La revolución de las criptomonedas. Causas y consecuencias
>Vasily Koltashov

 El nuevo dinero electrónico tiene cientos de nombres. Ese bitcoin, dash, etherium, ripple y muchos otros, dinero que se está volviendo cada vez más demandado en el mundo moderno, prestando poca atención a la indignación e incluso a la represión de los estados. Sus adherentes son indiferentes a esa carga negativa. El éxito de la moneda cripto es cada vez más promovido por las firmas financieras, esos jugadores codiciosos que están inyectando más y más capitales en el mercado. Pero esto no explica la naturaleza de la criptomoneda entre el público. Aún menos clara es la perspectiva de un sistema monetario global de ese tipo. Sin embargo, es posible ver allí contornos del dinero futuro.

Si en 2008 los centros de negocios de productos financieros y materias primas no hubiesen caído, no sabríamos nada acerca de las monedas criptográficas. A partir de estos eventos, comenzó la crisis mundial que no pudo sino iniciar esa nueva etapa, tal era y es la lógica de la historia. Esta crisis demostró el desgaste del modelo del capitalismo neoliberal mundial, establecido luego de los resultados de otra crisis mundial, que azotó la década de los setenta. Una larga ola de desarrollo económico mundial ha llegado a su fin. Sin embargo, 2009 pareció abrir el camino a las monedas rivales con el dólar. Los partidarios del euro estaban felices. El oro estaba subiendo de precio.

¿Cómo encontró su lugar la moneda criptográfica?

La crisis en 2009-2010 no se completó. Y el fortalecimiento del euro frente a la moneda estadounidense y el aumento de los precios del metal amarillo, terminaron. Las burbujas comenzaron a volar. Al mismo tiempo, los mercados cubrieron la segunda ola de la crisis mundial. Luego, en 2013-2016, las criptomonedas se han desarrollado bastante. El valor de los productos básicos se redujo a la mitad o incluso más. En muchos países, se produjeron devaluaciones monetarias. Simultáneamente, las autoridades aumentaron la presión sobre el estado social con miras a su privatización. Al mismo tiempo, aumentaron la presión sobre los ingresos personales y el gasto de los ciudadanos, esas mismas "personas pequeñas". Los impuestos sobre la propiedad de las personas físicas comenzaron a aplicarse de manera más amplia. Quedarse sin vivienda por los impuestos (incluso si el derecho a ello está prescrito en la Constitución) no requiere que sean las autoridades de Rusia.

Un ejemplo interesante fue Grecia, que se convirtió, como se ha dicho repetidamente, en el laboratorio europeo de medidas liberales. Aquí, los funcionarios del orden de la UE obigaron a la población a pagar con cheques todas sus compras.

La inestabilidad de las monedas nacionales y la agitación presupuestaria se han convertido en algo común en muchos países. Se suponía que la política de austeridad, de acuerdo con los economistas liberales, curaría las heridas. Por desgracia, aumentó la carga fiscal sobre los trabajadores a través de impuestos directos e indirectos. Esto debilitó la demanda masiva. A los liberales no les importaban esas sutilezas. La gente finalmente perdió la fe en el dinero habitual. Criticando el "dólar no seguro", vieron que no se puede proporcionar a ninguna moneda estatal en el planeta nada materialmente valioso. Los ingresos reales y nominales de la clase trabajadora han disminuido en todo el mundo. Y esto aumentó la irritación ante una variedad de comisiones bancarias y otros obstáculos.

El éxito de las criptomonedas estaba garantizado. Las circunstancias estuvieron del lado de sus creadores. Sus vśtagos aún no han ganado las masas, pero eso es bastante posible que courra, ya que los billetes electrónicos no estatales ahorran a las personas una serie de inconvenientes (que recompensan, sin embargo, los riesgos y otros problemas).

Tampoco hay ninguna posibilidad de que bitcoin se haya convertido en el líder de la revolución de la criptodivisa. No es emitido por un banco central público o privado, sino por los “mineros” (asalariados) llamados excavadores voluntarios de la informática, que han utilizado el poder de sus dispositivos electrónicos para la creación matemática de nuevas unidades monetarias y el control sobre su emisión por parte de otros participantes en el caso. Se conoce de antemano no solo el volumen anual de emisiones, sino también su límite general. La emisión de bitcoin es finita. Habiendo alcanzado el límite de 21 millones de unidades, se saturará. Sin embargo, incluso antes de esto, en la emisión y uso de bitcoin, como creen los misteriosos fundadores del caso, estarán compreendidas millones de personas.

Al limitar la emisión, los creadores de bitcoin lo convirtieron en un recurso final, es decir, deflacionario, una unidad condenada al fracaso.

Esta medida contradice las reglas de política monetaria, según las cuales el dinero debe emitirse y depreciarse constantemente. Esto reduce la propensión de la población a ahorrar, activa la inversión y con ello la velocidad de circulación del dinero en la economía. Sin embargo, los creadores de bitcoin se guiaron por otros principios: querían dar una moneda cara, que no dependería del estado, que también no brindaría información acerca de dónde la persona recibe el dinero, ni dónde y en qué lo gasta. Para decirlo de otra manera, se desarrolló un sistema monetario que no era conveniente para bancos y autoridades, sino para un "hombre pequeño". Y este experimento creó las condiciones para el lanzamiento exitoso de muchas otras monedas criptográficas.

Muchos siguieron al bitcoin. Pero en cierto punto se vuelven hacia un lado: el límite de emisión no es rentable; claramente no requiere de especuladores financieros que invierten cada vez más en nuevos billetes electrónicos. Porque las criptomonedas, que seguirán siendo activamente imitadas, causan gran interés. Ellos, como entusiastas inspiran a la sociedad, pronto tendrán que tomar un lugar firme en el comercio minorista. Y algunos países como Japón les permiten ser utilizados en pagos de bienes. En otros han sido afectados por la estrategia de prohibiciones y amenazas. Fue entonces que los líderes chinos se dieron cuenta de que no está prohibido prohibir las criptomonedas. Aunque anteriormente fue la burocracia del Imperio Celestial la que realizó el primer ataque contra el Bitcoin, que había arruinado su curso.

La solución contra la divisa criptográfica se avecina sólo por una cosa. Pueden ser reconocidos como una mercancía, lo que ya han hecho los Estados Unidos, pero se admiten en la esfera del intercambio de productos básicos sería imposible hacer cálculos monetarios.

El monopolio del dinero por los estados no surgió por accidente. En la Europa medieval, la circulación incluía mucho dinero. Sus monedas fueron acuñadas por reyes, condes y duques, obispos, en cuyas posesiones había minas, así como ciudades-estado. Las monedas tenían diferentes pesos y una proporción diferente de metales preciosos en este peso. Y este indicador no fue permanente. Hubo una fluctuación constante de cursos, en la cual era difícil de entender, no sólo para el hombre común sino también para el comerciante. Es esta fluctuación de los cursos que se nos presenta como uno de los logros de la revolución de la criptodivisa, supuestamente dando a todos la posibilidad de elegir la moneda a hacerla propia.

El caos en la circulación monetaria se canceló con el surgimiento de un estado fuerte. Organizó los procesos de mercado, creando un sistema monetario único y leyes generales. A partir de ahora, en casi todos los países que tienen una moneda nacional para hacer compras y cerrar negocios, sólo es posible hacerlo por ese medio. El comercio exterior está dominado por las monedas internacionales, que son el dinero de algunos estados influyentes. Solamente esas monedas son la que están destrozadas por la crisis.

La expansión del uso de criptomonedas crea un peligro para ese sistema. Pero las contradicciones internas han madurado: el dominio del dólar en el comercio mundial pierde claramente su validez, ya que la economía de los Estados Unidos después de 2008 no puede lanzar la recuperación económica mundial. El nuevo líder industrial y comercial global, China también demostró ser incapaz de convertirse en una locomotora global. Eso quedó claro en el colapso en su mercado de valores de más del 40% en 2015 y la consiguiente reducción por el exceso de producción. Pero en China, se vio que que el reconocimiento de la cripotomomeda por parte de otros países, junto a su propio dinero, socava la estabilidad de su curso. Porque Pekín no obstaculiza el negocio de la criptomoneda en sí mismo, si solo estuviese fuera de su economía.

El FMI también recomienda que los gobiernos no tengan miedo a la criptomoneda. Si, siguiendo su consejo, se permite que las criptomonedas se usen en el comercio interno, muchos países descubrirán que sus monedas nacionales se están depreciando y es urgente solicitar préstamos monetarios del FMI para mantener el tipo de cambio y, al mismo tiempo, aceptar cualquier condición dictada por el Fondo. El secreto es que el dinero moderno no proporciona nada excepto los bienes que se pueden comprar con él. No tiene un valor independiente. Esto lo distingue del dinero de épocas anteriores: dinero en oro o plata. Porque la tasa de cambio puede "licuarse" fácilmente si en la zona de su uso se agrega al cálculo de alguna otra divisa. Naturalmente, ningún gobierno sensato no puede permitir esto.

Los administradores estatales han tolerado muchas reclamaciones no dichas al bitcoin y sus compañeros. Primero, permiten no pagar impuestos. En segundo lugar, ocultan los ingresos y los gastos de los ciudadanos. Brindan la oportunidad de pagar bienes ilegales (de contrabando o falsificados), en tercer lugar. En cuarto lugar, los bancos pierden sus comisiones por transferencias y pagos. Hay tantos problemas que todos pueden describirse en una expresión: las criptodivisas son una forma de motín concertado entre compradores y consumidores. Combatirlo con el lanzamiento de la moneda criptográfica de propiedad estatal no es realista, porque estas monedas no pueden tener una distribución transparente y, por lo tanto no pueden provocar confianza.

La UE y los EEUU ya han dado pistas sobre la posible aparición de criptoeuro y criptodolar. En Bielorrusia y Rusia están pensando en crear sus propias criptorubles. Algunos (como los líderes de Venezuela) lo hacen por desesperación, pero también por insolencia. Entonces, el bolívar depreciado puede ser reemplazado por esa moneda, que aún es posible respaldar ante los especuladores internacionales con dinero. Todavía no está claro el juego. Los entusiastas de las autoridades de Moscú están seguros de que están listos para dar al usuario más anonimato en los cálculos, y también le permiten al criptorublista exprimir en efectivo. Es poco probable que esto sea suficiente para los ciudadanos que ya han probado nuevos billetes de banco. En cuanto al reconocimiento de bienes por la criptomoneda, es más interesante para los especuladores financieros. Los creadores y usuarios no ven en esta solución el sistema monetario que resuelve la crisis.

Hace algunos años, los economistas liberales aseguraron que el estado podrá controlar todos los recursos monetarios de los ciudadanos en un futuro muy cercano. Ahora se abrió la crisis del sistema monetario y la política liberal, sin la cual las criptomonedas no podrían haber ganado tanta popularidad. Sin embargo, tienen una serie de deficiencias. Las carteras electrónicas pueden perderse fácilmente si los propietarios de las bolsas deciden retirar las ganancias en dinero real, estarán sujetas a un ataque real o imaginario por parte de los servicios especiales. Grandes serían las comisiones al traducirse a la moneda criptográfica para retirar dinero por medio de ellas. Un ataque concertado contra criptomonedas y sus mineros puede causar un colapso de los cursos, como ya lo fue por el Imperio Celestial.

Perder dinero puede ser incluso más fácil que ganar dinero. Ese crecimiento de los cursos criptos podría ser sustituido por el colapso. Aquí, la misma lógica de burbujas financieras funciona como en los mercados de valores. Pero esto no abolirá los problemas del sistema monetario moderno. En general, se trata de la misma crisis grave que existía en Occidente en la esfera monetaria en la década de 1970, cuando el sistema de Bretton Woods colapsó con un dólar estadounidense respaldado en oro. La respuesta a la cancelación del cambio del dólar por oro fue la tasa flotante de muchas monedas a la vez. Ahora continúan nadando, solo que en sus aguas apareció un pez peligroso: las criptomonedas, y especialmente el bitcoin.

El llamado es tan serio que los partidarios de la moneda cifrada están hablando confiadamente sobre el rechazo del monopolio monetario de los estados. Y en un aspecto, la posesión de bienes, la moneda criptográfica ya ha ganado. También se convirtieron en un medio de acumulación. ¿Hay alguna respuesta de los bancos centrales? Para la Fed, la solución es obvia: la criptomoneda es un commodity, pero nada más. Pero es obvio: la comunidad de bancos centrales puede adoptar la emisión distribuida generada por la revolución criptodinámica. Creará una nueva moneda internacional electrónica y desplazará al dólar. La crearían si superan las diferencias. Pero para los ciudadanos es importante esa creación, no sólo por depreciar el dinero todo el tiempo, sino también por una reducción en la presión fiscal.

Los juegos especulativos con criptodinámica continuarán y finalizarán como siempre: la burbuja explotará.

El nuevo dinero electrónico tiene cientos de nombres. Ese bitcoin, dash, etherium, ripple y muchos otros, dinero que se está volviendo cada vez más demandado en el mundo moderno, prestando poca atención a la indignación e incluso a la represión de los estados. Sus adherentes son indiferentes a esa carga negativa. El éxito de la moneda cripto es cada vez más promovido por las firmas financieras, esos jugadores codiciosos que están inyectando más y más capitales en el mercado. Pero esto no explica la naturaleza de la criptomoneda entre el público. Aún menos clara es la perspectiva de un sistema monetario global de ese tipo. Sin embargo, es posible ver allí contornos del dinero futuro.

Si en 2008 los centros de negocios de productos financieros y materias primas no hubiesen caído, no sabríamos nada acerca de las monedas criptográficas. A partir de estos eventos, comenzó la crisis mundial que no pudo sino iniciar esa nueva etapa, tal era y es la lógica de la historia. Esta crisis demostró el desgaste del modelo del capitalismo neoliberal mundial, establecido luego de los resultados de otra crisis mundial, que azotó la década de los setenta. Una larga ola de desarrollo económico mundial ha llegado a su fin. Sin embargo, 2009 pareció abrir el camino a las monedas rivales con el dólar. Los partidarios del euro estaban felices. El oro estaba subiendo de precio.
¿Cómo encontró su lugar la moneda criptográfica?

La crisis en 2009-2010 no se completó. Y el fortalecimiento del euro frente a la moneda estadounidense y el aumento de los precios del metal amarillo, terminaron. Las burbujas comenzaron a volar. Al mismo tiempo, los mercados cubrieron la segunda ola de la crisis mundial. Luego, en 2013-2016, las criptomonedas se han desarrollado bastante. El valor de los productos básicos se redujo a la mitad o incluso más. En muchos países, se produjeron devaluaciones monetarias. Simultáneamente, las autoridades aumentaron la presión sobre el estado social con miras a su privatización. Al mismo tiempo, aumentaron la presión sobre los ingresos personales y el gasto de los ciudadanos, esas mismas "personas pequeñas". Los impuestos sobre la propiedad de las personas físicas comenzaron a aplicarse de manera más amplia. Quedarse sin vivienda por los impuestos (incluso si el derecho a ello está prescrito en la Constitución) no requiere que sean las autoridades de Rusia.

Un ejemplo interesante fue Grecia, que se convirtió, como se ha dicho repetidamente, en el laboratorio europeo de medidas liberales. Aquí, los funcionarios del orden de la UE obigaron a la población a pagar con cheques todas sus compras.

La inestabilidad de las monedas nacionales y la agitación presupuestaria se han convertido en algo común en muchos países. Se suponía que la política de austeridad, de acuerdo con los economistas liberales, curaría las heridas. Por desgracia, aumentó la carga fiscal sobre los trabajadores a través de impuestos directos e indirectos. Esto debilitó la demanda masiva. A los liberales no les importaban esas sutilezas. La gente finalmente perdió la fe en el dinero habitual. Criticando el "dólar no seguro", vieron que no se puede proporcionar a ninguna moneda estatal en el planeta nada materialmente valioso. Los ingresos reales y nominales de la clase trabajadora han disminuido en todo el mundo. Y esto aumentó la irritación ante una variedad de comisiones bancarias y otros obstáculos.

El éxito de las criptomonedas estaba garantizado. Las circunstancias estuvieron del lado de sus creadores. Sus vśtagos aún no han ganado las masas, pero eso es bastante posible que courra, ya que los billetes electrónicos no estatales ahorran a las personas una serie de inconvenientes (que recompensan, sin embargo, los riesgos y otros problemas).

Tampoco hay ninguna posibilidad de que bitcoin se haya convertido en el líder de la revolución de la criptodivisa. No es emitido por un banco central público o privado, sino por los “mineros” (asalariados) llamados excavadores voluntarios de la informática, que han utilizado el poder de sus dispositivos electrónicos para la creación matemática de nuevas unidades monetarias y el control sobre su emisión por parte de otros participantes en el caso. Se conoce de antemano no solo el volumen anual de emisiones, sino también su límite general. La emisión de bitcoin es finita. Habiendo alcanzado el límite de 21 millones de unidades, se saturará. Sin embargo, incluso antes de esto, en la emisión y uso de bitcoin, como creen los misteriosos fundadores del caso, estarán compreendidas millones de personas.

Al limitar la emisión, los creadores de bitcoin lo convirtieron en un recurso final, es decir, deflacionario, una unidad condenada al fracaso.

Esta medida contradice las reglas de política monetaria, según las cuales el dinero debe emitirse y depreciarse constantemente. Esto reduce la propensión de la población a ahorrar, activa la inversión y con ello la velocidad de circulación del dinero en la economía. Sin embargo, los creadores de bitcoin se guiaron por otros principios: querían dar una moneda cara, que no dependería del estado, que también no brindaría información acerca de dónde la persona recibe el dinero, ni dónde y en qué lo gasta. Para decirlo de otra manera, se desarrolló un sistema monetario que no era conveniente para bancos y autoridades, sino para un "hombre pequeño". Y este experimento creó las condiciones para el lanzamiento exitoso de muchas otras monedas criptográficas.

Muchos siguieron al bitcoin. Pero en cierto punto se vuelven hacia un lado: el límite de emisión no es rentable; claramente no requiere de especuladores financieros que invierten cada vez más en nuevos billetes electrónicos. Porque las criptomonedas, que seguirán siendo activamente imitadas, causan gran interés. Ellos, como entusiastas inspiran a la sociedad, pronto tendrán que tomar un lugar firme en el comercio minorista. Y algunos países como Japón les permiten ser utilizados en pagos de bienes. En otros han sido afectados por la estrategia de prohibiciones y amenazas. Fue entonces que los líderes chinos se dieron cuenta de que no está prohibido prohibir las criptomonedas. Aunque anteriormente fue la burocracia del Imperio Celestial la que realizó el primer ataque contra el Bitcoin, que había arruinado su curso.

La solución contra la divisa criptográfica se avecina sólo por una cosa. Pueden ser reconocidos como una mercancía, lo que ya han hecho los Estados Unidos, pero se admiten en la esfera del intercambio de productos básicos sería imposible hacer cálculos monetarios.

El monopolio del dinero por los estados no surgió por accidente. En la Europa medieval, la circulación incluía mucho dinero. Sus monedas fueron acuñadas por reyes, condes y duques, obispos, en cuyas posesiones había minas, así como ciudades-estado. Las monedas tenían diferentes pesos y una proporción diferente de metales preciosos en este peso. Y este indicador no fue permanente. Hubo una fluctuación constante de cursos, en la cual era difícil de entender, no sólo para el hombre común sino también para el comerciante. Es esta fluctuación de los cursos que se nos presenta como uno de los logros de la revolución de la criptodivisa, supuestamente dando a todos la posibilidad de elegir la moneda a hacerla propia.

El caos en la circulación monetaria se canceló con el surgimiento de un estado fuerte. Organizó los procesos de mercado, creando un sistema monetario único y leyes generales. A partir de ahora, en casi todos los países que tienen una moneda nacional para hacer compras y cerrar negocios, sólo es posible hacerlo por ese medio. El comercio exterior está dominado por las monedas internacionales, que son el dinero de algunos estados influyentes. Solamente esas monedas son la que están destrozadas por la crisis.

La expansión del uso de criptomonedas crea un peligro para ese sistema. Pero las contradicciones internas han madurado: el dominio del dólar en el comercio mundial pierde claramente su validez, ya que la economía de los Estados Unidos después de 2008 no puede lanzar la recuperación económica mundial. El nuevo líder industrial y comercial global, China también demostró ser incapaz de convertirse en una locomotora global. Eso quedó claro en el colapso en su mercado de valores de más del 40% en 2015 y la consiguiente reducción por el exceso de producción. Pero en China, se vio que que el reconocimiento de la cripotomomeda por parte de otros países, junto a su propio dinero, socava la estabilidad de su curso. Porque Pekín no obstaculiza el negocio de la criptomoneda en sí mismo, si solo estuviese fuera de su economía.

El FMI también recomienda que los gobiernos no tengan miedo a la criptomoneda. Si, siguiendo su consejo, se permite que las criptomonedas se usen en el comercio interno, muchos países descubrirán que sus monedas nacionales se están depreciando y es urgente solicitar préstamos monetarios del FMI para mantener el tipo de cambio y, al mismo tiempo, aceptar cualquier condición dictada por el Fondo. El secreto es que el dinero moderno no proporciona nada excepto los bienes que se pueden comprar con él. No tiene un valor independiente. Esto lo distingue del dinero de épocas anteriores: dinero en oro o plata. Porque la tasa de cambio puede "licuarse" fácilmente si en la zona de su uso se agrega al cálculo de alguna otra divisa. Naturalmente, ningún gobierno sensato no puede permitir esto.

Los administradores estatales han tolerado muchas reclamaciones no dichas al bitcoin y sus compañeros. Primero, permiten no pagar impuestos. En segundo lugar, ocultan los ingresos y los gastos de los ciudadanos. Brindan la oportunidad de pagar bienes ilegales (de contrabando o falsificados), en tercer lugar. En cuarto lugar, los bancos pierden sus comisiones por transferencias y pagos. Hay tantos problemas que todos pueden describirse en una expresión: las criptodivisas son una forma de motín concertado entre compradores y consumidores. Combatirlo con el lanzamiento de la moneda criptográfica de propiedad estatal no es realista, porque estas monedas no pueden tener una distribución transparente y, por lo tanto no pueden provocar confianza.

La UE y los EEUU ya han dado pistas sobre la posible aparición de criptoeuro y criptodolar. En Bielorrusia y Rusia están pensando en crear sus propias criptorubles. Algunos (como los líderes de Venezuela) lo hacen por desesperación, pero también por insolencia. Entonces, el bolívar depreciado puede ser reemplazado por esa moneda, que aún es posible respaldar ante los especuladores internacionales con dinero. Todavía no está claro el juego. Los entusiastas de las autoridades de Moscú están seguros de que están listos para dar al usuario más anonimato en los cálculos, y también le permiten al criptorublista exprimir en efectivo. Es poco probable que esto sea suficiente para los ciudadanos que ya han probado nuevos billetes de banco. En cuanto al reconocimiento de bienes por la criptomoneda, es más interesante para los especuladores financieros. Los creadores y usuarios no ven en esta solución el sistema monetario que resuelve la crisis.

Hace algunos años, los economistas liberales aseguraron que el estado podrá controlar todos los recursos monetarios de los ciudadanos en un futuro muy cercano. Ahora se abrió la crisis del sistema monetario y la política liberal, sin la cual las criptomonedas no podrían haber ganado tanta popularidad. Sin embargo, tienen una serie de deficiencias. Las carteras electrónicas pueden perderse fácilmente si los propietarios de las bolsas deciden retirar las ganancias en dinero real, estarán sujetas a un ataque real o imaginario por parte de los servicios especiales. Grandes serían las comisiones al traducirse a la moneda criptográfica para retirar dinero por medio de ellas. Un ataque concertado contra criptomonedas y sus mineros puede causar un colapso de los cursos, como ya lo fue por el Imperio Celestial.

Perder dinero puede ser incluso más fácil que ganar dinero. Ese crecimiento de los cursos criptos podría ser sustituido por el colapso. Aquí, la misma lógica de burbujas financieras funciona como en los mercados de valores. Pero esto no abolirá los problemas del sistema monetario moderno. En general, se trata de la misma crisis grave que existía en Occidente en la esfera monetaria en la década de 1970, cuando el sistema de Bretton Woods colapsó con un dólar estadounidense respaldado en oro. La respuesta a la cancelación del cambio del dólar por oro fue la tasa flotante de muchas monedas a la vez. Ahora continúan nadando, solo que en sus aguas apareció un pez peligroso: las criptomonedas, y especialmente el bitcoin.

El llamado es tan serio que los partidarios de la moneda cifrada están hablando confiadamente sobre el rechazo del monopolio monetario de los estados. Y en un aspecto, la posesión de bienes, la moneda criptográfica ya ha ganado. También se convirtieron en un medio de acumulación. ¿Hay alguna respuesta de los bancos centrales? Para la Fed, la solución es obvia: la criptomoneda es un commodity, pero nada más. Pero es obvio: la comunidad de bancos centrales puede adoptar la emisión distribuida generada por la revolución criptodinámica. Creará una nueva moneda internacional electrónica y desplazará al dólar. La crearían si superan las diferencias. Pero para los ciudadanos es importante esa creación, no sólo por depreciar el dinero todo el tiempo, sino también por una reducción en la presión fiscal.

Los juegos especulativos con criptodinámica continuarán y finalizarán como siempre: la burbuja explotará.

--------------------------------

​Fuente: Rabkor.ru http://rabkor.ru/author/vasilii_koltashov/​

Entradas más populares de este blog