Nuestro amigo Samir

>Boris Kagarlitsky 

En el flujo de noticias, "Murió Samir Amin", no es lo más notable. Alguien probablemente ingrese en Wikipedia para averiguar qué tipo de persona era, esta de cuya muerte se informó en Internet. Y alguien pasará a otros eventos.

Sin embargo la pérdida es de una gran escala histórica. Y si en Rusia seguramente no 
todos conocen este nombre, el problema aquí no es más que el estado de nuestras ciencias sociales y educación.

Para aquellos que estén interesados ​​en la sociología, la economía o el marxismo, Samir Amin es un clásico moderno, uno de los fundadores de la escuela de análisis de sistemas mundiales, autor de muchos libros traducidos a docenas de idiomas. Incluyendo, por supuesto, el ruso. Trabajó en París, Dakar y El Cairo, conectando Europa y el Tercer Mundo no solo intelectualmente, sino también emocional y culturalmente.

Todo esto. que es muy importante, no alcanza con escribir. Pero sus libros después de la muerte del autor, vivirán. Su biografía estará ahora contada a docenas de fuentes. Su lugar en los libros de texto y libros de referencia, será firmemente ocupado. Citarlo, no se detendrá. Sus ideas continuarán funcionando. No hay personas muertas en la historia del pensamiento social.

También quiero escribir no se trata solamente de los clásicos que permanecerán con nosotros, sino de la persona que conocía y admiraba.

Samir era como un "clásico viviente". Apareciendo en una conferencia o reunión regular, inmediatamente se volvçia el centro de atención, no porque comenzase a "transmitir" con un aire importante, sino porque sin duda decía algo muy divertido, provocativo, obligando a todos a reaccionar y retomar sus ideas. Hijo de un copto egipcio y una francesa, era un hombre que se sentía orgánico ante cualquier cultura, que podía pasar fácilmente del elegante francés o inglés al árabe, pero también bromeaba, haciendo que la conversación fuera fascinante en cualquier idioma. Las historias divertidas e instructivas, que literalmente derramó, no solo entretuvieron a los demás, sino que fueron una manera de transmitirles un pensamiento original e inesperado. Gran parte de lo que escuché o supe de Samir se convirtió en parte de mi propio arsenal.

La segunda característica de Samir fue el sentido de lo político. Entre los teóricos de la escuela del sistema mundial, Samir no era solo el más marxista, sino también el marxista, uno de los pocos, que entendía la dinámica real, no imaginaria, de la lucha de clases, sus contradicciones y sus problemas. Era un hombre apasionado y no separaba la teoría de la política. Fue esto lo que le permitió hacer predicciones que parecían controversiales a su alrededor, engendradas más bien por sus apegos políticos y aspiraciones, pero que muchas veces se confirmaban. Habló sobre la crisis de los regímenes del Medio Oriente que llevaron a la Primavera Árabe cuando la estabilidad del orden local no era cuestionada por nadie. Predijo la próxima crisis de la Unión Europea mucho antes de que sucediera el Brexit. Su pensamiento político fue muy importante y útil en cada situación,

Muy a menudo nos encontramos en los eventos del Transnational Institute, donde siempre había mucha gente interesante y colorida. Pero Samir era el alma del grupo, y sus anécdotas convirtieron las disputas teóricas y políticas en una fiesta intelectual.

Tuve la suerte de presentar a Samir varias veces ante la audiencia nacional. La última vez  sucedió en 2013, cuando publicamos una colección en Moscú "El ocaso del imperio de Estados Unidos". Instantáneamente conquistó al público, se estableció con él algún tipo de contacto místico cuando el pensamiento y el estado de ánimo del orador llegaron a los oyentes, que a menudo no conocían su idioma, ya antes de escuchar la traducción.

La reunión con Samir siempre me hizo sentir lo que Anatole France llamó "el placer de la conversación". El placer no es solo intelectual, sino emocional, detectado casi físicamente. Todavía tenía muchos temas pendientes, pero no tuve tiempo para discutirlo con él, muchas preguntas que ya no tuve el tiempo de hacerle. Pero incluso si aún tuviéramos la oportunidad de vivir juntos durante muchos años, el número de estos problemas no disminuiría, aparecerían otros nuevos constantemente.

Samir Amin era un hombre feliz. Vivió 86 años sin dejar de hablar, trabajar o viajar. Fue admirado, y lo sintió. Él sabía cómo disfrutar de la vida y atraer a otros.

Voy a extrañar mucho a Samir. Pero él todavía se queda aquí. Como muestra, como un ejemplo, simplemente como un recuerdo que nos puede apoyar en un momento difícil e infundir confianza: lo que hacemos no es en vano

Fuente: Rabkor.ru,http://rabkor.ru/columns/editorial-columns/2018/08/13/samir/



​Notas relacionadas

Entradas más populares de este blog