos- junto con miembros clave de la población judía árabe de Palestina y algunas figuras judías de la diáspora, entendieron que la promesa de Balfour conduciría a una hostilidad permanente entre las dos comunidades nacionalistas emergentes. Algunos líderes judíos locales incluso presentaron una alternativa a la Declaración de Balfour, declarando que la paz en Tierra Santa solo sería posible si "ambos lados ... desarrollan sus hogares nacionales en la misma tierra, que está destinada a ser un estado".

Es trágico pero apropiado que en el centenario de la Declaración Balfour el gobierno más derechista en la historia de Israel esté presionando para anexar grandes franjas de Cisjordania a Jerusalén, excluyendo permanentemente la posibilidad de que se cree un segundo estado en el territorio de Palestina / Israel, y llevar nuevamente el conflicto a sus raíces como una lucha territorial de suma cero entre judíos y palestinos.

Por supuesto, los palestinos no son los únicos en estar en el lado perdedor del ordenamiento de estado-nación posterior a la Primera Guerra Mundial. Los catalanes y los kurdos son solo los ejemplos más recientes y notorios de cómo los estados establecidos en territorios con más de una comunidad etnonacional -pasando por alto que hayan sido establecidos luego de la conquista y ocupación de territorios con grandes poblaciones indígenas- no han brindado iguales derechos políticos, económicos y sociales a todos los habitantes.


Los tibetanos, los cachemires y los biafranos, como los chechenos y los osetios del sur, todos tienen pretensiones de autodeterminación comparables a las de los timorenses orientales, eslovacos y sudaneses del sur, que han logrado la independencia con resultados decididamente diferentes. La diferencia es que los grupos anteriores nunca han sido y probablemente nunca serán lo suficientemente fuertes como para obligar a los países que controlan el territorio, a que les permitan la independencia, o incluso la autonomía sustantiva.

Para cada estado, como la Unión Soviética o Checoslovaquia que se disuelve en paz a lo largo de líneas étnicas o “nacionales” hay más Yugoslavias y Sudanes donde amargas guerras civiles producen destrucción masiva e incluso el genocidio que deja a los nuevos estados, cuando se hayan establecido, con gran dificultad para la creación de sistemas políticos y económicos viables. Incluso la Unión Europea, el acuerdo supranacional más exitoso de la historia, tiene una débil visión de la secesión de las comunidades étnicas dentro de sus estados miembros, como lo deja en claro su apoyo a la "unidad constitucional española".

Y aun cuando las posibilidades de independencia catalana, kurda e incluso palestina siguen siendo escasas, el status quo parece igualmente insostenible y propenso a la violencia. ¿Realmente no hay alternativa a la concepción de suma cero de la soberanía territorial, que ha definido el orden internacional desde el Tratado de Westfalia hace casi 400 años? ¿No hay un sistema que pueda ofrecer a las naciones que viven bajo el control de estados más poderosos la posibilidad de una medida más completa de autodeterminación sin disminuir el territorio y el poder del estado existente?

El caso de Israel-Palestina es quizás el ejemplo más interesante de cómo se discuten formas alternativas de compartir la soberanía sobre un territorio dado entre académicos y expertos. Algunas de estas alternativas se centran en compartir la soberanía de forma 
horizontal en vez de  vertical, abriendo así el espacio para que dos entidades políticas existan una al lado de la otra, pero entremezcladas en el mismo territorio. En los últimos diez años, un grupo de académicos israelíes, palestinos e internacionales han desarrollado la idea de estados paralelos "superpuestos" entre sí en el mismo territorio como una posible solución a este problema insoluble. En nuestra opinión, esto abre caminos a futuro, a  muchos otros conflictos también ostensiblemente "congelados".

Al aplicarse a Israel y los Territorios Ocupados, una solución de Estados paralelos crearía dos estructuras estatales, una para los israelíes y otra para los palestinos, que compartirían la soberanía sobre la tierra entre el Mediterráneo y el río Jordán. Los estados tendrían soberanía sobre sus respectivas poblaciones y cooperarían en el manejo de un territorio más grande.

Cada uno tendría sus propios símbolos, sistemas educativos, estructuras políticas y, hasta cierto punto, económicas, mientras que la seguridad externa y los sistemas económicos y legales más amplios se desarrollarían y funcionarían conjuntamente (con Israel supervisando la seguridad y la defensa en general). Un mecanismo de negociación permanente podría adjudicar reclamos y conflictos legales, territoriales y comerciales específicos a medida que ocurran. Lo más importante es que una estructura de estados paralelos permitiría la libre circulación de personas y bienes en toda el área, incluido el derecho de ambos pueblos a "regresar", vivir y establecerse en todo Israel y los Territorios Ocupados. Al hacerlo, este acuerdo abordaría conflictos actualmente irresolubles sobre Jerusalén, los asentamientos y los refugiados.

Vale la pena señalar que, dada la demografía actual, tal arreglo es probablemente la única forma en que Israel podría permanecer siendo tanto un estado judío como un estado democrático sin involucrarse en una limpieza étnica de los palestinos que, si bien es defendido por una parte creciente del liderazgo judío del país e incluso la población, sería inaceptable para todos, excepto para sus seguidores fanáticos. De hecho, una solución de estados paralelos cumpliría los objetivos de la Declaración de Balfour, permitiendo a Israel / Palestina servir como "un hogar nacional para el pueblo judío y palestino", manteniendo los "derechos civiles y religiosos" de ambos y comunidades judías.

Si bien el concepto de los estados paralelos se ha desarrollado plenamente con referencia al conflicto israelo-palestino, es aplicable a muchos de los conflictos actuales sobre territorio, soberanía, derechos de las minorías y control político que amenazan con salirse de control y hacia violencia a gran escala. Todos estos conflictos se vuelven más intensos porque el orden político y económico en el que existen - el estado-nación moderno y el sistema mundial capitalista - han evolucionado durante medio milenio como sistemas intensamente jerárquicos e incluso exclusivistas, derivando su poder de cómo se dividen, expulsan y jerarquizan a las personas en gran medida en base a identidades como raza, etnia y religión.

Mientras las identidades centrales de las personas sigan basándose en una comprensión exclusivista de la relación entre las personas, los gobiernos y el territorio, la mayoría de los conflictos descritos aquí seguirán siendo irresolubles, generando periódicamente contramovimientos en respuesta, como el Estado Islámico, que son igualmente, si no más, destructivos que el sistema al que están atacando. Ahora más que nunca, los líderes políticos, legisladores y ciudadanos necesitan pensar fuera de la camisa de fuerza del Estado-nación, territorialmente fundamentados en imaginar formas de identidad política y gobernanza en las que la diversidad de identidades se fomentan y empoderan en lugar de negarse y reprimirse.

A medida que la Declaración Balfour cumple su centésimo aniversario, Israel / Palestina es un lugar ideal para comenzar.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mark LeVine es Profesor de Historia en UC Irvine, Profesor Visitante Distinguido en el Centro de Estudios de Oriente Medio de la Universidad de Lund y miembro más antiguo de la Junta Editorial de Tikkun. Mathias Mossberg es un ex diplomático y embajador sueco que se desempeñó como asesor principal de las negociaciones israelí-palestinas desde la década de 1980. Son autpres, entre otros libros, de One Land, Two States: Israel y Palestine as Parallel States (California, 2014). 

Fuente: Tikkun Magazine http://www.tikkun.org/nextgen/balfour-declaration

Entradas más populares de este blog