Frutos y peligros del 'bloque interno': 
El Comintern y Asia 1919-25 (III) (parte final) [*]
>John Riddell

   La experiencia más avanzada de alianza comunista con revolucionarios nacionalistas ocurrió en Indonesia (Indias Orientales holandesas) antes del Congreso de Bakú. Sin embargo, no fue mencionado en el congreso, a pesar de que uno de sus arquitectos, el comunista holandés Maring (Henk Sneevliet), estaba presente en la sala. Maring había sido un líder durante muchos años de los colonos holandeses socialistas revolucionarios en Indonesia, que habían logrado la notable hazaña de transformar a su grupo en uno predominantemente indígena en liderazgo, membresía y orientación programática. La clave del éxito había sido una estrecha alianza con una organización nacional revolucionaria de masas del tipo descrito por el Segundo Congreso, llamado Sarekat Islam.

Su táctica, que llamaron un "bloque interno", implicó construir una fracción comunista dentro de la organización islámica, al enviar compañeros al movimiento y reclutar entre sus filas. El bloque con Sarekat Islam, que comenzó antes de que se formara el Comintern, había resultado en la consolidación de un pequeño pero viable partido comunista en Indonesia. [1]


El silencio de Maring en Bakú y su evasivo informe al Segundo Congreso (1920) probablemente reflejaban la incertidumbre de si el bloque Sarekat Islam era compatible con la política de la Internacional Comunista, particularmente dado que Sarekat Islam era un movimiento panislámico del tipo que fue condenado rotundamente por ese Congreso. El Congreso de Bakú parece contradecir el pronunciamiento del Segundo Congreso, al menos en espíritu. Dos años más tarde, Tan Malaka, un líder del partido de las Indias Orientales Holandesas de la Comintern, ayudó a convencer al Cuarto Congreso (1922) de adoptar una política más flexible sobre el panislamismo. [2]


A finales de la primavera de 1921, el Comintern envió a Maring a una misión a China. En base a sus acciones posteriores, debe haber pensado claramente que la experiencia de Sarekat Islam era relevante para su misión en China.


El Lejano Oriente  agitado


La reestabilización vista en Medio Oriente y Asia Central en 1921 no se extendió al Lejano Oriente. Un ejército intervencionista japonés todavía ocupaba Vladivostok y las provincias marítimas del Pacífico de Rusia; los ejércitos contrarrevolucionarios operaban esa región y en Mongolia. A través de una campaña extendida que dura hasta 1922, las fuerzas soviéticas derrotaron a los ejércitos de la Guardia Blanca y obligaron al ejército japonés a retirarse. En el proceso, las fuerzas prosoviéticas prevalecieron en Mongolia, que recuperó su independencia como aliada de la Rusia soviética.


Sin embargo, hacia el sur, China permaneció desmembrada por los ejércitos de caudillos rivales y la intrusión de muchas potencias imperialistas rivales, incluido Japón. La revolución de 1911 derrocó al emperador y estableció una república, pero las fuerzas reaccionarias y centrífugas pronto ganaron la delantera. Sun Yatsen (Sun Zhongshan), un líder de la revolución y primer presidente de la república, lanzó un movimiento político, el Guomindang (GMD - también conocido como Kuomintang o los "nacionalistas" chinos), para buscar la realización de los ideales progresistas de la revolución. En 1921, Sun estableció un gobierno regional en Guangdong, una importante provincia del sur. Mientras tanto, en julio de 1921, el Partido Comunista Chino (PCCh) estaba formado por un pequeño grupo de intelectuales revolucionarios. El GMD y el PCCh siguieron siendo los principales actores en la vida política china hasta el triunfo de la revolución dirigida por los comunistas en 1949.


Los congresos de Moscú: avance y frustración


El Tercer Congreso Mundial de la Internacional Comunista celebró su última semana de sesiones en el mismo mes en que se formó el PCCh, en julio de 1921. La Internacional se vio afectada por una grave crisis derivada de los acontecimientos en Alemania, y no se encontró tiempo en el evento de tres semanas una discusión sustantiva de los países coloniales y semicoloniales. Tres conjuntos de tesis, que reflejan la experiencia de los comunistas en Irán, India y China, se presentaron al congreso, pero no se aprobaron. Los esfuerzos para redactar una resolución en el Este no tuvieron éxito. La única sesión dedicada a Oriente provocó una fuerte protesta de M.N. Roy por su enfoque descuidado, mientras que el delegado francés Charles-André Julien se quejó de que "el papel principal ha sido interpretado por la cinematografía". [3]


Los tres conjuntos de proyectos de tesis difieren en su enfoque, lo que refleja una diversidad de experiencias en Irán, India y China. El borrador de Roy enfatizaba el potencial revolucionario del proletariado naciente en las colonias; Los borradores de Sultanzade y Zhang Tailei exigían una alianza anticolonial revolucionaria, anticipando lo que se conoció como un frente único antiimperialista revolucionario. 


Hubo fricciones similares en los Congresos Mundiales Segundo, Cuarto y Quinto con respecto al peso otorgado a la discusión del Este. Además, ninguna de las tres principales conferencias ampliadas del Comité Ejecutivo del Comintern en 1922 y 1923 tomó las luchas de los pueblos colonizados [4]. Las tensiones sobre este tema reflejaban una desproporción subyacente. Las víctimas de la subyugación colonial y semicolonial, como lo había señalado Lenin, constituían el 70% de la población mundial, pero en 1921 los comunistas de estas regiones representaban solo el 1% dlos delegados de la Internacional. La revista Kommunistische Internationale de la Comintern dedicó cerca del 10% de sus artículos a principios de la década de 1920 al "Este", un logro digno bajo las circunstancias pero mucho menos de lo que se necesitaba para desarrollar una política para las regiones aún poco entendidas.

Los delegados de Asia no dejaron de notar la falta de respeto sugerida en ciertos momentos de los congresos. En el Tercer Congreso, el conocido comunista búlgaro Vasil Kolarov anunció, justo al comienzo de la discusión sustantiva de la cuestión oriental, que las intervenciones se limitarían a cinco minutos y no se traducirían. No se adoptaron medidas de este tipo en ningún otro congreso inicial de la Komintern. Kolarov ignoró las protestas de Roy y Julien con la observación de que la cuestión oriental había sido debatida adecuadamente el año anterior. Los delegados de Oriente deberían estar satisfechos, dijo, con la oportunidad que se les brinda de "ponerse en contacto con el proletariado internacional". [5] Al año siguiente, en el Cuarto Congreso, se dedicaron dos sesiones plenarias a la cuestión oriental y se adoptó una resolución. Aun así, las frustraciones reprimidas desbordaron. Delegaciones de 10 países asiáticos se unieron para "protestar por el hecho de que el Presidium y el Congreso ... no han dedicado la atención adecuada a la cuestión de Oriente y las colonias". Las quejas sobre el manejo de la cuestión oriental en este congreso fueron insólitas en frecuencia y vehemencia  La respuesta del Presidium fue desdeñosa. En respuesta a las quejas de los delegados del Este de que su trabajo no satisfacía sus intereses, Radek afirmó que "el interés en los partidos vendrá en sus acciones". [6]


Más positivamente, los procedimientos del Cuarto Congreso dan evidencia de una creciente colaboración e incluencia cruzada entre los delegados de pueblos colonizados y racialmente discriminados. De hecho, tanto los congresos de 1921 como los de 1922 muestran una autoafirmación segura y, a menudo, un retroceso efectivo por parte de las delegaciones nacionales. [7] La presentación al Tercer Congreso de tres resoluciones sobre la lucha anticolonial fue seguramente el resultado de un proyecto común. La protesta conjunta al Cuarto Congreso mostró un alto grado de confianza mutua. El cambio en el Cuarto Congreso hacia una evaluación más positiva del panislamismo fue el resultado de las protestas de los delegados de Indonesia y Túnez. Dos delegados de la Hermandad Negra Africana al Cuarto Congreso con sede en Nueva York lograron la adopción de Tesis sobre la Cuestión Negra que reflejaban un punto de vista ampliamente panafricanista. [8]


El Comintern se mantuvo único en su firme compromiso con la libertad colonial y la igualdad racial, pero persistieron las quejas sobre insuficiencias en este ámbito. Las frustraciones encontraron su expresión nuevamente en el Quinto Congreso (1924), cuando Nguyen Ai Quoc (Ho Chi Minh) recriminó a los partidos comunistas de las potencias metropolitanas por ayudar "más o menos cero" en la lucha por la libertad colonial. [9] Tales quejas persistieron durante la década de 1920.


Cuando los partidos metropolitanos intensificaron la colaboración con los comunistas en las colonias, los resultados no fueron necesariamente tan positivos. El historiador indio Sobhanlal Datta Gupta nos dice que el Partido Comunista Británico fue paternalista en sus relaciones con el partido en la India, con el resultado de que los comunistas indios que habían vivido en Gran Bretaña o colaborado con el movimiento británico tenían un estatus privilegiado en su país. La independencia de pensamiento de Roy condujo a su expulsión del Comintern en 1929. Muchos partidos comunistas en Asia pudieron "labrar su propio espacio de forma autónoma de conformidad con las condiciones locales", dice Datta Gupta. "pero en India esto no sucedió". Cuando el Comintern llegó a estar estrictamente alineado con el Partido Comunista Ruso, agrega, "para los partidos comunistas las pérdidas incurridas fueron incalculables". [10] 

Oportunidad en China

En el momento de la misión de Maring en 1921, se puede decir que China y la República Soviética están unidas por una afinidad natural. Ambos países habían sido golpeados por intervenciones imperialistas, y ambos luchaban por unificar sus territorios. Ambos países habían experimentado recientemente revoluciones que derrocaron a los antiguos imperios. Sus poblaciones consistían principalmente de campesinos iletrados. Compartieron una frontera asiática inmensamente larga.La situación en China también tenía una similitud con los acontecimientos en Turquía: un movimiento nacionalista insurgente estaba desafiando el control del imperialismo y sus aliados locales. Pero, en contraste con el movimiento kemalista, el GMD, mientras que su liderazgo
era burgués tenía un componente progresivo; su líder, Sun Yatsen, abogó por una forma de socialismo para China. Comenzando en 1918, los diplomáticos soviéticos hicieron repetidos intentos de establecer contacto con Sun, enfatizando su percepción de "objetivos comunes" en términos de "liberación popular" y "paz duradera". El 28 de agosto de 1921 Sun respondió, escribiendo al comisario soviético de Asuntos Exteriores Georgii Chicherin de su intenso interés en la acción soviética, particularmente en la educación de la nueva generación, que pretendía llevar a cabo "de la misma manera que Moscú lo hizo". [11]Las discusiones de Maring en 1921 con Sun Yatsen ayudaron a poner en marcha la ayuda soviética al GMD, que contribuyó significativamente durante los próximos cinco años a su creciente poder y éxito militar. 

Unidad antiimperialista en China

El naciente movimiento comunista en China se enfrentó a un desafío desalentador. Mientras que el comunismo en Europa surgió de un movimiento marxista de larga data, no había una tradición marxista en China. Las pocas docenas de comunistas chinos pioneros tenían poca experiencia en la lucha de clases y pocos contactos en la clase trabajadora. El país era vasto, con una población inmensa. El aislamiento de los comunistas fue aún más sorprendente en comparación con el Guomindang, que, aunque no estaba estructurado como un partido de masas, tenía un inmenso prestigio que fluía de su continuidad con la revolución de 1911 y la reputación de Sun Yatsen. Las observaciones iniciales de Maring del movimiento comunista, resumidas por el historiador Alexander Pantsov, fueron que sus miembros deben encontrar una forma de trabajar dentro del GMD. Esto creía Maring:

    "...
hacer que sea más fácil para el PCCh [Partido Comunista Chino] ponerse en contacto con los trabajadores y soldados del sur de China, donde el gobierno estaba en manos de los partidarios de Sun Yatsen. Maring enfatizó que el PCCh no debe "renunciar a su independencia, por el contrario, los camaradas deben decidir juntos qué táctica deben seguir dentro del KMD ... Las perspectivas de propaganda de los pequeños grupos [de comunistas], mientras no sean vinculados al GMD, son tenues ". [12
].

Maring compartió sus puntos de vista con los principales camaradas en China, que eran bastante contrarios. 

Hacia un consenso

Independientemente de esta discusión en China, el Komintern convocó una conferencia en Moscú de revolucionarios comunistas y nacionales del Lejano Oriente, celebrada del 21 de enero al 1 de febrero de 1922. Entre los aproximadamente 140 participantes de Asia, las delegaciones más importantes fueron Corea, China, Japón, y Mongolia. Notablemente, los representantes de GMD tomaron parte.Los principales informes reiteraron la estrategia del Segundo Congreso de apoyo a las fuerzas revolucionarias nacionales al tiempo que la aplicaban a diferentes contextos nacionales. Dirigiéndose directamente a los delegados de GMD, el líder bolchevique G.I. Safarov declaró:

   
"Estamos apoyando y continuaremos apoyando su lucha en la medida en que se trata de un levantamiento nacionalista y democrático para la emancipación nacional. Pero, al mismo tiempo, continuaremos nuestra labor comunista de organización de las masas proletarias y semiproletarias de China" [13].


 Mientras tanto, en China, la propuesta de Maring a los comunistas chinos fue más allá del apoyo condicional al GMD; implicaba unirse al movimiento y llevar a cabo el trabajo comunista dentro de él. Encontrando resistencia, Maring insistió, poniendo en juego la autoridad del Comité Ejecutivo de la Comintern (ECCI). En respuesta, el Segundo Congreso del partido (15-23 de julio de 1922) resolvió:

   
"Es imperativo que el proletariado obtenga la libertad y se una al movimiento revolucionario democrático. No hay otra manera. Esto no significa que el proletariado se rinda a los elementos democráticos que representan solo a la burguesía ... Sin embargo, es un hecho que debe haber una alianza temporal con los elementos democráticos para derrocar la explotación de nuestros enemigos comunes: los señores de la guerra feudales internamente y los imperialistas internacionales externamente. ... Bajo ninguna circunstancia debería el proletariado volverse dependiente de ellos o fusionarse con ellos .... Debe reunirse en el partido político del proletariado, bajo la bandera del PC, y construir independientemente su propio movimiento". [14]


La dirección del partido chino continuó oponiéndose a aspectos de la política del Comité Ejecutivo de la Comintern hacia el GMD, hasta el desastroso colapso de la alianza en 1927. Inicialmente, esta alianza parece haber ayudado al crecimiento del PCCh y su integración a las luchas de la clase trabajadora, aumentando sus mimebros en decenas de miles en 1925. El secretario general del partido, Chen Duxiu, comentó al año siguiente que "la victoria del Frente Unido será, por supuesto, una victoria para la burguesía. Pero solo en el Frente Unido podrá el joven proletariado luchar por hechos reales y no por la mera confesión de principios ". [15]

 La posición del partido chino se reiteró esencialmente en una directiva enviada por el líder del Comintern Karl Radek a Maring en agosto de 1922. El texto completo, publicado en inglés en 1994, ha sido resumido acertadamente por Pantsov como un énfasis en la "independencia absoluta del Partido Comunista dentro del Guomindang" . "La directiva" señaló que la cooperación intrapartidaria con GMD debe durar solo hasta que el PCCh se convierta en un partido político de masas por derecho propio como resultado de la profundización del "abismo entre el proletariado, la burguesía y la pequeña burguesía". elementos 'en alianza' . (Para el texto completo de Radek, ver nota al pie). [16]

Cuarto Congreso Mundial: un momento de vacilación

 El informe al Cuarto Congreso de la Comintern escrito en noviembre por Chen Duxiu, por entonces un miembro de GMD, esencialmente reafirma las posiciones del Segundo Congreso y Radek. [17] Dado este aparente consenso, resulta desconcertante que el Cuarto Congreso, celebrado en Moscú del 5 de noviembre al 5 de diciembre de 1922, tuviera muy poco que decir sobre China.Como se dijo, la lucha anticolonialista en Asia estaba plenamente enfocada en el Cuarto Congreso. Al celebrar la expulsión de los ejércitos imperialistas de Turquía y el Lejano Oriente soviético, el congreso también tomó nota de la extensión de la Internacional en África y de la lucha global de liberación negra. 

El concepto de unidad con las luchas de liberación nacional fue reformulado como un "frente único antiimperialista". Se adoptó una resolución sobre la liberación negra que expresaba el espíritu de unidad antiimperialista al reconocer su parentesco con las tesis del Segundo Congreso sobre luchas nacionales y coloniales. . Tarar Boudengha, un comunista tunecino, destacó las supervivencias de los prejuicios racistas dentro de algunos partidos comunistas y el apoyo inadecuado a las luchas coloniales por la libertad. Recibió un fuerte apoyo de Safarov, León Trotsky, y la resolución del Congreso. [18]

El único orador de China, Liu Renjing, habló del Guomindang solo brevemente y en un tono pesimista. Al notar la decisión de su partido de ingresar al GMD, lo planteó como una forma de "competencia con este partido", un esfuerzo cuyo objetivo era "dividir al partido de Guomindan]". En la resolución sobre la cuestión oriental, el GMD no fue mencionado a excepción de una crítica entre paréntesis de que algunos de sus representantes abogaron por el "socialismo de estado". [19]


Este escepticismo se expresa con mayor fuerza en un texto de Radek que se encuentra en los archivos de la Comintern bajo el encabezado "Resolución del Cuarto Congreso". Radek descarta el GMD como una fuerza aliada al imperialismo y no propone que los miembros del PC lo apoyen. El texto era presumiblemente un borrador en funcionamiento; no se menciona en el proceso del congreso y no se publicó en ese momento. El discurso del Congreso de Radek al congreso es pesimista con respecto a las perspectivas en China, pero no retoma la política de GMD. [20]


Una razón posible de este cambio en la política de GMD tal vez esté indicada en el discurso de Liu, que puso énfasis en la expulsión del GMD del gobierno en Guandong, un revés que pronto se haría bueno. Sin embargo, después del congreso, el 12 de enero de 1923, el CEIC adoptó una declaración en la que elogió al Guomindang como "el único grupo nacional revolucionario serio en China" y confirmó que los comunistas chinos deberían unirse a él. El ECCI también reafirmó que el PCCh debería seguir siendo una organización independiente y centralizada cuya principal tarea era la actividad en la clase trabajadora para "establecer una base para un poderoso partido comunista de masas". [21]


El 26 de enero, Sun Yatsen firmó un entendimiento de colaboración con la Unión Soviética. La ayuda soviética al GMD fue retomada, y los primeros consejeros militares soviéticos llegaron a la academia militar Whampoa del GMD. Mientras tanto, los miembros del PCCh jugaron un papel cada vez más influyente en el GMD. Se habló de intentar fusionar el PCCh en una organización grande y ganarlo, pero las declaraciones del PCC y del ECCI sobre China se ajustaron a la política básica establecida. [22]


En 1925, sin embargo, la política de la Comintern cambió drásticamente hacia la dependencia de su alianza GMD. El catalizador de este movimiento parece haber sido una discusión entre Grigorii Voitinsky, funcionario del ECCI, y Joseph Stalin, en abril de 1925, en la que Stalin se mostró sorprendido de que el PCCh todavía existiera como una organización separada. Un discurso de Stalin del mes siguiente esbozó una política diferente, abogando por un cambio de la política de frente único a un bloque en forma de un solo partido obrero y campesino, "un bloque de dos fuerzas - del Partido Comunista y el partido de la burguesía revolucionaria ". [23]

La nueva política fue adoptada y promovida por la Comintern por encima de  las objeciones planteadas no solo por los líderes comunistas chinos sino también por Maring y, en última instancia, dentro del partido bolchevique, por la Oposición Unida dirigida por Trotsky, Grigorii Zinoviev y Lev Kamenev. La política llevó al desastre. Sun Yatsen había muerto en marzo de 1925, y el nuevo liderazgo, bajo Chiang Kai-shek, condujo al GMD hacia un curso más conservador y una mayor distancia del PCCh. El Partido Comunista, acorralado por la política impuesta por Moscú, no estaba preparado para recibir un golpe hostil del GMD. Durante la ofensiva revolucionaria de 1927, el GMD se volvió contra el PCCh, desencadenando una campaña de terror en la que murieron unos 20,000 comunistas. La influencia del partido en las ciudades se rompió, y los comunistas sobrevivientes comenzaron una lucha armada contra el GMD en algunas áreas rurales. [24] 

Balance de una estrategia

Durante la era de la Comintern (hasta 1943), el frente único antiimperialista se convirtió en un factor decisivo solamente en China. En otras partes de Asia y África, el ritmo de la revolución anticolonial fue mucho más lento de lo que se había previsto en 1920, cuando se concibió esta política. Los partidos comunistas también fueron lentos para desarrollar raíces masivas y una amplia influencia. Europa, con sus imperios coloniales aún en gran parte intactos, siguió siendo el centro de la política mundial y del movimiento de la clase obrera, y por lo tanto también el foco de atención de la Internacional Comunista.Sin embargo, durante sus primeros años, la Komintern prestó atención y construyó el apoyo en países coloniales y semicoloniales de una manera sin paralelo en la historia socialista previa o en la práctica de otras corrientes socialistas en ese momento.

El control del "eurocentrismo" se estaba debilitando. Sin embargo, cedió en la era de Stalin a lo que se podría llamar el centrismo de Moscú, en el que las políticas dictadas por el Komintern a los partidos en países dependientes se alineaban cada vez más con las necesidades de la elite gobernante en Moscú y el aparato estatal que rigió. Los grandes cambios de rumbo en Moscú en 1928, 1935, 1941 y 1945 perturbaron los partidos comunistas en el Sur Global como en otros lugares, poniendo en duda las credenciales de este partido como aliados confiables de la liberación colonial. Por otro lado, en muchos países coloniales, los movimientos comunistas desarrollaron fuertes raíces locales y liderazgos; en China y Vietnam pronto ganarían el poder del estado. 
El frente único antiimperialista encajaba lógicamente con la estrategia de la Internacional Comunista en los países dependientes. Fue adoptado universalmente y sin fricción y se persiguió de manera consistente, al menos en los primeros años, en las regiones coloniales y semicoloniales. Este registro contrasta con el de su análogo, el frente único en los países capitalistas desarrollados, que la Comintern adoptó más tarde (diciembre de 1921) con mucha resistencia, y que luego se implementó de manera intermitente.

El frente único antiimperialista contenía una contradicción inherente: los aliados buscados incluían fuerzas burguesas que, en el mejor de los casos, marcharían con los comunistas a lo largo de solo un segmento limitado del camino al socialismo. Esos aliados bien podrían separarse y convertirse en enemigos. Hacer frente a esta contradicción no planteó dificultades insuperables para los comunistas. Sin embargo, al igual que la implementación de la política de frente único en su conjunto, planteó una serie de preguntas que no pudieron ser resueltas por simle referencia a un principio básico, sino que requirió un estilo táctico bien afinado basado en la experiencia local. Esta capacidad fue particularmente urgente cuando, como en China, los comunistas se comprometieron a trabajar dentro de una formación dirigida por la burguesía. Los documentos fundacionales de la Comintern subrayaron la importancia de la autonomía y la autosuficiencia para las secciones nacionales, pero incluso en los primeros años, esto no siempre se observaba en la práctica.

La experiencia de frente único en Indonesia contrasta de manera interesante con la de China. El progreso en la colonia holandesa se logró sin ayuda del exterior, mientras que los comunistas chinos recibieron una gran cantidad de ayuda y asesoramiento de su movimiento comunista mundial. En última instancia, sin embargo, la experiencia china mostró los límites de la dirección práctica desde lejos. Útil al principio, el control remoto pronto se convirtió en una desventaja.


¿Y cuál es la relevancia del frente unido antiimperialista hoy? Agrega, por supuesto, al amplio corpus de experiencias que da forma al pensamiento de los movimientos actuales de justicia social. Sin embargo, el panorama político y social se ha transformado. Los grandes antagonistas - Comintern y los imperios coloniales - han muerto.

Es peligroso deducir "lecciones" de estas luchas centenarias. Aún así, el concepto de un frente único antiimperialista ha estado presente en algunas de las variadas luchas de masas del nuevo siglo, como en Nepal, Venezuela, Bolivia, Grecia y otros lugares. La misma flexibilidad de la política de frente único antiimperialista le ha dado una relevancia continua en nuestro tiempo.

Notas

[*] Ver partes I y II de este trabajo, 
Primera Parte: https://n0estandificil.blogspot.com.uy/2018/01/el-comintern-y-asia-1919-25-i-riddell.html
Segunda Parte: https://n0estandificil.blogspot.com.uy/2018/02/deben-los-comunistas-aliarse-al.html
Comentario mío:
https://n0estandificil.blogspot.com.uy/2018/02/parentesis-en-tema-rodney-por-las-ramas.html
 
 
[1] Véase Ruth McVey, The Rise of Indonesian Communism (Ithaca N.Y .: Cornell, 1965).
 
[2] Para el informe de Maring de Bakú, véase De Tribune, 3 de noviembre de 1920. Para su informe al Segundo Congreso, véase Riddell, Second Congress Proceedings (Pathfinder, 1991), 1: 30-1, 254-60. Para el nuevo puesto sobre el panislamismo, véase Riddell, Cuarto Congreso (Hacia el Frente Unido, Brill / Haymarket, 2012, 1182).
 
[3]. Ver Riddell, Tercer Congreso (A las masas), 44 (evaluación), 1181-3 (proyectos de tesis), 855-6 (Roy), 865 (Julien).
 
[4]. El registro de las conferencias del Comité Ejecutivo aparecerá en Mike Taber, ed. La Internacional Comunista en una Encrucijada (Leiden: Brill, 2018).
 
[5]. Riddell, Tercer Congreso, 854, 870.
 
[6]. Riddell, Cuarto Congreso, 707.
 
[7]. John Riddell, "The Comintern in 1922: The Periphery Pushes Back", en Historical Materialism, 22: 3-4 (2015), 52-103.
 
[8]. Riddell, Cuarto Congreso, 28-33.
 
[9]. Datta Gupta, Comintern y la India, 134-7. El discurso de Ho Chi Minh está disponible en línea en <https://www.marxists.org/reference/archive/ho-chi-minh/works/1924/07/08.htm>
 
[10]. Datta Gupta, Comintern y la India, 355, 364-5, 368.
 
[11]. Alexander Pantsov, Los bolcheviques y la revolución china 1919-1927 (Richmond, Surrey: Curzon Press, 2000), 46; Xenia Eudin y Robert North, Rusia Soviética y Oriente 1920-27 (Stanford, Ca .: Stanford University Press, 1957), 217-21.
 
[12]. Pantsov, Revolución China, 46-7
 
[13]. Comintern, El Primer Congreso de los Trabajadores del Lejano Oriente (Londres: Hammersmith, 1970), 193-4.
 
[14]. Tony Saich, ed., El ascenso al poder del partido comunista chino: documentos y análisis, (Armonk, NY: ME Sharpe, 1996), 39. Para el relato de Maring sobre su papel, véase Harold Isaacs, The Tragedy of the Chinese Revolution (Nueva York: Atheneum, 1966), 109. Los aspectos de la cuenta de Maring han sido cuestionados, ver Dov Bing, "Sneevliet [Maring] y los primeros años del PCCh", en The China Quarterly, 48 (1971), 677-97 y discusión posterior, ibid., números 54 y 56.
 
[15]. Ver:  Gregor Benton, Revolucionarios urbanos de China: exploraciones en la historia del trotskismo chino, 1921-1952 (Atlantic Highlands, N.J .: Humanities Press, 1996 (oposición del PCCh).  Michael Weiner, "Comintern en Asia Oriental 1919-1939", en Kevin McDermott y Jeremy Agnew, editores. The Comintern: Una historia del comunismo de Lenin a Stalin (Basingstoke: MacMillan, 1996), 170-1 (crecimiento del PCC).  Tony Saich, Los orígenes del primer frente único en China: El papel de Sneevliet (Alias ​​Maring) (Leiden: Brill, 1991), 362 (informe Chen Duxiu).

 [16]. Alexander Pantsov y Gregor Benton, "¿Se opuso Trotsky al ingreso al Guomindang 'desde el principio'?" En la China republicana, 19: 2 (1994), 52-66 (texto de Radek); Pantsov, Revolución China, 42 (resumen). El texto relevante del memorándum de Radek es el siguiente: 
" El ECCI considera al Guomindang como un partido revolucionario que conserva los testamentos de la Revolución de 1912 y busca construir una República China independiente. A la luz de esto, las tareas de los comunistas en China deben ser las siguientes; a) La educación de elementos ideológicamente independientes que en el futuro deben formar el embrión del Partido Comunista; este partido crecerá en proporción al creciente abismo entre los elementos proletarios, burgueses y pequeñoburgueses. Hasta ese momento, los comunistas están obligados a apoyar al Guomindang y esa ala que se basa en los trabajadores y artesanos. En la búsqueda de la implementación de estas tareas, los comunistas deben establecer grupos de seguidores dentro del propio Guomindang y en los sindicatos.  De estos grupos debe formarse todo el ejército de propagandistas que harán propaganda de las ideas de la lucha contra los explotadores extranjeros y chinos."
 
Pantsov y Benton explican que, salvo la primera oración de este pasaje, falta la versión publicada en la Unión Soviética en 1969 y traducida en Saich, Origins of United Front.
 
[17]. Saich, Orígenes del Frente Unido, 361-7.
 
[18]. Para una guía de los debates del Cuarto Congreso sobre los países coloniales y semicoloniales, ver Riddell, Cuarto Congreso, 28-33.
 
[19]. Riddell, Cuarto Congreso, 711-14 (Liu); 1184 (resolución).
 

 [20]. Riddell, Cuarto Congreso, 32 (resumen); 731-3 (discurso de Radek). Para el texto de Radek, ver M.L. Titarenko, VKP (b), Komintern i natsional'no-revoliutsionnoe dvizhenie v Kitae: dokumenty, (Moscú: ROSSPEN, 1994), 1: 119-21; Saich, Rise to Power, 1, 377-8. Para una interpretación diferente del papel de Radek en el congreso, ver Pantsov 2000, 51-2.
[21]. Riddell, Cuarto Congreso, 32; Pantsov, Revolución China, 59. Para la resolución del ECCI, ver Titarenko, Komintern, 1: 37-8.
[22]. Saich, Rise to Power, 60-86.
[23]. Pantsov, Frente Unido, 84-91.
[24]. Para el caso de la oposición contra la política de Stalin, véase León Trotsky, The Third International después de Lenin (Nueva York: Pioneer Publishers, 1957); Trotsky, León Trotsky sobre China: Introducción de Peng Shu-Tse (Nueva York: Monad Press, 1976); Harold Isaacs, Revolución China.
 

Entradas más populares de este blog