Trías: Mensaje, mensajero, buzón
 
La expresión “tupamaros” recién apareció como nombre en 1965 y coincide casualmente con un artículo sobre “Artigas y los tupamaros” de Trías en El Sol. - Gabriel Quirici, en "Lento".  
Cuando dos gitanos hablan, se mienten pero no se engañan - Antonio Machado


Voy a hablar del problema suscitado en relación a Vivian Trías. Quiero dar aquí un testimonio personal, que también puede ser confirmado por un centenar de protagonistas de los mismos hechos. Primero debo ponerlo en contexto. Por su orden el mensaje, luego el mensajero, al final el buzón.

"Matar al mensajero" decimos cuando, en vez de discutir sobre el fondo de una cuestión, se usa como subterfugio
cuestionar al portavoz. Lo singular es que aquí también se falsifica el mensaje.


Cuando empezó a hablarse de la vinculación de Trías con el servicio de inteligencia de Checoslovaquia en los años del "socialismo real", se hizo énfasis en un informe sobre el golpe militar en Argentina en 1976.

Sabemos, y no de ahora sino desde siempre, de las expectativas muy equivocadas de Trías en algunos regímenes militares latinoamericanos de esa época y de la confusión ideológica que esto significó, y no sólo en su caso.

Pero ¿quién fue Trías? ¿Un promotor de dictaduras militares

Cualquiera sabe que eso es insostenible. También lo es presentarlo como un defensor de las dictaduras burocráticas estalinistas. Reducir a esos episodios -además presentados en forma falsa- su obra de investigación y elaboración teórica en historia y ciencia política, es burdo y ruin.

No es nuestro propósito defender a Tras. Sus errores fueron profundos y dañinos y no es hoy que empezamos a combatirlos. Pero pese a ellos fue un iniciador del pensamiento marxista independiente en nuestro país. Su contribución confluye con la de sus contemporáneos brasileños Ruy Mauro Marini, Vania Bambirra y Theotonio dos Santos, con el peruano Aníibal Quijano Obregón, con estadounidenses como Paul Baran, y otros. Su investigación histórica sobre las luchas sociales en el Río de la Plata desde el siglo XIX hasta su tiempo encaja en esa compañía, su originalidad intelectual se destacaría en este lamentable panorama actual.


Errores, rumbos equivocados, falsas expectativas, idas al carajo, las tuvo, fueron cosa seria y más de una. Pero lo principal en él no fue irse al carajo. 

Primero hay que pensar en el problema al que estaba abocado, el camino de liberación social de las masas desposeídas de este continente, de progreso y desarrollo de nuestras sociedades. Y son problemas aún no resueltos. A su vez cada debate de ideas tiene sentido en el contexto en el que ocurre, de otra manera nunca se entenderá nada.

Lo importante en el aporte de Trías es su propuesta a abandonar las expectativas en el capitalismo, a no esperar que la burguesía pueda hacer hoy aquí algo parecido a lo que hizo en Europa hace más de dos siglos. De eso ya hay suficiente para el que quiera verlo. Existía en ese momento otra orientación, suponer que en la periferia capitalista podría haber como condición previa y preparatoria al socialismo, un proceso de modernización y desarrollo dentro del modo de producción capitalista, y junto con una burguesía nacional y democrática. Trías se encargó de demostrar que ese sería un camino muerto, lo hizo en forma muy clara, completa y fundamentada, y los hechos, que seguimos viendo hasta hoy, le dan la razón. En cuando al camino alternativo a seguir, Trías tuvo (a veces) sus propias falsas expectativas.

Para entender los límites de su planteo de un "socialismo nacional" y sus callejones sin salida que el tiempo haría evidentes debemos, de nuevo, ir al contexto histórico en que ocurría. El proceso de descolonización de Asia y África de los 50 y 60 del siglo XX tuvo una enorme importancia.Trías vivió el ascenso de este ciclo, también el comienzo de la frustración en las expectativas que despertó. Puso ese problema en términos teóricos cuando sostuvo que la contradicción fundamental de nuestro tiempo, entre capitalismo y socialismo, se expresa en un abanico de contradicciones concretas, y la contradicción principal es entre el imperialismo y los pueblos oprimidos de la periferia capitalista. Para entender los fundamentos filosóficos de este planteo hay que remitirse a Mao, de quien toma su abordaje analítico.

No vamos a desarrollar todo esto, no tiene sentido, pero debemos decir algunas cosas.

a) Trías vivió la eclosión de ese proceso histórico de descolonización y los comienzos de su agotamiento. No llegó a comprender lo último por completo, y conservó dentro de su planteo el paradigma del Estado-nación. Esto podía implicar "rellenar el agujero burgués" con otras cosas, dio lugar a expectativas en burocracias militares bonapartistas. ¡Y qué tanto cargarle las tintas a él, si podemos ver la misma incomprensión en lo que pasa hoy!

b) En eso de la "contradicción principal" es fácil leer el sub-texto. La otra forma de ver el proceso global era suponer que esa contradicción principal era entre potencias imperialistas y el "campo socialista". No es necesario explicar eso, ni a quién dieron razón los hechos.

c) También aplicó ese método analítico para ver las contradicciones internas en el llamado "campo socialista" a través de la ley de desarrollo desigual. No tenía razón en todo, pero tampoco estaba totalmente errado, y su análisis sigue siendo una ayuda para comprender lo que pasó.

En su forma concreta de proponer un camino alternativo, no capitalista, para el proceso de liberación de nuestros pueblos, y de un socialismo plural "ni calco ni copia", había también problemas sin resolver. Por supuesto que no pretendemos tener nosotros aquí la respuesta. Nos resultaría muy satisfactorio ver hoy una discusión crítica y profunda de sus puntos de vista y sus errores. Lamentablemente no es lo que vemos. Desprenderse del problema "matando al mensajero" es servilismo e ignorancia.

Vamos pues al problema del mensajero.

Inicialmente, Fernando López D'Alesandro se refirió a la vinculación de Trías con la inteligencia checoslovaca en términos de "espía" agregando varios adornos más, a los que nos referiremos. Luego Aldo Marchesi y Michal Zourek presentan una interpretación muy diferente, en base al estudio de la misma documentación. Curioso.

Para ellos no se trataba de una subordinación de Trías a ese servicio de inteligencia (algo en lo que LDA y otros insisten una y otra vez) sino de una colaboración libre entre dos partes (un servicio pequeño y un partido pequeño) que tenían ciertas coincidencias políticas e intereses comunes. El pago, muy pequeño, era para comprar libros, pero a Trías lo motivaba la política y no el interés material, y los regalos de whisky y cigarrillos los derivaba a otros colaboradores (a eso LDA llama "red"). AMyMZ dicen que siguen investigando. Sobre Mata Hari, fusilada hace 100 años, todavía sigue la polémica.

Luego hay otra nota de LDA en la que dice algunas cosas muy concretas. Pueden ver todo esto, los vínculos están al pie. Me centraré en lo que me importa, y dentro de eso mi testimonio personal. Me había llamado mucho la atención que este espía no informase a sus superiores del único hecho relevante digno de ser espiado que ocurría ante sus ojos, la formación de un núcleo guerrillero en el Partido Socialista. Según LDA la cosa es más singular todavía, las órdenes de los checoslovacos eran que el núcleo guerrillero lo formase él.

Este es un resumen de la actividad de Trías como "espía checoslovaco".

Fue contratado en junio de 1964. Debía enfocarse en la Juventud Socialista (se la llama equivocadamente "JSU", Trías informa que la misma tenía presencia en las facultades de Arquitectura y Derecho) y hacer de ella un instrumento de la inteligencia checoslovaca. Debía llevar adelante la lucha armada y para ello se busca introducir armas checoslovacas desembarcándolas en Rocha en 1964 y llevarlas a Brasil para enfrentar el golpe de estado, por medio de los cañeros de Artigas liderados por Raúl Sendic. Al final no pudieron hacer ese desembarco. Trías continuó, sin embargo, realizando contactos para crear un posible grupo armado, al mismo tiempo para lograr una banca en el parlamento, y otros. Esta es la conclusión de FLA:

"El PS quedó progresivamente alineado a uno de los campos de la Guerra Fría,.. su principal teórico y dirigente había subordinado sus pasos políticos a la conveniencia de un país comunista... La democracia, en todos sus sentidos, era una circunstancia fortuita."

¡Cualquier parecido con la realidad no es ni coincidencia siquiera! ¡Lo único que falta es un curso de tiro impartido por Amodio!

Me integré a la Juventud Socialista en marzo de 1965. La misma tenía fuerte presencia en todas las facultades, en todos los institutos de preparatorios, y en el IPA, del que curiosamente el profesor Trías se olvida. También en bancarios, profesores, maestros, municipales, trabajadores de la salud, y algunas organizaciones barriales. En setiembre de 1965 se realiza el XXXV Congreso del Partido Socialista, hay un terrible conflicto político interno. Trías realiza una intervención de unos cinco minutos acerca de un trabajo de investigación sobre el imperialismo que estaba preparando. El Partido se fractura en ese congreso, y el 90% de la Juventud (el objetivo del trabajo de Trías) se va, junto con otros militantes. Por supuesto que en los meses previos, de aguda discusión, Trías no había pisado ni una sola reunión de la Juventud ni casi ningún centro de base del Partido. Hasta aquí mi testimonio personal que puede ser corroborado por muchos otros testimonios, si los historiadores quieren hacer su trabajo.

Claro es que esa crisis del Partido no fue culpa de Trías, fue un producto de las circunstancias históricas. Pero que Trías pudiese "subordinar" a la Juventud...

Dejémosla por esa, vayamos a lo otro.

En julio de 1963 se había producido el asalto al Club de Tiro Suizo donde un grupo de militantes del Partido Socialista, con otros, consiguieron unas 30 armas viejas, la mitad inútiles. Sendic pasó a la clandestinidad. Intervino en ese Congreso pero indirectamente, mucho más que Trías. Pero no tenía ninguna posibilidad ni intención de cruzar armas de Rocha a Artigas para llevarlas a Brasil, y si las hubiese tenido no creo que ocurriese lo del Tiro Suizo. Mientras tanto, la dirección de la Revolución Cubana alentó en esos años la lucha revolucionaria en nuestro continente, el evento más importante fue la Conferencia de la OLAS en 1967. Si vemos con atención el documento final y lo comparamos por ejemplo con la Segunda Declaración de la Habana de 1962, veremos un vuelco conceptual en el análisis social de nuestro continente y en la formulación de la estrategia revolucionaria. Se abandonan las ambigüedades, todo el planteo es mucho más "a lo Trías". Pero Trías no está, los delegados del PS son José Díaz y Reinaldo Gargano. Poco después el PS junto con otros grupos políticos firma el "acuerdo de Época" que implica impulsar la lucha revolucionaria en Uruguay. Trías no participa. Tres dirigentes resultan presos, Trías no.

Como dije, en 1965 se retiró del Partido el 90% de la Juventud (vaya trabajo político el de Trías), quedó un pequeño grupo. Como no formaba parte de él lo que puedo contar es por amistades. Ese pequeño grupo era muy activamente partidario de la lucha armada, pero no se fue del Partido como los que pasaron a integrar el Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros. Se quedaron. Con el tiempo conformarían otro grupo, muy pequeño, conocido como Agrupaciones de Militantes Socialistas, que luego integró en Buenos Aires una coordinación de grupos, la UAL. No se quedaron quietos, estuvieron activos, realizando pequeñas acciones armadas, hasta 1978 en que fueron furiosamente reprimidos. Guillermo Manuel Sobrino es un integrante de ellos, desaparecido, fue secuestrado en diciembre de 1977 y visto luego en Banfield y Quilmes. ¿Y cuál fue la relación de este grupo con Trías? Confrontación total. ¿Por qué? Le reprochan su total falta de ánimo y disposición siquiera en la solidaridad con los combatientes armados que estaban siendo salvajemente perseguidos.

LDA acusa a Trías de promover "la opción violenta". ¡Ojalá!

Trías fue un fecundo teórico, con importantes aportes a la comprensión de los problemas del socialismo y la lucha de liberación de nuestros pueblos.

Y pará de contar.

Luego del fracaso de 1962 su presencia en el Partido era importante, sí, como un referente intelectual, pero nada más. No tenía ninguna incidencia real. ¡No hubiese podido subordinar ni a su perro!

En una ponencia que presenté en Córdoba en 2016 dije que Trías era un gran teórico, pero en el sentido "raso" de la palabra, era una forma delicada de decirlo, creía tener razón, no sabía que tanta.

¿Y por qué hablamos de buzón? Si esos documentos de la inteligencia checoslovaca existen y significan algo, buzón es lo que les vendió Trías. 

"...en un documento sin fecha, pero que sospechamos sea de 1965, Trías insiste en la opción violenta como forma de acción política en Uruguay". 

Dice LDA, como queriendo juzgar y todo. Como chiste no está mal. Sí, hubo una "opción violenta como forma de acción política en Uruguay". Hubo varias y de distinto tipo. A Trías le pasaron por el costado, por el otro costado y por el moño.

Pasar armas a Brasil con los cañeros hubiese sido una locura, pero si era para combatir un golpe de estado tan fortuita no le resultaba la democracia. ¿No es que estaba con los militares?

Pero en definitiva lo del buzón de Trías no es para tanto. Si tenemos en cuenta la "paga" que le daban, no da para reprocharle nada. Más bien es como los gitanos de Machado. Ellos le pagan chirolas, él les vende humo. Vendía barato, todavía alguno compra por ahí.

¡Pero no nos vengan a vender semejante buzón a nosotros!

----------------------------------------------------------------

Notas de referencia:
Fernando López DÁlesandro: Las intenciones checoslovacas, la lucha armada y la banca de Vivian Trías
Aldo Marchesi y Michal Zourek: Vivian Trías y Checoslovaquia: ¿qué sabemos hasta ahora?

Bibliografía complementaria:
Eduardo Rey Tristán: La izquierda revolucionaria uruguaya: 1955-1973
Ivonne Trías: Hugo Cores: pasión y rebeldía en la izquierda uruguaya

​Notas relacionadas, mías:
Enigma para contraespías
Agente doble Vivian Trías: Lo tenemos por otro cargo
Enigma para espías: el caso del espía que no espiaba


De Julio Louis:
La crítica liberal a Trías: tirar el niño con el agua del baño ​


Nota de Trías sobre Polonia y la URSS que recomiendo:

Entradas más populares de este blog