Nicaragua: dinámica de una revolución interrumpida

Nicaragua: dinámica de una revolución interrumpida

>JEFF MACKLER (Socialist Action)

Los acontecimientos que se desarrollan en Nicaragua en los últimos tres meses plantean dos preguntas críticas para los socialistas y los activistas contra la guerra. ¿Dónde nos encontramos en el tema crítico de la intervención imperialista de EEUU y en qué posición nos encontramos con respecto a la dinámica de las confrontaciones que aún se desarrollan?

Que el imperialismo estadounidense está interviniendo hoy en Nicaragua contra el gobierno capitalista del FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional) de Daniel Ortega no puede ser negado. El presidente Trump ha amenazado abiertamente con enviar tropas estadounidenses. En los últimos tres años, la National Endowment for Democracy, controlada por la CIA, ha enviado (abiertamente) unos pocos millones de dólares, o sea, $ 4.1 millones para ser precisos, a varias ONG y otros grupos anti FSLN. *

Todos los periódicos importantes de Estados Unidos emiten denuncias estridentes sobre el gobierno nicaragüense, demonizan a Ortega y citan extensamente sus fuentes en la Iglesia Católica Nicaragüense, el COSEP (Consejo Superior de la Empresa Privada) y algunos miembros de la élite de Nicaragua de derecha, dominada por los capitalistas, y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que recientemente visitó a algunos de los más virulentos reaccionarios de Heritage Foundation en Washington, DC. Estos incluyeron a los Senadores de la Revolución Anticubana Marco Rubio, Ted Cruz, y Ileana Ros-Lehtinen, quien actualmente dirige un esfuerzo bipartidista para instar al Congreso a imponer sanciones a Nicaragua. De manera similar, los estudiantes de la Alianza Cívica se reunieron en El Salvador con representantes del partido ARENA, el escuadrón de la muerte de larga data.

Nada de esto es nuevo, ya sea con respecto a la política de los Estados Unidos en Nicaragua o en cualquier otro lugar del mundo. El presupuesto de guerra intervencionista del imperialismo estadounidense excede $ 1 billón anual, quizás mucho más ya que la contabilidad oficial no incluye cifras de las operaciones secretas de la CIA y otras agencias encubiertas del gobierno organizadas para defender y promover los intereses de "seguridad nacional" de los Estados Unidos por cualquier medio necesario.

La intervención de EEUU toma una multitud de formas, dependiendo de la situación específica de cada país. Estos varían desde la intervención directa a través de guerras abiertas, como es el caso hoy en Siria, Iraq, Afganistán, Níger, Somalia, Libia y Yemen (The New York Times , 15 de marzo de 2018) hasta guerras de operaciones especiales. El alcance de esto último fue reportado en un artículo revelador el jueves 24 de septiembre de 2015, TomDispatch.com por Nick Turse, miembro del The Nation Institute, que ha escrito para The New York Times , Los Angeles Times y The Nation.

Turse afirma: "Las fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos ya han sido desplegadas en 135 naciones, de acuerdo con Ken McGraw, vocero del Comando de Operaciones Especiales (SOCOM). Eso es aproximadamente el 70 por ciento de los países del planeta. Todos los días, de hecho, las tropas estadounidenses de élite están llevando a cabo misiones en 80 a 90 naciones, practicando incursiones nocturnas o, a veces, realizándolas , participando en el entrenamiento de francotiradores o, en ocasiones, bombardeando enemigos desde lejos. Como parte de una estrategia de compromiso global de interminables operaciones secretas realizadas en todos los continentes menos en la Antártida, ahora han eclipsado el número y el alcance de misiones de operaciones especiales emprendidas en el punto álgido de los conflictos en Iraq y Afganistán ".

Turse resumió su caso demostrando el alcance de esta sofisticada y sin precedentes máquina de guerra estadounidense: "En los últimos días de la administración Bush, las Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF) fueron desplegadas en solo alrededor de 60 naciones en todo el mundo. Para 2010 [bajo la administración Obama -JM], según el Washington Post , ese número había aumentado a 75. Tres años más tarde, se había elevado a 134 naciones, cayendo a 133 el año pasado, antes de alcanzar un nuevo récord de 135 este verano. . "[Énfasis añadido-JM] Sin duda las cifras bajo Donald Trump son similares.

A estas formas más ocultas de intervención y guerra de EEUU debemos agregar los embargos, bloqueos y sanciones impuestas por Estados Unidos, así como las ahora clandestinas y letales guerras de drones encubiertos. Y podríamos agregar a la lista las agobiantes condiciones impuestas por el Fondo Monetario Internacional dominadao por Estados Unidos que exigen la austeridad como el precio de los préstamos usurarios.

Cito todo lo anterior solo para señalar que la intervención de los Estados Unidos contra sus "enemigos" percibidos en Nicaragua, y de hecho en todo el mundo, es la regla, no la excepción. En respuesta a todo lo anterior, y duplicado o triplicado en los casos de las naciones pobres y oprimidas, el movimiento antiguerra de los Estados Unidos debe oponerse inequívoca e incondicionalmente a todas las intervenciones imperialistas. ¡Fuera manos! 
¡Fuera ahora! ¡Autodeterminación para Nicaragua y todas las otras naciones pobres y oprimidas! Estas demandas son la condición previa para cualquier esfuerzo serio por construir un movimiento antiguerra estadounidense capaz de desafiar y derrotar a la máquina de guerra de los Estados Unidos y su historial de asesinatos en masa, devastación, explotación y conquista.

Los socialistas no son comentaristas pasivos


Sin embargo, en este contexto antiimperialista, cada componente de un movimiento democrático de masas en Estados Unidos en un frente unido debe tener la libertad de expresar sus propios puntos de vista sobre las dinámicas internas que operan en cada nación donde cualquier forma de intervención estadounidense está en marcha. Digo esto porque las corrientes revolucionarias serias con fuerzas en los Estados Unidos y en todo el mundo, incluso en Nicaragua, nunca pueden ser meros comentaristas con perspectivas limitadas a la política estadounidense. Los internacionalistas socialistas apuntan a construir partidos socialistas revolucionarios en cada nación

Por lo tanto, presento los puntos de vista de la
Socialist Action (Acción Socialista) respecto a Nicaragua hoy. Pero primero una nota sobre nuestras credenciales, sobre nuestra base para criticar no solo las políticas del imperialismo estadounidense sino la política del capitalista Daniel Ortega-FSLN.

Comenzando con la victoria revolucionaria del FSLN del 19 de julio de 1979 sobre la dictadura de Somoza respaldada por Estados Unidos y los eventos previos a ella, la Acción Socialista se encontraba entre las organizaciones centrales que buscaban construir un poderoso y masivo movimiento estadounidense que exigiera ante todo , "¡Ninguna intervención de los Estados Unidos en América Central y el Caribe!

Los tiempos fueron propicios para tal trabajo. Además de la derrota del dictador nicaragüense Anastasio Somoza, que masacró a 50,000 trabajadores y campesinos en los últimos meses de su gobierno, los trabajadores de Granada y El Salvador estaban en ascenso. Dirigidos por Maurice Bishop y su New Jewel Movement (Joint Endeavor for Welfare, Education and Liberation), los revolucionarios granadinos derrocaron a la asesina dictadura de Mongoose Gang del gobierno de Sir Mathew Eric Gairy, respaldado por Estados Unidos. Gairy fue nombrado "Sir" por la Cámara de los Lores británica por su papel de administrador colonial leal e "independiente" de Gran Bretaña.

En El Salvador, guerrilleros se movilizaban para desafiar al régimen de escuadrones de la muerte respaldado y armado por Estados Unidos que fue responsable del asesinato del arzobispo Oscar Romero de El Salvador y un grupo de monjas visitantes de Cleveland, Ohio, así como a miles de trabajadores y campesinos que se opusieron a su gobierno asesino. En Guatemala, los revolucionarios desafiaban a la dictadura de Ríos Montt respaldada por Estados Unidos, ¡que había asesinado a unos 400,000 indígenas!

En este contexto, y aún frescas las masivas movilizaciones estadounidenses contra la guerra genocida de Estados Unidos en Vietnam que asesinó a cuatro millones de vietnamitas, el movimiento contra la guerra se había convertido en una fuerza poderosa en la política de Estados Unidos. Decenas y cientos de miles se movilizaron periódicamente contra cualquier amenaza de intervención estadounidense en Centroamérica hasta el punto en que el Congreso de Estados Unidos se vio obligado a aprobar en 1982 la famosa Enmienda Boland a un proyecto de ley de apropiaciones que prohibió la ayuda militar a la atroz dictadura salvadoreña y al Contras nicaragüenses, que buscaban derrocar al entonces gobierno sandinista revolucionario.

Durante este período, la Acción Socialista fue prominente en todos los aspectos del creciente movimiento contra la guerra. Nuestros camaradas fueron invitados destacados en representación del movimiento antiguerra de los Estados Unidos, a las Conferencias Internacionales de Solidaridad en Managua y Granada. Fuimos centrales en la organización periódica de conferencias nacionales contra la guerra en los EEUU que convocaron las principales movilizaciones nacionales en todo el país. Nos reunimos, intercambiamos puntos de vista y, a menudo, entrevistamos a los comandantes de prensa del FSLN, como Daniel Ortega, Jaime Wheelock, Omar Cabezas y Tomás Borge, por nombrar algunos.

Las mismas relaciones de colaboración se establecieron con el Primer Ministro de Grenada, Obispo y otros revolucionarios granadinos, basados ​​en nuestro papel clave en la fundación del amplio Comité de Solidaridad de Granada. Ayudamos a organizar giras nacionales en los Estados Unidos y conferencias para varios de estos líderes revolucionarios. Ayudamos a ganar el apoyo de importantes sectores del movimiento sindical de los EEUU a posturas no intervencionistas, incluidas algunas docenas de sindicatos nacionales. En el área de la Bahía de San Francisco, las movilizaciones masivas en que desempeñamos un papel principal en la iniciación, incluyeron adhesiones de mientras de l
os siete Consejos Laborales Centrales del Área de la Bahía y de unos 100 sindicatos del área.

Con base en nuestra experiencia directa en Nicaragua y el contacto regular con líderes y activistas nicaragüenses y con acceso a una amplia gama de documentos, discursos, visitas y encuentros personales, pudimos detallar y registrar con precisión el despliegue y la dinámica siempre cambiante. Socialist Action produjo dos libros principales e innumerables artículos que expresan nuestros puntos de vista sobre las fortalezas y debilidades del FSLN: "Nicaragua: Dinámica de una revolución inconclusa", de Alan Benjamin, en 1989, y "Asalto a Nicaragua: la historia no contada de la 'Guerra Secreta' de EEUU" en 1987.

Este último incluye un artículo de este autor titulado, "Nicaragua / Contragate: preguntas estratégicas para el movimiento antiguerra de los Estados Unidos" . "F
ue publicado ante las sensacionales audiencias sobre Irán en el Congreso que revelaron el financiamiento ilegal estadounidense de los infames "contras" nicaragüenses a través de agentes de la CIA y sus cómplices, que facilitaron la introducción de cocaína y crack en los EEUU en colaboración con el infame Cartel Colombiano de Medellín. Gran parte de los ingresos de la venta de esta cocaína fueron canalizados a los Contras. La CIA obtuvo financiamiento encubierto adicional por la venta secreta, a través del asesor de Seguridad Nacional Oliver North, de los misiles Tow tierra-aire de Estados Unidos al gobierno iraní y de los fondos asegurados por Israel sionista y la monarquía saudí (ver "Inside the Shadow Government" por Daniel Sheehan, 1988).

En resumen, el historial de 10 años de Acción Socialista de oponerse a la intervención estadounidense en todas sus formas nos proporcionó una plataforma nacional e internacional modesta pero importante desde la cual intentamos influir en el curso de los acontecimientos en los EEUU y en Nicaragua a través de contactos directos con el liderazgo revolucionario nicaragüense basados ​​en nuestro historial de apoyo incondicional al derecho de Nicaragua a la autodeterminación.

Crítica socialista del FSLN

¿Y cuál era nuestra posición en relación con el liderazgo del FSLN? Si bien consideramos que Daniel Ortega y los líderes centrales del FSLN eran "revolucionarios de acción", es decir, revolucionarios honestos que deseaban cambios importantes en la sociedad nicaragüense, reconocimos que eran fundamentalmente adversos a la ruptura con la clase capitalista nicaragüense, cuyo principal componente, junto con con la Iglesia Católica, también se opuso a la dictadura de Somoza, pero por sus propios motivos. En este asunto decisivo, estábamos entre los críticos más duros del FSLN.

Los capitalistas de Nicaragua comenzaron a romper con Somoza en los años posteriores al terremoto de 1972 que arrasó Managua, mató a 10.000 personas y dejó a otras 250.000 sin hogar. Ellos, junto con la Iglesia Católica, se opusieron especialmente a que Somoza robara millones de dólares en fondos de ayuda de los EEUU y de otros lugares. Cuando apoyaron el levantamiento liderado por el FSLN en 1978-79, la respuesta de Somoza fue enviar helicópteros de su ejército para lanzar bombas de 500 libras en sus fábricas.

El asesinato de Somoza en 1978 del editor de La Prensa,  Pedro Joaquín Chamorro, selló su destino ya que los capitalistas de la oposición pronto formaron una serie de alianzas políticas con el FSLN que culminaron en la Junta de Reconstrucción Nacional de junio de 1979 (JGRN) encabezada por cinco figuras: Daniel Ortega y otros dos
 cercanos al FSLN; un líder capitalista, Alfonso Robelo, que más tarde se convirtió en un líder central de la Contra; y Violeta Chamorro, esposa del propietario y editor asesinado de La Prensa. Chamorro fundó UNO (Unión Nacional Opositora) y más tarde apoyó a los Contras. Luego derrotó a Ortega en las elecciones presidenciales de 1990.

La JGRN, una coalición gubernamental de coalición (multi-clase), fue originalmente presionada por la administración Jimmy Carter a través de su embajador especial William Bowdler, junto con los jefes de estado de Costa Rica, Venezuela y Panamá, para agregar dos representantes capitalistas adicionales, a un total de siete, a fin de dar la mayoría a los principales representantes del capital nicaragüense. Somoza se iría, acordaron, llevándose consigo el tesoro de Nicaragua, mientras que su ejército de la Guardia Nacional se fusionaría con las fuerzas combatientes del FSLN. Su salida se
ría aprobada por los Estados Unidos. Esto se seguiría, según lo que se conoció como el "Plan Carter", con la convocatoria de un "gobierno de acuerdo nacional" cuyos representantes serían dos tercios capitalistas y un tercio del FSLN. El plan era inaceptable para el FSLN y, a menudo, fue denominado "somocismo sin Somoza".

Somoza se fue, pero sus principales generales continuaron su matanza masiva en un esfuerzo final, infructuoso, por demoler las fuerzas del FSLN. En los últimos meses de lucha, el FSLN organizó una huelga general insurreccional, y a un alto costo, asaltó los búnkeres restantes de Somoza en Managua, y derrotó por completo y capturó al ejército de la Guardia Nacional de Somoza.

El 19 de julio de 1979, sin duda con el apoyo y la aprobación de las masas nicaragüenses, se movilizaron para establecer un marco gubernamental que les diera una mayoría política en las instituciones centrales del nuevo estado. Pero la mayoría política del FSLN nunca fue igualada por su control de las instituciones económicas básicas del estado post-Somoza. Aquí, la vieja clase capitalista gobernó con impunidad y con el asentimiento del FSLN:

+ Durante los primeros seis meses posteriores a la victoria del 19 de julio, los jefes de 15 de los 18 nuevos ministerios del gobierno eran capitalistas.

+ Los bancos en bancarrota de Nicaragua y las instituciones financieras relacionadas fueron "nacionalizados", pero solo para garantizar que la mayoría de las deudas contraídas por el gobierno de Somoza serían pagadas a lo largo del tiempo a varias instituciones bancarias internacionales. Dice una proclama de JGRN, "es necesario preservar el prestigio del país entre los centros financieros internacionales al asumir el pago de las obligaciones internacionales contraídas por el sector privado". Esto incluyó un acuerdo negociado con unos 100 bancos comerciales para pagar en cuotas de la deuda de $ 1.6 mil millones del gobierno de Somoza.

+ Los principales cultivos agroexportadores de Nicaragua, la fuente central de su riqueza, permanecieron en manos capitalistas.

+ Con respecto a la reforma agraria, el gobierno del FSLN nacionalizó solo la tierra de Somoza, alrededor del 20 por ciento del total. El resto permaneció en gran parte en manos capitalistas. En resumen, y sorprendentemente, nunca hubo una gran reforma agraria en la primera década del gobierno sandinista y nunca ha habido una hasta el día de hoy. La mayoría de la tierra cultivable permanece en manos capitalistas.

+ La importante y poderosa alianza capitalista, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) establecido por las elites anti-Somoza, permanece vigente hasta el día de hoy y opera como la fuerza dominante en la economía capitalista de Nicaragua.

Menos de un mes después de la toma del poder por el FSLN el 19 de julio, el JGRN decretó que todas las tierras y propiedades pertenecientes a los capitalistas no somocistas que habían sido "ilegalmente" capturados por campesinos insurgentes tenían que ser devueltos a sus antiguos dueños.

+ Tras la llegada al poder del FSLN, esta burguesía anti-Somoza controlaba las alturas de comando de la economía nicaragüense, especialmente con respecto al sector agroexportador. En 1982, el 73 por ciento de toda la actividad productiva estaba en manos privadas. En la agricultura, que representó el 70 por ciento de todas las exportaciones en 1982, el 86 por ciento de los activos productivos de Nicaragua estaban en manos privadas. Los hechos económicos en Nicaragua hoy difieren poco de lo que el FSLN estableció en 1979, si el FSLN estaba formalmente en el gobierno, en el poder no.

Los hechos señalados arriba no son accidentales. Reflejan, como veremos, la opinión asimida por el liderazgo del FSLN de que el capitalismo -dominación de la sociedad por una élite de propietarios privados que controlan la tierra, los bancos, las instituciones financieras y el comercio exterior de Nicaragua- y no la construcción de una sociedad socialista: ¡es el único sistema social capaz de satisfacer las necesidades de las personas!

Cuba y Nicaragua: revolución social vs. reforma capitalista

Pocos años después de la derrota de Daniel Ortega en las elecciones presidenciales de 1990 por Violeta Chamorro, representante electoral de las fuerzas políticas que respaldaron la guerra de los Contra contra Nicaragua, visité la Cuba revolucionaria y tuve la oportunidad de analizar la situación en Nicaragua con varios líderes cubanos. Incluyeron al jefe de la escuela de cuadros del Partido Comunista de Cuba, quien durante 10 años había supervisado los esfuerzos de Cuba para difundir las ideas revolucionarias de Cuba en toda América Latina. Había sido el enlace de Cuba con el Che Guevara cuando el Che fue enviado a Bolivia para participar en los esfuerzos de la guerrilla en ese país. Su incisivo comentario sobre la derrota electoral de Ortega ante la ONU de Chamorro sigue vigente hasta hoy. "No se puede hacer media revolución".

Se refería a la ruptura revolucionaria de Cuba con el capitalismo en 1959 y su distribución masiva de la tierra cubana al. campesinado sin tierra, en comparación con el FSLN manteniendo intactos los elementos esenciales del capitalismo nicaragüense, incluida la propiedad privada de la tierra por los oligarcas y súper ricos de Nicaragua. En las palabras de Fidel Castro sobre este punto crítico, "nacionalizamos a la clase capitalista cubana hasta los clavos en las botas". ** En agudo contraste, esto es lo que los principales portavoces del FSLN tenían que decir sobre esta cuestión:

El Comandante Tomás Borge, New Left Review (julio / agosto de 1987), dijo: "No hay ni podría haber [en Nicaragua] un proyecto ideológico tan claramente definido como el que existía en Cuba. ... No es accidental que la burguesía [nicaragüense] haya recibido tantos incentivos económicos, incluso más que los trabajadores; nosotros mismos hemos estado más atentos a dar oportunidades económicas a la burguesía que a responder a las demandas de la clase trabajadora. Hemos sacrificado a la clase trabajadora a favor de la economía como parte de un plan estratégico ".

Francisco Pizarro, máximo asesor económico del FSLN, en la Cuarta revista francesa Inprecor (No. 185, julio / agosto 1987): tomar el camino socialista cubano "no solo sería ingenuo sino también profundamente irresponsable en el caso de Nicaragua ... un un profundo programa de expropiación de la tierra, la industria y el comercio ... sería desastroso en un país cuya estructura económica está marcada por el peso importante de la producción agrícola y por una atomización de la propiedad en el campo, en la industria y en el comercio ".

El ministro de Defensa del FSLN, Humberto Ortega, (ver Le Volca Nicaraguayan , de Francis Pisani , 1984), dijo: "No podemos resolver al mismo tiempo los problemas de la liberación nacional y los de la liberación social. Primero debemos completar la etapa de independencia nacional y liberación nacional ".

El Ministro de Agricultura del FSLN Jaime Wheelock, (ver Jaime Wheelock, "El Gran Desafío", Managua, Editorial Nueva Nicaragua, 1983, p.101): "Es importante entender que el modelo socialista es un solución para las contradicciones que solo existen en los países capitalistas desarrollados. ... Aunque tenemos principios socialistas, no podemos efectuar la transformación de nuestra sociedad socializando los medios de producción. Esto no conduciría al socialismo, sino que, por el contrario, podría conducir a la destrucción y desarticulación de nuestra sociedad ".

En verdad, y a pesar de los horrores perpetrados por la guerra de los contras respaldada por Estados Unidos contra el gobierno del FSLN que cobró la vida de unos 15,000 nicaragüenses, el FSLN no distribuyó "tierra a los cultivadores" y no nacionalizó las propiedades capitalistas en general. efecto de alienar profundamente a las masas nicaragüenses. ¡En 1990, cuando el FSLN organizó todos los aspectos del proceso electoral, perdió sorprendentemente la presidencia ante las fuerzas respaldadas por el COSEP, la Iglesia Católica y el gobierno de los EEUU!

Mientras el FSLN cedió el poder gubernamental a sus rivales, en el breve intervalo entre su pérdida de 1990 y la instalación del nuevo gobierno, varios de sus líderes centrales en el infame Asunto Piñata aprovecharon la oportunidad de enriquecerse apropiándose de edificios públicos y grandes hoteles. y establecer el control sobre la tala mayor, las operaciones agroindustriales y algunas instituciones bancarias. En resumen, ¡los líderes revolucionarios del FSLN se convirtieron en capitalistas!

En 1996 y 2001 Ortega perdió su segundo y tercer intento por lpa presidencia pero regresó a este puesto en las elecciones de 2006, 2011 y 2016. Sin embargo, durante todo este período, la naturaleza esencial de la economía nicaragüense ha sido capitalista y Nicaragua se ha mantenido como la segunda nación más pobre del hemisferio.

Es cierto que el FSLN al principio, y con la ayuda y la influencia de los cubanos, intentó introducir algunas reformas críticas, incluida una campaña nacional de alfabetización, el establecimiento de importantes organizaciones de mujeres y estudiantes, una federación nacional de sindicatos y mejoras en el cuidado de la salud. Durante la última década -basándose solo en la asistencia de fondos petroleros de Venezuela, en lugar de a expensas de los capitalistas nicaragüenses-, el FSLN introdujo algunos programas sociales destinados a proporcionar asistencia directa a los pobres de la nación. (El "asistencialismo" ahora está disminuyendo en proporción a la crisis económica cada vez más profunda de Venezuela). Pero como con todas las otras "revoluciones rosas" en América Latina, lo esencial del capitalismo permaneció intacto, con el tiempo condenando a las masas a una vida de pobreza y privación.

Los salarios de Nicaragua están entre los más bajos de América Latina; sus maquiladoras de la zona de libre comercio, de propiedad extranjera, al igual que en cualquier otro lugar del mundo, sirven a las necesidades imperialistas de mano de obra barata. La mayoría de la población está relegada al sector "informal" de la economía, es decir, a la venta de baratijas y otras mercancías pequeñas y alimentos en las calles y en otros lugares para buscar una vida mínima.

La ley atroz de Nicaragua que prohíbe formalmente el aborto incluye una pena de seis años de prisión para los infractores. Es un excelente ejemplo de la colaboración del FSLN con la extrema derecha y la Iglesia Católica. Cuando los partidos políticos que representan a este último introdujeron esta legislación reaccionaria en la Asamblea Nacional, el FSLN liberó a sus representantes parlamentarios de la disciplina partidista. Esto permitió suficientes votos "sí" del FSLN para aprobar esta legislación reaccionaria, una de las leyes más atrasadas del mundo, aunque hasta la fecha nadie ha sido encarcelado por violar esta Ley.

Debo agregar que los votos del FSLN que prohíben el aborto allanaron el camino para su nueva alianza electoral del 2006 con la Iglesia Católica y su principal prelado, el cardenal Miguel Obando y Bravo. Esta alianza devolvió a Ortega a la presidencia. Obando, que había viajado a los EEUU décadas antes para presionar al Congreso en busca de ayuda a los Contras para derrocar al gobierno del FSLN, pasó a ser un partidario del FSLN. Presidió la boda de Ortega con Rosario Murillo, hoy vicepresidenta de Nicaragua. "Soy un hombre católico", dijo Ortega en una manifestación masiva reciente del FSLN en Managua para buscar apoyo a su asediado gobierno, y tal vez, para señalar una vez más que la alianza del FSLN con la Iglesia Católica bien podría ser restablecida.

Nuestro punto aquí es demostrar una vez más que desde la Revolución de 1979 hasta nuestros días, la política del FSLN ha sido gobernar en coalición con la elite capitalista de Nicaragua. En años más recientes, la fachada "socialista" de la integridad revolucionaria casi ha desaparecido, a pesar de la retórica ocasional.

Fracaso de las "revoluciones rosas"

Trágicamente, debemos decir lo mismo con respecto a todas las "revoluciones rosadas" de América Latina en la última década y más. Al llegar al poder político, los gobiernos de Lula / Brasil, Morales / Bolivia, Kirchner / Argentina, Ortega / Nicaragua, Correa / Ecuador y Chávez-Maduro / Venezuela, dejando a un lado la retórica, nunca contemplaron una ruptura revolucionaria con el capitalismo.

Las diferencias que se distinguían una de las otras en cuanto a la implementación de reformas a veces sustanciales estaban subordinadas al hecho de que en todos los casos las estructuras e instituciones sociales esenciales del estado capitalista permanecían en gran parte intactas. "INTACTO", nuevamente, significa que la propiedad fundamental y el control de las alturas económicas dominantes de la nación debían permanecer en manos capitalistas; la tierra y los recursos naturales, los bancos clave y las instituciones financieras permanecen hoy en manos capitalistas. Con respecto a los recursos clave de petróleo y gas natural, incluso estos, aunque a veces formalmente "nacionalizados", fueron debilitados o anulados por muchos de los acuerdos tradicionales de "letra pequeña" o de nacionalización falsa con capital extranjero que garantizaba sus intereses.

A diferencia de la Revolución Cubana de 1958-59, que con el liderazgo de Fidel Castro rompió definitivamente con el capitalismo, ninguna desafió la propiedad privada de los bancos y las instituciones financieras líderes. Ninguna desafió la propiedad corporativa de los principales medios de comunicación. Ninguna rompió fundamentalmente con las organizaciones comerciales capitalistas internacionales. Ninguna estableció el monopolio del comercio exterior y ninguna estableció algo parecido al control por parte de las masas trabajadoras sobre las instituciones políticas que gobernaban sus vidas.

Todas estas "revoluciones rosadas", con la trágica evolución de Nicaragua para convertirse tal vez en la sombra más tenue de todas, resultaron ser incapaces de garantizar que las medidas implementadas para aliviar las terribles condiciones soportadas por las masas durante décadas y con el tiempo se vuelvan más institucionalizadas. Todos estos regímenes reformistas intentaron coexistir con el capitalismo, un proyecto fatal e imposible que con el tiempo los condenó a la retirada inevitable, si no a la devolución al gobierno de las elites anteriores. Nicaragua no fue una excepción.

Reciente política de shock

En los últimos tres meses, y siguiendo el decreto ahora retirado del FSLN que reducía los pagos de pensiones en un 5 por ciento y aumentaba los impuestos a los pobres, hemos sido testigos de movilizaciones masivas a favor y en contra del gobierno del FSLN. La mayoría de los portavoces de las fuerzas anti-FSLN parecen originarse desde la derecha, de hecho, en algunos casos desde los sectores más reaccionarios de la sociedad que miran hacia los EEUU, pero que previamente estaban alineados con el FSLN. En la ausencia de claras fuerzas socialistas revolucionarias en la escena, esto es trágicamente inevitable.

Sin lugar a dudas, una gran medida de la alienación masiva del FSLN hoy se debe a sus propias políticas, no solo a las reducciones de las pensiones y los aumentos de impuestos propuestos, sino a la concesión de importantes áreas de tierras a intereses privados para facilitar un Canal Interoceánico, su demora en tomar medidas decisivas para detener una serie de incendios forestales, su respuesta violenta a las manifestaciones inicialmente pacíficas, así como la pobreza general de la mayoría del pueblo nicaragüense.

Aquí, admitimos la falta de conocimiento preciso sobre los perpetradores de la violencia que ha marcado las protestas actuales. Hemos visto informes creíbles de partidarios del FSLN y de sus opositores de que unos 300, tal vez 400, han sido asesinados y muchos más heridos. Si bien es claro que el FSLN tiene un monopolio virtual de las instituciones de represión y violencia, el ejército y la policía, en este momento no estamos en condiciones de determinar la veracidad de ninguna evaluación. Sin embargo, no tenemos dudas de que las fuerzas respaldadas por los EEUU así como por el gobierno capitalista del FSLN y sus fuerzas armadas son totalmente capaces de defender sus intereses con violencia. No somos indiferentes en este asunto.

Una vez más, nos oponemos a todas y cada una de las formas de intervención de los Estados Unidos. Hay una diferencia entre los trabajadores de mentalidad revolucionaria que reemplazan a los gobiernos, y las instituciones que son un obstáculo para el progreso revolucionario que es lo que esas fuerzas proponen como alternativa. El "derecho a la revolución", el derecho de la gran mayoría a tomar el control de su destino y construir un nuevo mundo, pertenece solo a las propias masas oprimidas.

Con el tiempo aprenderemos más sobre cómo comenzaron los trágicos tiroteos y asesinatos. Pero esto también está subordinado a obtener una comprensión sobre qué intereses representa el liderazgo de las fuerzas contendientes. En esto estamos seguros. Ninguno de los dos presentó una plataforma destinada a desafiar cualquier forma de dominación y explotación capitalista. Sin lugar a dudas, hay fuerzas que rechazan fundamentalmente el capitalismo nicaragüense, probablemente en ambos lados, pero hasta la fecha están aislados en el mejor de los casos y sus puntos de vista programáticos siguen siendo en gran medida desconocidos.

Los dos principales contendientes al lograr apoyo popular han demostrado ser capaces de movilizar fuerzas de masas, ya sea que provengan del profundo descontento con las políticas del FSLN o de los partidarios del FSLN que ven cualquier desafío al gobierno de Ortega como una inevitable regresión social.

Por ahora, sin embargo, parece que las violentas confrontaciones físicas que han polarizado al país durante los últimos tres meses han retrocedido y, tal vez, se avecina otra ronda de negociaciones de reconciliación. No tenemos ninguna razón para creer que los actores principales de hoy, como en el pasado, no son completamente capaces de llegar a acuerdos que una vez más subordinan los intereses de las masas nicaragüenses al dominio del capital. No nos interesan esas negociaciones, salvo demandar en los Estados Unidos que el imperialismo mantenga sus manos sangrientas y aferradas a Nicaragua.

Huelga decir que somos firmes defensores de la construcción de un partido socialista revolucionario de masas en Nicaragua, un partido organizado independientemente de y contra todas las intervenciones imperialistas y contra el gobierno de capital en Nicaragua. Este debe ser un partido profundamente arraigado en las luchas justas del pueblo nicaragüense por una sociedad libre del saqueo y la explotación capitalista.


Notas.

* Señalamos aquí la perspectiva de que en los últimos años las ONG estadounidenses y los fondos NED para impulsar los proyectos de la clase capitalista mimado por el FSLN en Nicaragua, o incluso los proyectos de la "sociedad civil" del FSLN han sido más que evidentes, si no bienvenidos.
** Para ser más precisos con respecto al punto de vista de Cuba sobre la revolución nicaragüense, debemos notar que a principios de los años 80 apareció un artículo de Fidel Castro en el Guardián Nacional que advirtió al FSLN que no tomara el camino cubano. Pero este es un tema para otro momento.


Jeff Mackler es un dirigente de Socialist Action, un grupo trotskista estadounidense escindido del viejo SWP.

Fuente: CounterPunch Nicaragua: Dynamics of an Interrupted Revolution

Entradas más populares de este blog