Mario Vargas Llosa es el rostro perfecto para un poster unionista español 
>Thomas S. Harrington

El pasado domingo en Barcelona, ​​las fuerzas que se opusieron a permitir cualquier cambio en el estatus político de Cataluña en España organizaron un mitin en Barcelona. Dado que los unionistas más duros (aquellos que no quieren ni voto ni negociación sobre el tema de unaa mayor autodeterminación catalana) son claramente minoritarios dentro de la Comunidad Autónoma de Cataluña, era necesario transportar gentes de toda España para elevar el número de participantes -de 350.000 según la policía catalana- a algo que se acercase a lo logrado en las últimas semanas y meses por las fuerzas independentistas.


Entre los muchos unionistas que llegaron a Barcelona de las otras partes del Estado el domingo, Mario Vargas Llosa, novelista peruano-español ganador del Premio Nobel, se presentó ante la multitud y emitió otra repetición de la crítica al nacionalismo vasco y catalán que ha dado monótonamente en los últimos 25 años.


El guión es algo como esto: 


El nacionalismo es una enfermedad maligna que apela a nuestros instintos más primitivos y básicos y que se asemeja en mucho a las peores y más opresivas formas de religión. Divide a la gente y conduce inexorablemente a la violencia. Por lo tanto, no tiene cabida en la sociedad moderna y desarrollada como España.

Casi siempre termina sus peroratas sobre el tema con una mirada nostálgica a los felices años que pasó viviendo en Barcelona en los años 60, escribiendo y retozando allí con sus compañeros protagonistas del "auge" de la literatura latinoamericana (como Carlos Fuentes, José Donoso y Gabriel García Márquez), y la naciente Gauche de la ciudad.


En aquel entonces, dice, no había ninguno de los pensamientos nacionalistas divisionistas que vemos hoy. Gente de habla hispana de todo el mundo vivieron y trabajaron juntos en Cataluña dentro de las mismas coordenadas culturales, utilizando la misma y mejor lengua castellana como su principal herramienta de comunicación y solidaridad.


A primera vista, las afirmaciones iniciales de su bien ensayado
discurso tienen mucho sentido. ¿Quién puede negar que el nacionalismo tiene a menudo un subtexto religioso? ¿O que puede impulsar a la gente a participar en acciones terribles, divisoras y violentas? Habiendo pasado media vida estudiando precisamente estas cosas, ciertamente no yo.Sólo cuando recordamos que Vargas Llosa entregó su disfrazado discurso a una multitud que agita las banderas, las cosas empiezan a desmoronarse.

¿Qué bandera llevaba el abrumador número de personas congregadas que saludaban el domingo? Era la actual bandera nacional española, que se volvió a imponer a la nación tras una brutal guerra civil (1936-39), un conflicto provocado cuando la oligarquía del país, trabajando mano a mano con la iglesia y elementos clave del núcleo oficial del ejército español, dio un golpe de Estado contra el gobierno republicano legalmente elegido.


Si hay alguna bandera en la comunidad de "democracias" de Europa Occidental que esté más ligada a la irracionalidad y la capacidad de desencadenar la violencia del nacionalismo agresivo y la superstición religiosa, no la conozco.


Con las breves excepciones de la Primera República (1873-1874) y de la Segunda República (1931-1939), la Iglesia ha sido, desde la Edad Media, un elemento integral de la estructura de gobierno de España, apoyando decididamente la larga línea de reyes ineptos y ministros corruptos, a menudo extraordinariamente beligerantes, por no hablar de la clase de grandes terratenientes del país.


Cuando después de la guerra civil y bajo esta misma bandera, Franco liquidó de forma deliberada y tenaz al menos a 300.000 españoles a quienes consideraba políticamente y / o socialmente objetables (esto además de varios cientos de miles más forzados a huir o condenado a vivir en exilio interno), la Iglesia española permaneció completamente muda ante el espectáculo, es decir, cuando sus miembros más celosos estaban facilitando activamente la carnicería deslizando informes de espionaje para condenar "elementos indeseables" en sus localidades a las escuadras de los verdugos la dictadura.


Fue bajo la misma bandera -la que, si queremos creerle a Vargas Llosa no tiene nada que ver con el "nacionalismo" y la violencia que eso inevitablemente genera, y todo por el "estado de derecho"- que el último presidente electo de Cataluña en la Segunda República fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento franquista en 1940, un hecho que un portavoz del gobierno español, Pablo Casado, mencionó 
el martes 11 de octubre como recordatorio útil del tipo de consecuencias que el presidente catalán Carles Puigdemont podría enfrentar si continúa con sus planes de declarar la independencia.

Normalmente, por supuesto, una amenaza de muerte tan poco disfrazada por un portavoz del gobierno contra el presidente de una de las políticas constitutivas de su estado suscitaría un poco de indignación en los medios de comunicación.


Si Puigdemont o uno de sus portavoces hubieran emitido una amenaza una décima parte tan sugestiva como ésta, el escándalo aún suguiría. Y habría sido sostenido de aquí a la eternidad como prueba de la naturaleza intrínsecamente violenta del nacionalismo catalán.

Pero cuando lo hace el portavoz de un gobierno lleno de autoritarios, corruptos y descendientes de familias franquistas lo hace, no es gran cosa. Más bien, para los principales medios de comunicación, es sólo otro enunciado comprensible en la cruzada en curso del gobierno para preservar la "democracia" y el "estado de derecho".


A pesar de que ha usado una gran cantidad de paja literaria que describir la tensa relación de tipo edípico que tuvo con su padre, sugiriendo que su alienación paternal lo obligó a levantarse en su arranque y hacer su propio camino en la vida, el hecho es que Vargas Llosa nació en un estrato muy privilegiado de la entonces casi feudal estructura de poder peruano (que en muchos sentidos todavía es así). Lo admita o no, es un señorito. El equivalente rudo de un chico de fraternidad de clase alta en los Estados Unidos.


Tal vez sea la indiferencia a la situación de los menos afortunados que con demasiada frecuencia se convierte en segunda naturaleza para los nacidos en castas privilegiadas como la suya, lo que le ha permitido seguir manteniendo la ilusión de que Barcelona de los años 60 fue una maravillosa sociedad libre.


De hecho le creo cuando dice que esta era su realidad personal. Conocer a Carlos Barral, inventor de facto de la idea del boom literario latinoamericano y nexo de un grupo extraordinario de promotores y creadores literarios, debe haber sido maravilloso. A menudo he deseado haber sido una mosca en la pared de su oficina en esos años.


Y para pasar la noche con los atractivos y elegantes cuadros de la Divina Gauche, el jet-set local formado, en gran medida, por los niños mimados de la ciudad Franco-promotora (o al menos Franco-complaciente) de clases altas y media alta, debe haber sido un lindo viaje. De todo lo que he leído, un buen tiempo de romper-tabúes y chocar-con papá-con-el-dinero-de-papá, lo tuvieron todos.


Sin embargo, a Vargas Llosa nunca se le ha ocurrido que la razón por la que las cosas fueran tan favorables para él y sus inspirados amigos -y carentes de cosas molestas y "divisoras" como el nacionalismo catalán o el impulso "primitivo" de traer
al núcleo del sistema social objetos culturales forjado en la lengua catalana-  era que las personas que poseían estas actitudes estaban: a) en el exilio b) en la cárcel c) temerían con razón expresar estas ideas en público o d) se les prohibirla hacerlo .

Reflexionar sobre estas cosas habría requerido al gran novelista -algo que nadie sé que niega que es- no sólo imaginación literaria, sino también empatía.


Para este hombre vano y terminal (que a finales de sus setenta dejó sin ceremonias a la mujer de quien había dicho repetidamente a lo largo de los años que fue una de las claves absolutas del éxito literario de un reconocido buscador de oro de la alta sociedad) le es, al parecer, un puente demasiado lejano.


Cuando se enfrentó hace algunos años con tener que decidir cómo quería gastar su ya enorme capital social durante sus últimos años en esta tierra, nunca se detuvo a mirar hacia atrás.


Su objetivo, como lo muestran en abundancia sus escritos de no ficción durante el último cuarto de siglo, es consolar a los afligidos, ayudar a aquellos, como él, nacidos cerca o en la cima del montón social y nacional, a mantener los privilegios que ellos han heredado por pura suerte, al llegar a este mundo.


Podría llamarlo un caso de noblesse non oblige.


Y, en este sentido, es el perfecto portavoz del unionismo español.




Fuente: Counterpunch
https://www.counterpunch.org/2017/10/12/mario-vargas-llosa-is-the-perfect-poster-boy-for-spanish-unionism/ 

Entradas más populares de este blog